Inicio Ritmo Personal Descubrir Lo utópico de la arquitectura futurista

Lo utópico de la arquitectura futurista

Zaha Hadid

DESCUBRIR.

Los edificios de Zaha Hadid

Atónito queda uno cuando observa las impresionantes obras arquitectónicas de Zaha Hadid, quien fue catalogada como ‘la dama de la arquitectura’ y ‘la reina de la curva’. Y no es para menos, ya que sus creaciones traspasan la línea del excentricismo por la singularidad y rareza que caracteriza esas imponentes estructuras. Los edificios públicos que diseñó suelen ser definidos como versátiles y dinámicos porque se perciben como una imagen congelada en un plano de acción.

A través del tiempo, ella encontró una forma muy personal de expresarse por medio de sus peculiares y extravagantes diseños que evocan a los límites de la creatividad y que comprenden trazos llamativos, un tanto atrevidos con curvas expresivas y, otras veces, sumamente extrañas en esencia. El deconstructivismo, un movimiento que incluye ideas de fragmentación y procesos no lineales, es decir ‘caos controlado’, fue en este estilo en el que basó la estructuración de sus edificaciones, las cuales se muestran como si no tuviesen una armonía en su orden, pero una vez que se visualizan de cerca en todo su conjunto, logran recrear un concepto novedoso e innovador.

Entre sus obras más destacadas se encuentran: Centro Heydar Aliyev, en Bakú; Museo MAXXI, en Roma; Teatro de la Ópera de Guangzhou, en China; Centro Acuático de Londres, Estación de Euskotren de Durango; Pabellón Puente de Zaragoza; Galaxy Soho, en Pekín; Edificio Pierres Vives, Montpellier; Torre CMA CGM, en Marsella, entre otras. Hadid no tuvo la dicha de ver terminados algunos de estos proyectos, debido a que falleció en 2016, pero aún así dejó al mundo de la arquitectura un legado extraordinario sobre su manera tan única de plasmar su arte poco convencional, con el que produjo un hito histórico y logró ocasionar una gran revolución en este.

 

Zaha Hadid obtuvo importantes premiaciones a lo largo de su carrera. Se convirtió en la primera mujer en conseguir el famoso Premio Pritzker en 2004. Asimismo, ganó el Austrian Decoration for Science and Art en 2005, el RIBA European Award por MAXXI en 2010, entre otros. Sin duda alguna, ella fue una de las arquitectas más influyentes del siglo XXI.