Inicio Entrevistas -Portada- Sammy Sosa

Sammy Sosa

Sammy Sosa

LEYENDA.

“La paternidad cambió mi vida en todos los aspectos.”

Entre muestras de cariño, risas y complicidad, esta eminencia del béisbol y su familia llenaron de amor cada espacio de su residencia en la ciudad de Santo Domingo, donde sostuvimos una amena entrevista en exclusiva para esta edición especial de padres.

fotografías Robert Vásquez estilismo Giovanna Vásquez maquillaje Cary Michelle Flaz peinado Daniel Vargas vestuario y agradecimientos Hackett London, Salamanca, THN Bridal Boutique, Façonnable, Piruleta y Salvatore Ferragamo joyería Gold Center

Cada vez que hacía su entrada triunfal al terreno de juego recibía la ovación del público que amaba verlo anotar sus imparables jonrones. Cuando eso pasaba, no había una mejor forma de celebrar que mostrando al mundo su gran sonrisa, mientras tocaba su pecho y con sus dedos realizaba la señal de paz al entonar su frase: “Sammy de cora”. Sus logros lo inmortalizaron como un embajador por excelencia de esta tierra que lo vio nacer. Hoy día, pertenece a un nuevo equipo de liga mayor en el que impera el amor y los valores. Él lo lidera: este conjunto sin uniforme es su familia.

RS: ¿Cuáles aspectos de su personalidad usted entiende que son desconocidos para sus fanáticos y el público en general?
SS: Soy una persona muy hogareña, nadie sabe que disfruto mucho estar en mi casa con mi familia, y al mismo tiempo, gozo de las reuniones con amigos y seres queridos en el hogar.

RS: Si tuviera la oportunidad de comparar al Sammy Sosa de antes con el de ahora, ¿en qué se diferenciaría el uno del otro, humanamente hablando?
SS: La esencia siempre es la misma, mi personalidad y mi humildad permanecen, pero la madurez y las experiencias de vida hacen que vea y tome las cosas con más serenidad y paciencia.

RS: ¿Cuáles vivencias felices de su infancia usted aún atesora?
SS: Antes de fallecer mi padre a mis 7 años de edad, él me daba 10 centavos todos los días para desayunarme, era algo que me hacía muy feliz y siempre llevo presente en mis recuerdos.

RS: ¿Conserva algún consejo dado por su abuelo o su padre, que le haya ayudado en su carrera y en la formación de sus hijos?
SS: Lo que más recuerdo que siempre me decían y así lo transmito a mis hijos, es que para lograr las metas, tanto profesionales como personales, hay que perseverar con disciplina y responsabilidad.

RS: ¿Cómo describiría actualmente su relación familiar?
SS: Muy buena. Como en todas las familias, en ocasiones hay desacuerdos, pero en general gozo del respeto, del amor y de la atención de mi familia y ellos por igual de la mía.

RS: Al ser progenitor de seis hijos, ¿cómo cree usted que la paternidad cambió su vida?
SS: Es algo indescriptible… No hay un manual para padres, pero lo que sí puedo decir es que cada uno de mis hijos ha sido una experiencia diferente y maravillosa. Desde la primera vez, mi vida cambió en todos los aspectos, porque desde entonces ya no podía pensar de manera individual y personal, sino todo lo que hacía era en torno a ellos y de mi familia.

RS: ¿Cuáles virtudes, usted como padre, destacaría de cada uno de sus descendientes?
SS: De formas diferentes cada uno tienen muchas virtudes, de manera general, puedo decir que todos tienen muy buenos sentimientos y son sensibles con lo que le rodea. De manera individual, los cuatro mayores son amantes del arte, algunos en la fotografía y otros en el diseño de modas, la música, etc., mientras que los pequeños aún están formando su personalidad, pero también son niños muy amorosos.

RS: ¿Alguna anécdota especial que haya vivido con sus hijos y que quisiera compartir con nosotros?
SS: En Chicago, mientras jugaba con el equipo de los Cubs, llevé a mi hijo Junior al estadio a ponerlo a hacer swing de bateo, y cuando lo vi bateando, le dije: “mi hijo, me gustas para banquero” (risas). Gracias a Dios, hoy es ingeniero de sonido.

RS: ¿Qué legado le gustaría dejarle a ellos?
SS: Que siempre recuerden que el éxito en el trabajo, y el reconocimiento como persona y como profesional, solo se logra con el respeto, la disciplina, el amor y la responsabilidad, hacia la labor que realizas y las personas que te rodean.

RS: Su esposa Sonia ha sido parte fundamental de su vida. ¿Qué significa ella para usted?
SS: Ella es el pilar de la familia y por supuesto, el mío… Sin ella nada y con ella todo. No terminaríamos nunca si te expresara con palabras lo que ella significa para mí.

RS: ¿Qué sentimientos lo embargan al saber que por sus grandes hazañas su nombre estará escrito por siempre en la historia mundial del béisbol? 
SS: Un sentimiento de satisfacción, porque cuando realizaba mi trabajo, siempre lo hacía con amor y profesionalismo para lograr ser recordado, por lo que Dios y mis esfuerzos me permitieron alcanzarlo.

“Me gustaría ser recordado como un ser humano humilde, que salió de su pueblo a trabajar muy duro por él y por su familia, y que se empeñó en dejar en alto su deporte, su país y su nombre”.

RS: Tuvo una gloriosa carrera deportiva… ¿Qué usted extraña de aquellos momentos cuando era beisbolista?
SS: Extraño la adrenalina de batear cada jonrón, de los momentos críticos del equipo cuando lograba salvar el juego y la euforia de los fanáticos en cada partido cuando salía al campo.

RS: Hace 10 años que se retiró de las Grandes Ligas. Con relación a ello, ¿cómo definiría su estilo de vida hoy día?
SS: En comparación con una labor activa en el béisbol de Grandes Ligas, llevo una vida más tranquila en la actualidad y con mucho tiempo del que no disponía en esos años para disfrutar de mi familia. No obstante, sigo activo en el mundo de los negocios.

RS: En la actualidad, ¿cómo visualiza el panorama del béisbol en el país? 
SS: Lo veo con un crecimiento muy positivo, debido a que cada día están firmando mas jóvenes dominicanos con muy buenos bonos, y es algo que me enorgullece, porque me siento parte de lo que motiva a estos jóvenes a trabajar duro en el béisbol.

RS: ¿Qué consejo le daría a las nuevas generaciones que se están encaminando en este deporte? 
SS: Como ya mencioné anteriormente, la disciplina, el amor y el respeto en este trabajo son fundamentales, por lo que deben enfocarse en cómo se visualizan en este deporte en un futuro y dar el 100% de su potencial.

RS: En estos momentos, ¿cuáles actividades o pasatiempos disfruta hacer?
SS: Estar mucho tiempo en familia, compartiendo cosas tan sencillas como: ver una película o serie, orar y meditar, viajar en familia y con amigos, entre otras actividades que siempre involucran a mis seres queridos.

RS: Sobre su obra filantrópica, ¿cuáles son las causas con las que más se identifica?
SS: Todos conocen mi historia, por esta razón siempre me he inclinado en ayudar a los más necesitados de diversas formas, algunas de ellas son de dominio público. Desde hace 20 años tenemos la Fundación Sammy Sosa, y por esta vía siempre estamos canalizando ayudas para las personas más vulnerables.

RS: Si pudiera remontarse al pasado y cambiar alguna cosa o acción, ¿qué sería?
SS: Entiendo que no cambiaría nada, puesto que de hacerlo, hoy no sería quien soy en ningún aspecto, ni profesional ni personal. De los errores me han quedado enseñanzas positivas que siento que han hecho de mí una mejor persona y un mejor profesional cada día.

RS: Todo ser humano en la vida ha pasado por una situación difícil. En ese mismo tenor, ¿cuál ha sido el momento más desafiante que le ha tocado vivir?
SS: Basándome en el ámbito profesional, el primer momento más desafiante fue dar mi primer jonrón contra Roger Clemens en 1989. Luego de ahí, una etapa muy desafiante fue la guerra de jonrones contra Mark McGwire, un gigante del béisbol americano, momento del que siempre me voy a sentir orgulloso, por haber dejado muy en alto el nombre de mi país.

RS: ¿Se siente usted totalmente realizado en el ámbito personal y/o profesional o considera que le hace falta algún sueño por cumplir?
SS: Haber culminado mi carrera con los números que lo hice, tener una esposa, hijos, madre y hermanos en salud y que me aman como yo a ellos, y sentir la presencia de Dios siempre en todo lo que hago, es estar más que realizado. Las personas siempre tenemos sueños, en ese sentido, no podría decir algo específico, aunque tengo varios.

RS: ¿Cómo le gustaría a Sammy Sosa ser recordado en el mañana?
SS: Como profesional, justo como las personas me visualizan ahora, un ser humano humilde, que salió de su pueblo a trabajar muy duro por él y por su familia, y que se empeñó en dejar en alto su deporte, su país y su nombre.

Para él, lo más sagrado es su familia, siendo su hogar un remanso de paz en el que prima la unión y el amor.

CONFESIONES
ÍNTIMAS

UNA CIUDAD… Chicago, New York, Miami y los Ángeles.
UNA COMIDA… Sea bass, sopa, arroz y pollo.
UNA BEBIDA… Champangne.
UN PERFUME… Tom Ford Black Orchid.
UNA HORA DEL DÍA… 12:00 p.m., hora del almuerzo en familia.
UNA PALABRA QUE DEFINA SU VIDA… Perseverancia.
NO PODRÍA VIVIR SIN… Mi familia, esposa, hijos y amigos por elección.
A QUIÉN ADMIRA… Dios, mi Todopoderoso.
EL BÉISBOL ES… Lo mejor, lo que me ha dado todo lo que tengo y el nombre que tengo al día de hoy.
REPÚBLICA DOMINICANA ES… Mi país natal, 100% orgulloso de él y de su gente.