Inicio Entrevistas -Portada- Scarlett Johansson 

Scarlett Johansson 

Scarlett Johansson 

CAMALEÓNICA.

«Cuando tenía 9 años, trabajando en una película llamada Just Cause con Laurence Fishburne, estábamos viajando en un avión en algún lugar para la película, y él me preguntó: ‹¿Quieres ser actriz o quieres ser una estrella de cine?›. No sabía cuál era la diferencia». 

Pocas veces el sueño de una niña logra convertirse en realidad y es que muchos de esos anhelos se pierden en el tiempo a medida que se deja la niñez atrás. Aquella jovencita que soñaba con triunfar en el cine con tan solo nueve años y que encontró el apoyo perfecto en su madre, es hoy día considerada una de las actrices más atractivas y versátiles de Hollywood.

Su sensualidad le ha valido el ser reconocida en dos ocasiones como la mujer más sexy en el mundo, la cual ha evocado a grandes divas del cine como Rita Hayworth y Marilyn Monroe. Su nombre, inspirado en Scarlett O’Hara, protagonista de la película Lo que el viento se llevó y el tener una madre productora amante de las películas de época, sirvieron como la mejor motivación para que Scarlett Johansson se convirtiera en la estrella que hoy conocemos.

Su voz ronca y melancólica que logró seducirnos cuando debutó en su primera película The Horse Whisperer, representó, al inicio, una traba cuando intentaba incursionar en comerciales. “A los 9 años sonaba como una alcohólica fumadora”, ha reconocido Scarlett. Si hay dos papeles que han marcado la carrera de la sensual actriz, es Lost in Translation, de la mano de Sofía Coppola, y el cual le mereció un premio Bafta y la interpretación que realizó en la aclamada cinta de Woody Allen, Girl with a Pearl Earring, la cual la convirtió en una de las musas del afamado director.

“Si voy a hacer algo, tengo que ser muy buena en ello o mejor no lo hago”.

Su intuición al momento de encarnar un personaje la han llevado a convertirse en una actriz camaleónica, capaz de atreverse a los cambios menos pensados. Sus transformaciones han sido no solamente llamativas, sino también icónicas. Ha teñido y cortado su melena en innumerables ocasiones, pasando a ser de rubia a morena, de pelirroja a castaña.

Su predilección por los papeles de heroínas, como en las cintas Iron Man 2, Los vengadores, Capitán América, El soldado de invierno, Lucy y La viuda negra, nos han habituado a disfrutar de Scarlett como la heroína que salva el mundo. Interpretaciones que contrastan con su personalidad pacífica y dulce, pero que en la vida real estamos seguros que se convertirían en el arma idónea para luchar por las causas humanitarias que tanto abandera.

Su impresionante filmografía, éxitos comerciales, imagen de marcas como Dolce & Gabbanna, Moët & Chandon, L’Oréal, Reebok, Calvin Klein y Louis Vuitton y la edición de dos discos de estudio, Anywhere I Laid my Head, de 2008, en el que tiene una colaboración con el fallecido David Bowie en el tema Falling Down; y Break Up, de 2009, nos da la certeza de que, para triunfar, hay que permanecer enfocados y ser constantes.

Inspiración de Scarlett en “Marriage Story”
Tal como ella había vaticinado en ocasiones anteriores, se ha presentado para Scarlett el momento de encarnar papeles de madre y la oportunidad ha llegado de la mano del exitoso drama de Netflix, Marriage Story, cuya interpretación le llevó a la nominación como mejor actriz en los premios Globos de Oro.

“Obviamente, yo tenía mi propia perspectiva fresca del tema. pero Quisimos construir algo que viniera de un lugar real”.

En este proyecto, dirigido por Noah Baumbach, la actriz logra cautivarnos y sensibilizarnos en una de las escenas más emotivas de la cinta cuando Nicole se enfrenta a Charlie, interpretado por el actor Adam Driver. Esta traumática separación que muestra el filme, nos lleva a plantearnos las similitudes entre su vida personal y la historia de la película. Y es que cuando Scarlett decidió ser parte de este drama, estaba pasando por uno de los momentos más difíciles: la actriz se estaba divorciando de su segundo esposo, el periodista Romain Dauriac y luchaba por la custodia de su hija Rose Dorothy.

Es precisamente en esta película que podemos apreciar el crecimiento actoral, la fuerza interpretativa y el poder que tiene Scarlett de canalizar sus sentimientos y superar su propia experiencia para dar vida a Nicole, en este drama que retrata sus intereses personales, su familia y su preocupación por salir adelante y cumplir sus sueños, dejándonos el claro mensaje de que el amor puede terminar, pero el respeto mutuo debe continuar.

La soledad por la que atraviesa una madre soltera, unida al sentimiento de duda, de si estás haciendo las cosas bien o no, son palpables en Marriage Story y es algo que la hermosa actriz vivió de cerca cuando, en el 2017, Dauriac hizo pública la batalla legal por quedarse con la custodia de la niña. Al igual que en su primer divorcio del también actor Ryan Reynolds, el cual dejó entrever hace poco, se debió a la competitividad entre ellos, fue otro duro golpe que le dejó como experiencia que cuando dos personas comparten la misma carrera y se encuentran al mismo ritmo, puede convertirse en un desafío si una es más exitosa que la otra.

La esperanza y la visión de levantarse una y otra vez para continuar mostrándose fuerte, es uno de los superpoderes de la actriz que logró, con este personaje, mostrarnos su lado más vulnerable, el mismo que le ayudó a construir a Nicole.

Esta niña prodigio, con solo 35 años, cuenta con una gran carrera llena de éxitos y pocas polémicas. Su personalidad fuerte, sus rasgos amigos de los primeros planos, nos evocan a una chica sofisticada, hermosa y de sonrisa franca, que sin duda alguna, seguirá triunfando en Hollywood.

‘‘Es importante recordarle a la gente joven que la paz es la única victoria real’’.