Inicio Entrevistas Internacional Samantha Robinson

Samantha Robinson

Samantha Robinson

Soñadora

Samantha Robinson es una joven panameña y soñó con ser actriz. Hoy participa en una de las películas más importantes de Quentin Tarantino, ‘Once Upon a time in Hollywood’.

Samantha Robinson

        Samantha es una joven de madre panameña y padre inglés, que dedicó parte de su niñez y adolescencia a estudiar para pertenecer al elenco de una película, es decir, ser actriz. Vivió parte de su infancia en Londres, Inglaterra. Estudió en la Academia de Música y Arte Dramático. A la edad de 14 años, su talento le permitió ser seleccionada para formar parte del musical West End de Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat. Después de esto se mudó a Miami y entonces inició sus clases en la Escuela de Artes del Nuevo Mundo. Allí, interpretó varios papeles protagónicos en las casas de arte más destacadas. Agreguémosle que se graduó en la Universidad de California, Los Ángeles, con una concentración en la actuación, en 2014. Al graduarse de UCLA, consiguió su primer papel decisivo en la película, The love witch, dirigida por Anna Biller. Obtuvo buenas críticas, éxito y le ayudó a interpretar otros papeles en la televisión y cine.

Desde pequeña siempre quiso ser actriz. Creció en Londres y, en ocasiones, se ausentaba al colegio para ir al distrito de entretenimiento West End de Londres, le encantaba ver las obras. Samantha inició los estudios de teatro cuando tenía siete años y los continuó hasta llegar a la universidad. Siempre sintió amor por las películas, y formar parte de ellas fue su sueño, por lo que siempre lucho. “Definitivamente me gustaría volver a hacer teatro en algún momento”, agrega

Afirma estar emocionada por ser parte de la industria en un momento en que hay tantas plataformas que ofrecen contenido; entiende que hoy hay más receptividad a nuevas ideas y colaboraciones. “Las mujeres están desempeñando papeles más importantes frente y detrás de la cámara, lo que es inspirador para presenciar y participar. ¡Además, la calidad del cine y de la televisión es fenomenal! Es emocionante ser parte de algunos de estos proyectos y verlos fructificar”, dice emocionada la actriz.

Samantha Robinson recibida por el presidente de Panamá, Mito Cortizo, durante su visita al país con motivo de la presentación de su película en Panamá.

‘The love witch’ fue su primer filme, una película independiente. “Me intrigó bastante porque se filmaría en un rollo de 35 mm, (formato de negativo o película fotográfica) lo cual es muy raro en estos días. La protagonista era una mujer fuerte que también era bruja. Esa combinación me hizo querer aceptar el rol. Después de conocer al director y escuchar su visión, supe que iba a ser algo especial”, nos cuenta Robinson.

Lo que más le gusta de ser actriz es salirse de su propia piel y encarnar a otra persona por un tiempo. Le emociona imaginar a la audiencia siendo transportada, tal vez riendo, recordando, entendiendo y viendo la vida desde una perspectiva diferente. “¡El hecho de que la profesión de actuación altera y, con suerte, mejora la realidad de uno. Durante unas horas atrae mi imaginación!”, explica. Entiende que hay un fuerte sentido de comunidad en el cine y en la televisión, además de que le permite hacer grandes amigos en los diferentes proyectos en los que ha formado parte, desde miembros del personal hasta actores y directores.

Para la actriz su papel ideal son los dramáticos, aunque desearía poder ser cómica, le asombra la capacidad que tienen los grandes comediantes. Se divierte visitando en su tiempo libre los mercados y tiendas vintage. Le gustan mucho los muebles y ropa de este estilo, además de ir al cine y cenar con sus amigos.

Samantha Robinson es parte del elenco de la película Once Upon a time in Hollywood; nos confesó sentirse increíble con esta experiencia. Admira y siente respeto por Quentin Tarantino y para ella, es un sueño cumplido. “Haber trabajado con él todavía es surrealista. Además, ser parte de una película tan icónica sobre Los Ángeles, durante el período de los años 60, fue una experiencia extraordinaria”, manifiesta.

Ella es Abigail Folger en este filme, papel que la hizo sentirse honrada y sentir respeto por ella. “Ella no era solo una heredera; dedicó gran parte de su tiempo a trabajar en áreas de bajos recursos de Los Ángeles. También trabajó en la campaña de alcalde de Thomas Bradley. Thomas Bradley era hijo de aparceros y nieto de esclavos que se convertiría en el primer alcalde negro en una ciudad predominantemente blanca”, declara. Para poder ejercer la dramatización de este personaje, realizó investigaciones. Describió como una experiencia increíble pasar de trabajar en su preparación personal a pisar el set de Tarantino, lleno de extras, accesorios y disfraces. Y más aún: la convivencia con los actores con los que trabajó.

Para finalizar la entrevista Samantha Robinson nos adelantó que trabaja en un nuevo programa de Netflix llamado Soundtrack, que saldrá a fines de este año, en una comedia y algunos cortometrajes de festivales.

 

Confesiones íntimas.

Un olor: el olor a ajo fresco cocinado

Un color: el rojo oscuro

Comida preferida: Italiana

Una virtud: Amabilidad

Su mejor momento del día es… Cuando abrazo a mi gatito

En su tiempo libre prefiere… Un baño de burbujas

Un libro: Play It As It Lays by Joan Didion

Una ciudad: Paris