Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. IT’S FANCY: NO PISE LA GRAMA

P.S. IT’S FANCY: NO PISE LA GRAMA

P.S. IT’S FANCY.

El imperativo (No pise la grama) que lleva como nombre su firma, no tiene nada que ver con moda, y eso es justamente lo que hizo que Daniela le considerara como título. Porque su marca se inspira en una filosofía verde, que se desarrolla a través de un compromiso social genuino y se enfoca en compartir valores con su equipo de trabajo, que en la mayoría lo conforman mujeres, ubicadas en zonas difíciles de su país, a las que ayuda a fomentar sus habilidades, desarrollar su talento y emprender, generando empleo dentro y fuera de Venezuela, respondiendo así a su fuerte compromiso de generar impacto en estas y futuras generaciones. Aunque en la naturaleza y sus formas encuentra inspiración, al igual que en una amplia gama de íconos artísticos, es en los viajes, las nuevas experiencias y en las mismas crisis donde sus diseños encuentran vida, creatividad, para ser esas nuevas alternativas a las opciones convencionales. Además, es de constante búsqueda, curiosa y de las ansias y ganas de saber qué está pasando a su alrededor, es a lo que le atribuye que sus diseños sean tan diferentes. “Sentía que en el mercado hacia falta, para la mujer venezolana, una propuesta de diseñador que no solamente la vistiera en ocasiones elegantes y en grandes galas. La musa siempre ha sido y será esa mujer suramericana”.

EDITORIAL.

Iba de rojo y flecos que contrastaban con el azul de sus ojos y secundaban el movimiento de sus pasos. Era un encuentro con la moda lo que se viviría esa noche, para celebrar su visita al país, también la de los diseños de su más reciente colección: “Querencia” (inspirada en la canción del cantautor venezolano Simón Díaz, que habla de las bellezas de su país y de los amaneceres del llano, que ella representa con la paleta de color) presentada en el Paris Fashion Week, y otras previas que trajo consigo a Santo Domingo para exponerlas en Trunk Show. Vino con su esposo, y miles de fotografías de sus hijos. Es tan hogareña y familiar como creativa y decidida. A pesar de que en algún momento quiso ser arquitecta, desde muy pequeña supo que un camino muy especial siempre le conduciría hacia la moda. Sobre todo a sus 3 años, cuando hizo su primer acto de enojo contra su madre por no ponerle los zapatos que consideraba oportunos para su atuendo. Conceptualizó su firma de diseño “No pise la grama” paralelo al inicio de sus estudios de comunicación y, antes de concluirlos, en 2008, ya era una realidad: en Venezuela, su país natal, donde creció, vive y está el #FlagshipStore de su marca. Durante la cena, mientras conversábamos, buscó imágenes en el celular de sus primeras creaciones, y después de unos segundos deslizando, me comentaba: “Este ejercicio ha sido increíble, mis primeros diseños y los que recién presenté están muy conectados”. Es eso, el hilo que las une, la esencia, la mente creativa y todo lo que se mantiene sin importar lo lejos que se vuele, lo que compone esta entrevista.