Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. IT’S FANCY l Fashion Insider: Paris Fashion Week (Parte 1)

P.S. IT’S FANCY l Fashion Insider: Paris Fashion Week (Parte 1)

P.S. IT’S FANCY.

texto: Agus Cattaneo (@iamaguscattaneo) Fotos: Gaspar Ruiz, Filippo Fior, Yanis Vlamos y Agus Cattaneo

La idea de esta nota es llevarlos recorrer conmigo lo que fue el Fashion Week de París, que a mí, en lo personal, es el que más me apasiona. Durante la semana de la moda, además de ir a los desfiles, también visito showrooms, cenas exclusivas, cocktails y fiestas. Esta semana, les contaré un poco y luego, dentro de 15 días, ¡les contaré más!

ROGER VIVIER

LACOSTE

El desfile de Lacoste fue en el Tennis Club de París. Éste fue el último desfile de todo el Fashion Week de París, así que, un placer terminar con un show tan lindo. La colección, tambien, súper linda y muy moderna. La directora creativa, Louise Trotter, se inspiró en la mujer de René Lacoste, quien era campeona de golf, y por eso podemos ver muchos detalles de golf en la colección, como los zapatos y los bolsos. Me encantó la combinación de colores (por ejemplo: amarillo con camel o rosa con verde) y el detalle de los guantes con el logo del cocodrilo. Muy moderno el detalle de camisetas y camisas con logos muy grandes o full logos. Esta firma siempre tiene las invitaciones súper originales. En esta ocasión, fue una camiseta de Lacoste, dentro de una bolsa de tela con mi nombre y el número de mi asiento. Para esta ocasión, me vestí con una falda de lentejuelas platedas, un sweater camel y un blazer negro.
Processed with VSCO with a4 preset

 

Hermès


EDITORIAL.

A veces, jugando, dejándote seducir por las ramas tan infinitas de la imaginación, puede que termines transformando la historia y el curso de eso que, por encima de todo, ya te tiene… te apasiona. Este impacto fantástico a la realidad fue el que los diseñadores de moda parisinos, Charles Worth y Paul Poiret, detonaron entre finales del siglo XIX e inicios del XX, cuando soñaban con la idea de poder presentar sus prendas en movimiento. A la par, Lady Duff-Gordon lo hacía en Londres, combinando el negocio de la moda con la vida social, a través de la celebración de una serie de fiestas, en las que se pedía a los invitados que asistieran con sus mejores galas, para ver lo que esa diseñadora estaría introduciendo pronto al mercado. No mucho después, figuras como Coco Chanel, Elsa Schiaparelli y Madeleine Vionnet, con sus distintas y poderosas voces, hicieron de estas grandes fiestas, presentaciones mucho más reducidas, personalizadas e independientes, donde cada diseñador mostraba, con mucha cautela, lo que había creado para la temporada. Tendrían que llegar los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial para que los desfiles de moda de París encontraran regularidad. En 1945, la Chambre Syndicale de la Haute Couture estipuló que todas las casas de costura debían presentar una colección, de al menos 35 piezas entre looks de día y de noche, cada temporada. Las prendas solo podrían adquirirse por encargo y a medida, tras un largo proceso de confección y pruebas. Ante la creciente influencia de la industria de la moda neoyorquina que, a través de la primera Press Week (semana para la prensa), en 1943, había fomentado el apoyo a los diseñadores de Estados Unidos, París se veía en desventaja, hasta que Christian Dior, Hubert de Givenchy, Pierre Balmain, Jacques Fath y, más tarde, Yves Saint Laurent, Pierre Cardin y André Courrèges fortalecieron su posición en el globo. En 1973, tuvo lugar formalmente la Primera Semana de la moda en París, cuando se constituyó la Fédération Française, e inauguró la cita con un desfile titulado “La batalla de Versalles”, que enfrentó a cinco de los mejores diseñadores franceses contra cinco estadounidenses prácticamente desconocidos… (CONTINUARÁ EN LA PRÓXIMA EDICIÓN)