Inicio Entrevistas -Portada- Mónica y Verónica Varela

Mónica y Verónica Varela

Varela

Artistas

“Somos Compañeras, cómplices y las mejores de las amigas”

Hijas del artista uruguayo Fernando Varela y la directora italiana de galerías Rosario Bonarelli, Mónica y Verónica son indiscutibles herederas de un poderoso legado artístico y multicultural que vive con intensidad y orgullo en cada escenario de sus vidas. Artistas, cómplices, hermanas, engalanan la más emocionante de nuestras ediciones: Navidad.

Fotos Robert Vásquez estilismo Pamela Núñez maquillaje Cary Michelle Flaz peinado Elvira Sepúlveda vestuario Purificación García, Max Mara, BCBG y clóset personal joyas Mónica Varela locación Casa Martí audiovisual Pepe Films agradecimientos El Catador y Meridian

Mónica, recién llegaba de unos días de planificación para su firma de joyas “Mónica Varela”, en New York, mientras Verónica se preparaba para la premier de Qué León, la segunda película en la que actúa, cuando conversamos. Coincidir en agenda fue una misión interesante, tanto como la química que tienen dentro y fuera de escena. Llegaron juntas a la sesión; ambas serenas y muy seguras de lo que querían lograr ese día, hablar de pasiones y homenajear el más puro de todos los amores: la familia.

“Creo que las tradiciones que siguen más presente en nuestra casa son las culinarias, especialmente del lado italiano. El tipo de comida que comemos ¡y las cantidades!”.

RS: De padre uruguayo y madre italiana, ¿cuáles son las tradiciones que se siguen en casa de los Varela Bonarelli para celebrar estas fechas, cuál es la que recuerdan con mayor alegría y cómo han cambiado estas con los años, en el caso particular de Verónica, con el inicio de su propia familia?

Verónica: Creo que las tradiciones que siguen más presente, y que hemos heredado, son las culinarias, especialmente de parte del lado italiano. El tipo de comida que comemos para estas fechas ¡y las cantidades! (risas). También las religiosas  y espirituales que, junto a mi esposo, estamos tratando de inculcar en nuestros hijos.

Mónica: Nuestra casa siempre ha sido de comer, desde pequeña recuerdo estar en la cocina con mi mamá, no solo para estas fechas, sino durante todo el año. Nuestras cenas del 24 de diciembre son una memoria inigualable: la bendición de la mesa, mi papá tocando piano, los antipastos italianos y el compartir con toda la familia.

RS: El arte ha sido, desde siempre, uno de los lazos más fuertes que les une como familia: su padre como artista plástico y su madre como directora de distintas galerías que ha manejado a lo largo de los años. ¿Cómo y cuándo ocurre en ustedes ese primer encuentro con el arte y cómo deciden de manera individual a cuál de todas sus expresiones querían dedicarse?

Verónica: En mi caso, me siento identificada con el arte en sus distintas formas desde temprana edad. Incursioné en la danza y actuación desde muy pequeña. Recuerdo que el teatro era mi lugar favorito de estar durante todos los años de mi infancia. Cuando estaba en épocas de funciones, podía ser la primera en llegar. Estudié Psicología Clínica en mis estudios universitarios y paralelamente trabajaba vendiendo arte a beneficio de una fundación familiar. Finalmente terminó pesando la sangre más que cualquier otra cosa y terminé dedicándome al comercio de las artes visuales y a la actuación.

Mónica: Empecé a vender mis joyas a los 12 años en la galería que manejaba mi mamá, Galería Varelli (que era el apellido que decía que tenía cuando pequeña porque Varela Bonarelli se me hacía difícil de pronunciar a los 6 años). Me acuerdo que en esa fecha ya tenía mi tarjeta de presentación y se la entregaba a todos los que visitaban la galería cuando estaba ahí. Desde pequeña tuve una inclinación a crear joyas con todos los materiales que encontraba y así fui desarrollando mi vocación. Recientemente estuve en L’ecole Van Cleef & Arpels en París, aprendiendo sobre joyería. Hoy en día estoy representada en Dreams On Air – New York City, de la que desde el día de apertura en febrero 6 del 2017 formo parte.

Varela
RS: Además de arte, ¿existe otro punto de convergencia para ustedes como familia y especialmente para ustedes dos como hermanas?

Verónica: Muchos, a pesar de lo diferente que podamos ser en algunas cosas, Mónica y yo tenemos un vínculo muy fuerte que nos acompaña en todas las edades de nuestras vidas. No importa las diferencias normales  que podamos tener, al final nos mantenemos unidas y sabemos que podemos contar una con la otra.

Mónica: Tú sabes que la gastronomía es una pasión que también compartimos Verónica y yo. Esto, en nuestra casa y familia, siempre ha sido una de las grandes pasiones que compartimos.

RS: Si una tuviese que presentar a la otra, ¿cuál sería el discurso?

Verónica: Mónica es un persona encantadora, muy abierta a la vida y a sus experiencias, con un carácter fuerte desde pequeña y una personalidad muy definida, llena de determinación a la hora de hacer lo que se propone, algo ingenua y de corazón muy dulce. Es una artista en todo el sentido de la palabra, es creadora y sensible, y pudiera llenar esta página hablando de ella. ¡La vivo con mucha admiración!

Mónica: Verónica es una mujer decidida y clara de sus acciones. Una madre ejemplar que, no solo a sus hijos, sino a todos a su alrededor nos enseña lecciones para convertirnos en mejores personas. Es la mejor hermana que me pudieron haber regalado mis padres. Es mi compañera, confidente y ejemplo a seguir.

RS: En cuánto a personalidad y visión de vida, ¿quién se parece más a don Fernando y quién a la señora Rosario Bonarelli?

Verónica:Somos una mezcla; a cada rato me encuentro haciendo o diciendo cosas muy parecidas a mi madre o mi padre, pero creo que en general Mónica se parece más a mi mamá y yo a mi papá.

Mónica: Mateo, Verónica y yo tenemos mucho de nuestros padres. Ambos son personas muy sensibles, mi papá en el arte y mi mamá en la cocina. Los tres tenemos esa sensibilidad que nos ha guiado por la vida con sentimientos muy puros. En mi caso, saqué mucho de la personalidad de mi mamá.

RS: De niñas, ¿cómo eran los días en casa y qué rol desarrollaba cada una como hija y como hermana? ¿Alguna anécdota divertida?

Verónica: Recuerdo mi infancia con mucha alegría. Mónica nació cuando yo tenía 6 años, así que siempre jugué un rol de hermana mayor y asistente de mi mamá. Ella era la bebé de la casa. Tenemos muchas anécdotas graciosas.

Mónica: Cuando pequeña, jugaba a que tenía un salón, se llamaba Iris. Mis clientes fijos eran Verónica y mi papá y se dejaban hacer de todo de mí. ¡Todavía hoy en día peino a Verónica cuando necesita! (Risas)

RS: Sus trabajos fusionados al alcance y evolución continua de las plataformas digitales les ha convertido también en figuras de vida pública… influenciadoras. ¿Fue esto el logro de una meta trazada o un evento del destino? Y en cualquiera de los dos escenarios, ¿ha modificado esto de alguna manera el curso de sus carreras?

Verónica: En mi caso fue el logro de una meta trazada. Inicié esta plataforma con la intención de dar a conocer al mundo el arte en el que nací y que he vivido durante toda mi vida, y que, increíblemente está tan distanciado de la sociedad en nuestro país. Gracias a Dios esto ha ido cambiando. Actualmente es un apoyo muy importante y un medio de comunicación directa para todo lo que estoy haciendo. 

Mónica: Creo que en el caso de muchos que llevamos carreras en el arte, el compartir nuestro trabajo es parte del día a día. En mi caso, me llena mucho poder compartir mi pasión por la joyería y las piezas que he ido creando a través de los años. El apoyo incondicional de mis #MVBabes siempre es alentador.

“Mateo, Verónica y yo tenemos mucho de nuestros padres. Ambos son personas muy sensibles, mi papá en el arte y mi mamá en la cocina. Los tres tenemos esa sensibilidad que nos ha guiado por la vida con sentimientos muy puros”.

VERÓNICA

CONFESIONES ÍNTIMAS

Un artista: Louis Boutgeois, Marina Abramovic, Basquiat y, claro, Varela.

Si fueras una obra, ¿cuál sería? Un retrato de Picasso.

Un miedo: No me gusta pensar en cosas que me den miedo…

Un sueño: Seguir cumpliendo mis sueños.

Una exposición: No puedo contarla aún, pero estoy trabajando en ella.

Un museo: Reina Sofía, MoMa, Louvre.

Un idioma:Francés, es música para mis oídos.

Algo que nadie sabe sobre ti: Hablo sola, pienso en voz alta y me respondo yo misma. Puedo tener conversaciones muy largas conmigo misma.

Las artes VISUALES son: Una necesidad, un medio, forma y fuente de expresión.

Lo que más admiras de Mónica: Lo creadora, sensible y determinada que es.

RS: ¿Cuál es la lección más grande que se han dado una a la otra?

Mónica: Verónica, como mencioné antes, me ha llenado la vida de lecciones que me han formado. Lo primordial en mi vida ahora mismo es la importancia del trabajo, de seguir nuestras pasiones sin miedo y con mucha perseverancia. A trazarme metas y verlas cumplir con paciencia y trabajo arduo.

RS: ¿Qué quote, obra o técnica es la que mejor podría definir su relación?

Mónica: ‘‘Triadic Ballet by Oskar Schlemmer”. Lo vi por primera vez en el Whitney Museum en NYC, e inmediatamente se lo envíe a Vero.

RS: ¿Qué encabeza la agenda para el 2019? ¿Algún proyecto en conjunto?

Verónica: El 2019 es un año que estoy esperando con muchas ansias, muchos proyectos importantes para mí. Por ahora no tenemos proyecto en conjunto a pesar de que siempre nos acompañamos e influimos en los proyectos particulares de cada una.

Mónica: Siempre somos parte de los proyectos de cada una, somos los hombros de apoyo de una con la otra. Para la marca, Mónica Varela, vienen muchos proyectos nuevos. Estamos enfocados en internacionalizar la marca para dar a conocer el diseño de joyas dominicano en todo el mundo.

RS: Está esa frase famosa de que “nunca se puede tener todo a la vez”, pero tú pareces navegar con total libertad por las aguas de tus pasiones. ¿Cómo logras llevar y fusionar tu carrera como actriz y curadora de arte con tu vida de madre?

Verónica: Yo misma no lo sé, es una locura como cambio de temas por segundo en mi cabeza, pero ¡me encanta! Pienso que le debo mucho de esto al apoyo incondicional de mi esposo.

RS: Podemos deducir de donde viene tu inclinación por las artes visuales, pero, ¿cómo sucede lo de actriz?

Verónica: La necesidad de expresar con mi cuerpo viene desde muy pequeña. Pasé mi infancia y adolescencia entre tarimas y camerinos; era lo que más me hacia feliz. Entrada la  juventud, dediqué tiempo a otros intereses y mis estudios universitarios, siempre sabiendo que lo que me gustaba era estar frente a las cámaras y la audiencia. Me mantuve haciendo talleres de locución, radio, televisión y actuación. Luego llegó el momento de crear mi familia, casarme y tener mis hijos y ahora creo ha llegado el momento de poder dedicarme de forma más completa a esta parte de mí.

RS: Te hemos visto desarrollarte también como host en pequeñas cápsulas en IGTV. ¿Te gustaría alguna vez tener un talk show o programa de TV?

Verónica: Quizás en algún momento explore esa posibilidad; por ahora el tiempo lo tengo muy enfocado hacia la actuación y las artes visuales.

RS: ¿En qué consiste un día a día en tu vida?

Verónica: Me despierto para llevar a los niños al colegio, voy al gym y luego arranca mi día. Cada día es diferente, alguno soy Verónica la marchant de arte, otros Verónica la actriz, otros de fotos para mi blog, otros dedicados por completo a ser madre. Esa diversidad impredecible de mi vida me encanta, es intensa, pero me hace muy feliz. A las 7:00 p. m. ya estoy en casa para cenar con mi esposo y mis hijos y viene mi parte favorita del día que es ver tele y estar todos juntos en la cama en pijamas.

RS: ¿Cuál ha sido esa exposición con la que te sentiste más identificada mientras hacías curaduría? ¿Por qué? Y en el mismo sentido, ¿cuál es la parte de ese proceso (la curaduría) que más te reta?

Verónica: “Eco Shock”, colectiva mostrada en junio 2017, ha sido la más gratificante para mí. Fue una propuesta creada con la intención de despertar conciencia sobre nuestra madre tierra y creo cumplió su cometido, el cometido del arte que es comunicar. Fue expuesta en un lugar de alto tránsito donde pudieron verla miles de personas. Todos mis sueños son retos que uno siempre tiene la esperanza de lograr.

RS: ¿Qué es lo que más disfrutas de trabajar con tu padre y en qué consiste tu colaboración con él?

Verónica: ¡Yo llamo a mi papá para absolutamente todo! A veces me da apuros porque sé que está trabajando y lo he llamado hasta tres veces. Confío mucho en su criterio y me importa mucho su opinión en cuestiones de arte y todo lo relacionado, así que poder tener una persona así con quien contar en mi trabajo es todo para mí y lo disfruto mucho. Soy muy intensa, así que cuando tengo un tema pendiente de trabajo, el pobre coge pela conmigo (risas). Mi padre es todólogo de su propio trabajo, no solo es el creador de sus obras, sino que también es su mayor vendedor. Yo le colaboro en todo lo que, por alguna razón u otra, no puede resolver; compartimos muchas ideas, manejo sus redes sociales y vendo sus obras también.

RS: Recién se estrena la película “Qué León”. Cuéntanos cómo fue interpretar tu personaje y la experiencia de hacer cine, actuar en República Dominicana.

Verónica: Es mi segunda experiencia en la pantalla grande. Actuar para cine es sacrificado, pero tiene un gran encanto. Gracias a Dios me ha tocado, en ambas ocasiones, trabajar con equipos de personas muy profesionales, que se han dedicado a llevar el cine en RD a otro nivel. Me siento muy orgullosa de haber formado parte de esta comedia que da muchísima risa; vale la pena ir a verla y ¡es para toda la familia!

“Estudié Psicología Clínica en la universidad y paralelamente trabajaba vendiendo arte a beneficio de una fundación familiar. Finalmente terminó pesando la sangre más que cualquier otra cosa y terminé dedicándome al comercio de las artes visuales y a la actuación. Actuar para cine es sacrificado, pero tiene un gran encanto”.

Mónica

CONFESIONES ÍNTIMAS

Un color: Verde esmeralda

Una hora del día: 11:00 a. m.

Una pregunta sin respuesta: Soy bien curiosa, tengo muchas.

Una pieza: “Statement Jewelry”

Una textura: Sentir el océano entre los dedos.

Un sueño: Hablar con la naturaleza.

La evolución es: Adaptarnos a las semillas que nos planta la vida.

Amor: Familia.

Una palabra que te describa: Nuevo.

Si fueras un animal: Cocodrilo.

Los nombres de tus colecciones vienen de: Un lenguaje inventado, representa las lecciones que he aprendido en la vida.

Lo que más admiras de Verónica: Verla desarrollarse como madre.

RS: ¿Cuáles son las respuestas que buscas encontrar en el diseño de joyas?

Mónica: Diseñar joyas, para mí, es expresar mis sentimientos y mis pensamientos sobre la humanidad. Trato de entender la manera en la cual nos portamos los seres humanos a través de la lectura y estas las expreso con joyas.

RS: Estuve leyendo sobre la fascinación que sientes por los colores, los materiales y la evolución; ¿se podría decir que, como diseñadora, es y será siempre la exploración de todos ellos el punto de partida de tus colecciones?

Mónica: Cada persona que conocemos nos planta una semilla, nos enseña algo. De ahí empieza mi búsqueda en imágenes de semillas, las cuales se han convertido en una parte importante de mi inspiración. Los materiales se van adaptando al proceso de desarrollo de cada colección.

RS: ¿Cómo se manifiesta lo de “millennial” en tu campo laboral?

Mónica: En el mundo del diseño he podido experimentar el gran sentido de comunidad global y local que tiene la Generation Y.

RS: ¿Dirías que diseñas para ti o para tu alter ego?

Mónica: Diseño para TI, teniendo siempre en cuenta lo importante que son mis raíces tropicales. La naturaleza: sus formas, texturas y colores.

RS: ¿Qué o quién es musa y dónde encuentras inspiración?

Mónica: Encuentro inspiración en todo lo que está a mi alrededor, mayormente en figuras orgánicas.

RS: ¿Cúal ha sido el reto más grande a enfrentar hasta el momento?

Mónica: La vida esta llena de retos, el reto más grande ha sido comprender esto. Todavía lo estoy entendiendo, me quedan muchos caminos por recorrer.

RS: ¿Te imaginas diseñando algo distinto a las joyas en el futuro?

Mónica: Veo el diseño de joyas como esculturas pequeñas. Esto se puede llevar a cual sea el medio deseado. Siempre he soñado con hacer objetos para la casa. Pronto les estaremos enseñando lo nuevo que viene para la marca.

RS: ¿De aquí a 10 años que crees que le esté contando Mónica Varela a la de ahora?

Mónica: Cada momento es único, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

“Diseñar joyas, Para mí, es expresar mis sentimientos y mis pensamientos sobre la humanidad. Cada persona que conocemos nos planta una semilla, nos enseña algo”.