Inicio Entrevistas Internacional Yannick Nézet-Séguin

Yannick Nézet-Séguin

Yannick Nézet-Séguin

TALENTOSO

Tras haber acumulado vasta experiencia dirigiendo importantes orquestas, la Metropolitan Opera de New York está a su espera.

coordinación Nathalie Hernández Fotos Gilbert Carrasquillo, 

 

El prodigio franco-canadiense es dueño de un amplio repertorio logrado con su firme técnica de batuta. 

Una batuta maestra, un oído prodigioso y una ardiente pasión son las claves para extraer del instrumento de cada músico las mejores de las notas. Precisamente de esas virtudes goza Yannick Nézet-Séguin, actual director de la orquesta de Filadelfia y futuro conductor de la Orquesta de New York.

Su talento musical es innato. A los cinco años, Yannick Nézet-Séguin comenzó a sentir en sus dedos el cosquilleo de la música, que le llevó a toda prisa hasta un salón de clases de piano; el Conservatorio de Música de Quebec le abrió las puertas. Allí inició la gran historia de este franco-canadiense, que justo en este centro de formación, conquistó los primeros nueve galardones de los tantos que atesora (cinco en piano y cuatro relacionados con temas musicales).

Desde los salones de ese importante conservatorio, el joven salió a cumplir con su misión de vida. Ha ido por el mundo dirigiendo las orquestas más importantes de distintas ciudades de diferentes países, aquellos en los que se encuentran los espectadores del más exquisito gusto sonoro. A esos ha logrado complacer y ellos, con sus ovaciones, le han premiado.

Apenas diez años, tenía Nézet-Séguin cuando descubrió que la dirección orquestal era su verdadera pasión y decidió que a ello se dedicaría el resto de sus días en la tierra. Una vez se encontró con su vocación, el joven subió el primer escalón de su elevada escalinata; inició su trayecto ingresando al Westminster ChoirCollege, en donde estudió dirección coral de la mano de renombrados directores.

Los conocimientos y habilidades de dirigir, le llevaron a la dirección musical del Coro Polifónico de Montreal y del Coro de Laval. Más adelante, el genio de la batuta crea su propio conjunto vocal y orquestal, el que bautiza como La Chapelle de Montreal, conjunto con el que ofrecía entre dos y cuatro conciertos por año.

DESDES entonces, él ha sido imparable, ha subido a los podios de diversas orquestas como director invitado, entre las que se incluyen: la NorthernSinfonia de Reino Unido, las filarmónicas de Viena, Róterdam, Berlín, entre otras. En celebración de fin de año de 2009, Yannick debutó en la Metropolitan Opera de New York, interpretando Carmen. Nuevamente estuvo en el 2016 y, en 2020, regresará a la compañía como director musical.

La batuta de este maestro ha conquistado premios como Prix Opus, Premio Virginia-Parker, Jóvenes Artistas de la Real Sociedad Filarmónica, entre otros de gran prestigio.

En 1995, fundó su propio conjunto vocal y orquestal, La Chapelle de Montréal, con la que ha interpretado entre 2 y 4 conciertos al año hasta 2002. Considera a Carlo Maria Giulini y Charles Dutoit como sus mayores inspiradores en la dirección de orquesta.