Inicio Whispers La firma de zapatos que compartían Lady Di e Isabel II recibe...

La firma de zapatos que compartían Lady Di e Isabel II recibe el sello de calidad Royal Warrant

Rayne Shoes

La marca Rayne Shoes se posicionó en la favorita de la alta sociedad británica y convirtió en suyos los mocasines de charol de la Reina y los salones blancos con puntera negra de Diana de Gales.

Para la firma británica Rayne Shoes, se trata de todo un honor que esta marca de zapatos se haya convertido en una de las favoritas de la reina. Creada en 1885 por Henry y Mary Rayne, la marca de calzado vuelve a estar de actualidad porque ha recibido, de nuevo, el distinguido sello Royal Warrant, una autorización que otorga la Reina Isabel II y que permite ser proveedor de la Casa Real Británica.

Esta marca de zapatos también la lucían actrices como Vivien Leigh, Elizabeth Taylor y Marlene Dietrich. En 1936 recibió la Royal Warrant que le otorgó la reina Mary y en 1947 tuvo el honor de diseñar los zapatos de boda de la entonces princesa Isabel. Con el tiempo, Lady Di también hizo de esta firma una de sus favoritas, y a la historia han pasado los salones en color blanco con puntera negra que utilizó en numerosas en ocasiones, como cuando se reunió con Teresa de Calcuta en 1997 o cuando pronunció un discurso en Washington en su campaña contra las minas antipersonas.

Rayne Shoes, que vivió su época de esplendor durante el siglo XX, cuando colaboró con diseñadores como Mary Quant, Christian Dior y Bruce Oldfield, fue relanzada en 2013 por el bisnieto del fundador, Nicholas Rayne.

El Victoria & Albert Museum como los palacios de Buckingham y Kensington guardan un amplio archivo de pares de zapatos de Rayne Shoes, y suyos son los zapatos favoritos de la reina Isabel II, los mocasines de charol negro con tacón sensato que lleva usando décadas. Teniendo en cuenta que vuelven a tener el sello de calidad de la Casa Real Británica, puede que pronto veamos a Kate Middleton y Meghan Markle lucir los zapatos de Lady Di e Isabel II.

Nick Rayne , un descendiente de los fundadores de la etiqueta, está encantado. “Me siento honrado y encantado de que los zapatos Rayne hayan recibido el Royal Warrant”, dijo. “Mis bisabuelos fundaron la compañía en 1885 en Londres, y me siento increíblemente orgulloso de mantener esta tradición y herencia”.