Inicio Entrevistas Por Dentro Vittorio Grigolo

Vittorio Grigolo

Vittorio Grigol

POR DENTRO.

Vittorio Grigol

entrevista Patricia Acosta Foto Cortesía Vittorio Grigoio

No es usual que una persona tan joven decida cantar opera, ¿Cómo ha sido su experiencia artística?

Empecé como tenor lírico ligero y ahora voy camino al spinto. Cada día descubro algo nuevo, entiendo que he madurado y ahora puedo cantar un repertorio más amplio en la voz de tenor.   La vida te enseña lo que debes hacer. Hay tanta música hermosa para tenor. Me concentro en el personaje y no pienso en nada más.  No estoy tratando de cantar notas, me abandono en el sentimiento y entrego mi vida al público. Nunca me aburro de cantar la misma ópera, siempre aprendes algo nuevo.

¿Si no te hubieses dedicado a cantar opera, que estuvieras haciendo?

Si no me dedicara a cantar. Me gustaría pintar, disfruto la escultura, escribo música y hago teatro. Tengo demasiadas ideas para llevar a la realidad. Tengo muchas ideas diferentes y siempre pienso en algo nuevo. El Plan B está por todas partes y lógicamente, lo más importante es ser feliz. Soy muy flexible como artista, así que el Plan B se encuentra por todos lados.

¿Cuáles son o han sido tus cantantes más admirados?

Tenores como Gigli, Corelli, Mario del Monaco, Giuseppe di Stefano, el gran Pavarotti, Björling, Wunderlich; los amo a todos y los admiro enormemente. No podemos olvidar al inigualable Mario Lanza y su hermosa romanza Be myLove, que también me gusta interpretar. Admiro mucho el trabajo de mis compañeros tenores, en especial los de la época de oro. Para mi cada intérprete aporta algo especial del cual es mayormente admirado, su tono de voz, el fraseo, la emoción, la técnica, la expresión, los matices, etc.

¿Qué siente cada vez que sale a un escenario?

No me guardo nada, todo lo doy, pero también con cierto control. Todo debe ser limpio y no hay que resguardarse en las notas. La emoción siempre está ahí, pero hay que saber controlarla.  Siempre reconozco que tenemos un don y hay que saber conservarlo. También me dejo llevar por la emoción cuando canto y lloro, río y sufro de verdad cuando estoy interpretando frente al público.

Sabemos que además de cantar, eres acto, ¿Cuál de los escenarios prefieres?

Si no me siento a gusto en el papel, no lo interpreto. Todos los roles son importantes. Tengo mucha confianza en mí mismo y puedo decidir lo que quiero hacer, pero no hay preferencia especial por nada.  Empecé como tenor lírico-ligero y ahora me encamino al spinto, lo que me dá mayores oportunidades de adentrar en papeles más dramáticos. Nunca nos separamos del personaje.  Nos involucramos en tal forma en la música, que nos olvidamos de todo lo exterior. El cuerpo va cambiando con el tiempo y disfruto todos estos cambios y ver la transformación del ayer al presente.

Vittorio Grigolo es tenor lírico italiano con actuaciones en crossover clásico. Nacido en Arezzo, creció en Roma, donde inició sus estudios de canto en el coro de la Capilla Sixtina, del que formó parte como solista. Debutó a los 13 años como el pastorcito del tercer acto de Tosca junto a Luciano Pavarotti, que lo llamó ‘IlPavarottino’