Inicio Whispers El guardaespaldas de la princesa Haya, envuelto en el divorcio del emir...

El guardaespaldas de la princesa Haya, envuelto en el divorcio del emir de Dubái

princesa Haya

Según los medios británicos, Russell Flowers, un antiguo soldado de infantería británico de 36 años, podría ser la razón de que la princesa Haya haya huído del emir de Dubai.

La princesa Haya Bint Husein, hija del fallecido Husein de Jordania y esposa de Mohamed Bin Rashid Al-Maktoum, emir de Dubái, ha protagonizado los titulares de los medios  internacionales durante las últimas semanas tras las noticias de su huida y petición de divorcio ante un tribunal de Londres. Ahora, el Daily Mail ha revelado la identidad de quien afirma podría ser el centro de estas decisiones: Russell Flowers, un antiguo soldado y guardaespaldas de la princesa.

El pasado año, Flowers, soldado en el Regimiento Real de la Princesa de Gales, fue fotografiado junto a la princesa Haya en la visita anual de la familia real de Dubái a Ascot con el hijo de ella y el emir, de siete años. Desde ese momento, el guardaespaldas se ha mostrado más discreto, sobre todo tras los rumores de que el emir empezara a sospechar de su “estrecha relación”. Según añade el portal británico, esa relación era un secreto a voces entre el equipo de seguridad de la familia real de la Península Arábiga, del que Flowers ha formado parte durante cinco años. Cuando los medios le preguntaron sobre la cercana amistad que le une a la princesa desde hace tres años, y la creencia de que se le nombraría durante el proceso de divorcio, solo dijo que no tenía nada que decir al respecto.

En concreto, Flowers trabaja velando por la seguridad de la princesa y sus dos hijos en Dalham Hall Stud, la mansión que el emir de Dubai posee en la ciudad inglesa de Newmarket. Allí, Haya de Jordania, según afirma el diario británico, llegó a comprarle una casa y a agasajarle con caros regalos como un Range Rover con una matrícula personalizada, un rifle valorado en cerca de 55.000 euros o trajes de Saville Row. Además, la princesa solía pedirle que la acompañara en sus viajes y, aunque por seguridad a veces debía estar vigilada por dos guardaespaldas, a menudo insistía en que la dejaran sola con él.

“Había veces en que estaba con dos guardaespaldas, pero entonces ella echaba a uno, o Flowers le decía al otro que no se le necesitaba”, según una fuente del entorno de la princesa que cita el Daily Mail. “Cuando el guardaespaldas en cuestión le explicó a la princesa que eso rompía el protocolo de seguridad, le despidió”.