Inicio Ritmo Personal Bitacora Poniendo una estampa alrededor del mundo como Dominicana

Poniendo una estampa alrededor del mundo como Dominicana

BITÁCORA.

Visitando Marruecos en Navidad

image7

texto y fotos Paulette Noboa (What I See, What I Eat, What I Share)
Ha arribado la época pascual y me reté a recibirla de manera diferente, desde Marruecos, en Oriente, donde estas celebraciones no forman parte de sus costumbres. Puedo decir que es un país de ensueños que ofrece autenticidad, sol y aventura. Quedé impresionada con sus edificios y arquitectura no moderna, pero rústica con herrajes, mosaicos, piedras y atuendos con tanto colorido que resultan para cualquier vista, un encanto. Marruecos es así, pero más la encantada ciudad de Marrakesh.

DCIM100GOPRO

marruecos
De la Medina les digo que con su aspecto y estructura medieval me sentía que formaba parte del elenco de aquella novela: “El Clon”…(risas). La gastronomía la conforman platos tradicionales como el couscous, falafel de lentejas y el tajine de carne (pollo, res y cordero) servidos  sobre vegetales cocidos al limón acompañado de aceitunas y ciruelas pasas… ¡delicioso!

Processed with VSCO with hb1 preset

Processed with VSCO with hb1 preset

En lo artesanal, pude apreciar la bisutería, joyas étnicas, jabones con especias y aceites hechos a base de argán; con propiedades y beneficios para la belleza y remedio natural que los producen ellos mismos así como sandalias y carteras de piel; platos de barros, lámparas, faroles y espejos árabes; alfombras y tapices de colores, muebles, entre otros.. es imposible renunciar a la tentación de comprar con tantas piezas exóticas y de gran belleza. Su idioma oficial es el árabe y bereber.

image3

 

DCIM100GOPRO

Processed with VSCO with hb1 preset

Processed with VSCO with hb1 preset

El francés es común en la población con un nivel más alto en educación. Luego de ocho horas de viaje en autobús desde Marrakech (al Norte de África) hasta llegar, en camellos, al Sahara, dejé que la magia del desierto me arropara entre la arena, más aún, con el cálido recibimiento de sus locales, beber el tradicional té de menta, cenar la sopa con curry y bailar el Salem dance toda la noche alrededor de una fogata, fue todo una locura.
screen-shot-2016-12-19-at-8-21-27-am
Ya me preguntaron: “Paulette, ¿volverías de nuevo a tener esa experiencia?”. “Sí, eso hay que vivirlo”, les dije. Gracias a mi amiga Nathalie Flores por sus recomendaciones y mejor travel adviser del viaje. Les recuerdo que viajar es uno de los mejores placeres de la vida, así que me despido con una maleta llena de sueños, cuentos e historias de este viaje y toda una vida para contar. ¡Hasta mi próximo destino!

image10

image8-1