Inicio Entrevistas -Portada- María Amalia León de Jorge Y Soraya Checo

María Amalia León de Jorge Y Soraya Checo

SOLIDARIAS.

“Sin dudas, el arte nos hace ser más humildes y vivir con mayor pasión”

Texto Patricia Acosta fotos Sahira & Géber estilismo Giovanna Vásquez Podestá Agradecimientos Alex Bolen, CEO de Osacar de la Renta y Haydée de Rainieri

“En todo lugar donde exista alguna necesidad vital, la solidaridades un deber moral”.

María Amalia León de Jorge

Diosidencias, amor por el prójimo, sed de ayudar, querer lo mejor para los niños, futuro de nuestra nación y el mundo, o simplemente tener sentido común y querer con todos sus corazones ayudar a quienes lo necesitan.

Todas estas razones unieron a estas dos grandes mujeres de nuestro país: María Amalia León de Jorge y Soraya Checo de Álvarez, para hacer parte de sus sueños una realidad. “Septiembre en el jardín” es un encuentro que ayudará al Centro Comunitario Ciudad Santa María, donde estudian 1700 niños y niñas, a través de un evento que tiene como propósito principal construir una escuela de arte en dicho centro comunitario, además de ayudar a convertirla en la primera escuela pública bilingüe del país, acciones que hacen de estas féminas personas filántropas que inspiran a crear ciudadanía.

Oscar de la Renta vestirá de elegancia y estilo los jardines más emblemáticos de la ciudad de Santiago, presentando, en un pase de moda, sus últimas colecciones del 2018, una presentación planificada con el objetivo de pasar una tarde maravillosa, unidos por una sola causa: concienciar a los niños de la importancia de estudiar. Lo jardines de Santiago motivaron a estas damas por ser admirados e ilustrados por la actriz Audrey Hepburn en su libro Gardens of theworld, después de visitar los jardines de Gustavo Tavares en Villa Pancha.

RS: ¿Cómo se podría definir a María Amalia León de Jorge?

MA: Soy dominicana y educadora de formación, oficio y pasión. He tenido la dicha de poder hacer coincidir en mi vida estas tres vertientes de la pedagogía. Soy hija, madre y esposa, familia-amiga y esto late en mí 24/7. Desde hace unos años, he tenido el privilegio de dirigir la Fundación Eduardo León Jimenes y el Centro León, donde me acompaña un equipo excepcional de profesionales de la cultura en general y de las artes en específico, con el objetivo de servirle a la gente y acompañarlos en los encuentros que propiciamos entre nuestro público y las expresiones culturales.

RS: ¿Cómo se siente usted siendo la directora del Centro Cultural Eduardo León Jimenes, una institución que aboga por el fomento cultural de las personas que lo visitan?

MA: La experiencia del Centro León nos ha impactado a todos como familia. Cada nuevo proyecto, cada exposición, cada actividad del Centro León nos llena de orgullo y alegría al ver la cosecha del trabajo cultural que se ha llevado a cabo. Los primos y primas de la tercera y cuarta generación de la familia León hemos asumido este compromiso que hicieron nuestros abuelos y padres como propio y hemos seguido apostando por una mejor nación. Estos años frente al Centro y la Fundación me han hecho una persona más curiosa, más abierta y con una mayor conciencia crítica. Sin dudas, el arte nos hace ser más humildes y vivir con mayor pasión.

RS: ¿Cuándo surge su deseo por ayudar a niños de escasos recursos?

MA: En todo lugar donde exista alguna necesidad vital, la solidaridad es un deber moral. Me forjé en  humanidades tanto en mi hogar como académicamente hablando, construyendo ese conjunto de principios éticos y estéticos, que funcionan como puntos cardinales. Ellos nos sirven para mejor actuar y orientarnos en el saber vivir y convivir en dignidad, equidad y armonía. Trabajar con niños que tal vez no tuvieron la oportunidad de acceder a contextos socioeconómicos que le proporcionen los ambientes necesarios para su desarrollo; es un asunto de alta prioridad para instituciones como la Fundación León Jimenes y el Centro León.

RS: Ayudar a niños que necesitan educación, definitivamente cambia vidas. ¿De qué forma le cambia a usted?

MA. Lo fundamental al vivir la vida es extraer lecciones de las experiencias que vamos teniendo. Como educadora, mi función suele ser liderar procesos de aprendizajes, en el que el estudiante en formación es el verdadero centro protagónico de la acción pedagógica. Sin embargo, para mí, no hay educador verdadero que no aprenda de sus estudiantes. Así trato de vivir, aprendiendo de los otros, sobre todo, de aquellos, como estos niños, cuyas existencias están marcadas por dificultades que los convierten en grandes resilientes.

 

“Soy una ferviente creyente de que solo a través de una educación de calidad en este sector de nuestra población, podemos ofrecer un mejor futuro a  la generación que nos va a relevar”.

Soraya Checo de Álvarez

RS: ¿Qué motiva al Centro León Jimenes a involucrarse con esta causa?

MA: Este año arribamos al quince aniversario del Centro León y de Raíces, la emisora de la Fundación León Jimenes. A lo largo de estos intensos años de trabajo, hemos acumulado experiencias y saberes que queremos poner siempre al servicio de las mejores causas. La Ciudad Santa María es uno de esos proyectos indispensables, porque reúnen rigor, constancia y pasión en su quehacer . Todo eso lo puedo resumir en dos conceptos: responsabilidad y deber moral ante las necesidades que nos rodean. Soraya Checo ha desarrollado un trabajo que vale la pena ser conocido.

RS: ¿Cómo surge el proyecto “Septiembre en el jardín”?

MA: Cuando Rosanna nos plantea el deseo de que la Casa ODLR trajera a Santiago piezas de su colección de otoño a favor de una causa que involucrara la niñez, a los jóvenes en su proceso educativo enfatizando los ejes artísticos, sentí cómo desde lo alto Dios teje las historias. Nosotros solo tenemos que estar alerta y tener buen oído… pues justo estábamos iniciando junto a Soraya un trabajo de acompañamiento en la escuela de arte de Ciudad Santa María.

Para hacer de esto una realidad, contamos con otros dos grandes aliados: la casa Oscar de la Renta, que siguiendo con ese espíritu de colaboración que distinguía a nuestro gran maestro y diseñador, han decidido hacer este ‘trunk show’ especial para recaudar fondos que serán destinados a la construcción de la escuela de arte, y nuestros amigos de Listín Diario, Rosanna Rivera, quien ante su gran sensibilidad y entusiasmo, siempre se hacen presentes para ser voz de las mejores causas. No hay nada más productivo que solidarizarnos, cada quien apoyando desde su área de experticia. Y si es viviendo el arte… ¡mucho mejor!

RS:¿Por qué el nombre de “Septiembre en el jardín?

Son los jardines esos espacios mágicos donde se hilvanan sueños e ilusiones y donde la imaginación puede encontrar un nuevo traje a la medida. Santiago es reconocido por la fertilidad de sus tierras y su hermosa vegetación, desde un principio tuvimos claro que el jardín era el escenario perfecto para este ‘trunk show’. ¡Sí, en nuestra Ciudad Corazón!

RS: ¿Quién es Soraya Checo de Álvarez?

Una mujer que trata de ejercitar constantemente su fe. Soy positiva, pero realista; creo en las “diosidencias” y vivo cambiando “sombreros” que representan los distintos roles que son mi vida y que al final conforman la totalidad de mi persona. Mi familia es una parte muy importante de mi vida, y disfruto inmensamente los momentos que compartimos.

RS:¿Cuándo surge su deseo por ayudar a niños de escasos recursos?

SC: El deseo de ayudar a niños de escasos recursos creo que lo tuve desde muy joven, pero a medida que fui creciendo y madurando fue surgiendo en mí una pasión por aportar, de alguna manera, en el desarrollo de un sistema de educación con calidad para los niños que estudian en nuestro sistema público, que son la mayoría. Soy una ferviente creyente de que solo a través de una educación de calidad en este sector de nuestra población, podemos ofrecer un mejor futuro a la generación que nos va a relevar, desarrollando los recursos humanos con las competencias para participar exitosamente en este mundo globalizado, que puedan desarrollar un espíritu crítico, con la capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo, y lograr un país auténticamente democrático.

 

Rs:¿Cómo nace la idea del proyecto Ciudad Santa María?

SC. Ciudad Santa María surge de la idea del padre Juan Patricio Azcona, sacerdote dominicano formado en España y que hace 11 años vivía y trabajaba en un proyecto similar, aunque más pequeño, en Perú. En una ocasión en que vino al país enviado a trabajar en la parroquia de La Otra Banda, conoció la pobreza y precariedad en que vivía la comunidad y muy especialmente los niños de ese sector aquí en Santiago. Vio cómo andaban los niños descalzos y desnudos en las calles.

Se reúne con mi mamá (Altagracia Medrano de Checo), y ella lo refirió donde mí, con la inquietud de su proyecto. Es increíble, pero una vez que comencé a orar, me comenzaron a ocurrir ideas, de a quiénes acudir, qué puertas tocar, qué hacer. Entre las cosas que decidimos fue que todos los fondos que donaba mensualmente la Fundación Synergies, la cual presido, serían destinados a trabajar en el proyecto Ciudad Santa María.

RS: ¿De qué se trata el proyecto Ciudad Santa María?

Ciudad Santa María es Centro Educativo y Comunitario que pretende ser modelo de lo que debe ser la educación pública en la República Dominicana. Es el resultado del esfuerzo de mucha gente buena que se une a la obra, ya que comparte sus mismos valores (honestidad, solidaridad, disciplina, eficiencia, amor, fe, paz); que creen en una educación pública efectiva, que forme ciudadanos con conocimiento de sus derechos y deberes, capaces de elegir con conciencia sus gobernantes. Nuestro objetivo es cooperar, a través de la educación, graduando estudiantes de calidad en matemáticas, ciencia, tecnología y arte, para lograr ser una nación competitiva e innovadora.

RS: ¿Cuáles entidades han aceptado apoyar esta causa?

SC:. Ciudad Santa María es Centro Educativo y Comunitario que cuenta con alianzas estratégicas con 18 instituciones: el Ministerio de Educación, el IDSS, INFOTEP, Fundación Synergies, la USAID Leer, PROMESE, PUCMM, ISA, Centro Cultural Dominico-Americano, la Alcaldía de Santiago, la Fiscalía de Santiago, el CAPEX, el Club Rotario Santiago Monumental y Santiago de los Caballeros, el Voluntariado de Banreservas, la Fundación Divino Niño, la Agencia Coreana de Cooperación Internacional, la First Lego League en República Dominicana y la número 18 que alcanzamos este año es el Centro León, quien nos ha seleccionado como la escuela pública para implementar el sistema de enseñanza MIA.

 

RS: ¿Por qué decide agregar a los conocimientos de los niños, una formación bilingüe y, además, en las artes?

En esta generación, el no saber un segundo idioma es un fuerte impedimento para el desarrollo profesional, ya que estamos frente a un mundo sin fronteras, consecuencia de los avances en la tecnología. Está científicamente comprobado cómo las artes ayudan al desarrollo de las matemáticas y la ciencia. Se necesita una mente abierta, curiosa e innovadora para poder asimilar y trabajar la ciencia y desarrollar las matemáticas; es esto lo que el arte promueve: apertura mental, desarrollo de la innovación y creatividad. Además, a nivel afectivo, una persona creativa puede visualizar más fácilmente cómo resolver un problema, ya que su cerebro desarrolla la capacidad de ver o imaginar diferentes soluciones.

RS: Ayudar a niños que necesitan educación, definitivamente cambia vidas. ¿De qué forma le cambia a usted?

Cuando voy a CISAMA y los niños me abrazan, o me sonríen, o los veo estudiando seriamente, o jugando y disfrutando con alegría de los ambientes que hemos podido ir creando, me llena de una sensación muy especial, se me ablanda el corazón, porque, aunque es diferente al cariño que siento por ejemplo, por mis nietos, la verdad es que se siente igual de subliminal. En la Fundación Synergies tenemos un fondo de 14 becas en la PUCMM para los egresados de Ciudad Santa María e hijos de nuestros empleados. Ver el desempeño académico de estos muchachos esgratificante.

RSMaría Amalia, sé que el día de la actividad tendrán expuestas obras de distintos artistas… ¿quiénes son?

MA: Curatorialmente, la selección de las esculturas estuvo dirigida hacia la exaltación de lo humano. Este núcleo de figuras realizadas por tres reconocidos artistas dominicanos, abordan la soledad, la interacción, los ritos y la belleza. Para simbolizar el hombre, José Ramón Rotellini modeló personajes anónimos, que parecen componerse de fragmentos de hierro fundido. Tony Capellán en “El oficiante de misterios” presenta una silueta humana que pareciera estar enunciando una plegaria a la vez que sus pies, anclados en el suelo, le conectan inevitablemente a la tierra con la que se convierte en un solo cuerpo. “Esculto Marola”, de Danicel, es básicamente un retrato esquemático de sus poéticas mujeres. Tanto Tony como Danilo son eternamente recordados y sumamente significativos para Santiago.

RS:¿Cómo vislumbra el hecho de tener piezas de arte contemporáneo en los jardines?

MA Esta iniciativa de integrar piezas contemporáneas en jardines, parques, bosques, espacios públicos, etc., nos permite el diálogo entre la obra humana y la obra de Dios, produciendo una energía muy especial en el entorno. El artista Jaume Plensa dice que “el arte tiene la obligación de transportar la belleza a la comunidad, dialogar con ella y compartir el día a día”. El arte por sí mismo es abierto y el poder integrarlo en espacios públicos nos permite apreciarlo de una manera distinta y verlo bajo una nueva mirada.

RS:¿Qué se siente formar parte del cambio radical en la vida de tantos niños sin recursos?

MA: Decía George Orwell que lo importante en la vida no era mantenerse vivo, sino mantenerse humano; y para conquistar este propósito no hay instrumentos más poderosos que el arte y la educación porque son las armas del presente y del futuro. Brindar a un niño educación es darle paso a su libertad; y si es a través del arte es permitir que la esperanza florezca, y ser parte de esa esperanza es tan inmenso que resulta inefable. En síntesis, se siente ¡profundamente humano!