Inicio Entrevistas -Portada- Marc Anthony

Marc Anthony

Marc Anthony

MAJESTUOSO

“Simplemente dame un micrófono, cantaré y contaré una historia”

Él es nuestra música, él es nuestra sonrisa. Él es las calles de New York, Puerto Rico, República Dominicana y el resto de Latinoamérica. Su misión es tratar de tocar y conquistar la vida de quienes lo escuchan, como está seguro de que le han tocado la suya. Él está destinado para de alguna manera dejar huellas. Él simplemente, vive.

“Terminé protegiendo mi arte, lo que Dios me dio, por eso cada disco, cada letra, lo hago con todo mi amor, porque le devuelvo lo que me da todos los días”.

A continuación le invitaré a conocer un poco del ‘El Cantante’ que con sus canciones y energía nos ha conquistado. ‘Espera’ y ‘Escapémonos’ como un ‘Barco a la deriva’. Hagamos un ‘Cambio de piel’ y  juguemos en ‘Contra la Corriente’ porque en esta entrega entenderemos un poco de sus letras que nos han enseñado a cómo ‘Amar sin mentiras’. Las líricas de ‘Hasta que te conocí’ del mexicano Juan Gabriel fueron la revelación de lo que sería hoy, lo que le permitió amar la música latina; conocerla lo motivó a grabar canciones interpretadas por grandes artistas, que le permitieron alcanzar el éxito musical, entre ellas: ‘El triste’, ‘Almohada’, ‘Y como es él’, ‘Abrázame muy fuerte’, ‘Amada amante’ y ‘A quién quiero mentirle’, de su álbum ‘Iconos’. Muchos hemos llorado con su música porque en algún momento nos hemos sentido ‘Cautivo de este amor’. ¿‘A quién quiero mentirle’?, también hemos reído porque sin lugar a dudas ‘La Gozadera’ también forma parte de él, su ritmo nos hace sentir que todos los días ‘Parecen viernes’. Pero seamos honestos, gracias a su nueva filosofía de vida, muchos hemos decidido, por lo menos yo, ‘Vivir mi vida la lala’.

RS: “Vivir mi vida” fue una de las canciones que marcó la trayectoria artística de Marc Anthony, primero por tener un ritmo diferente, un mensaje distinto, no es romántico y habla de amor propio. ¿Es esa su nueva filosofía?

MA: Voy a vivir mi vida, y ¿qué importa? Hace unos años me sorprendía cuando algo malo me pasaba, lo sufría mucho. Después de un tiempo pude darme cuenta de que es normal que pasen cosas malas, negativas, pero, ¿qué importa? De eso se trata la vida. Este disco “Vivir mi vida” es lo que ahora represento. No es fácil, te das tus cantazos. Antes pensaba que tenía que sufrir para grabar un disco, ya no es así.

RS: Tiene fans de todas las generaciones, incluso otros artistas lo admiran por su capacidad y talento. ¿Qué se siente que amen su música, que lo vivan y canten desde la primera canción hasta la última en el escenario con tantas emociones, ser el ídolo de muchos en la salsa?

MA: En cada gira puedo darme cuenta de que nuestra música llega a muchas personas. Cuando tienes una carrera de veinte años y más te puedes dar cuenta en cada concierto cuando ves a una abuelita, a su madre, a su hija y a una bebe. Últimamente con los últimos discos es impresionante, la gente es el show. Las personas vienen a pasarla bien, es una fiesta desde que inicia hasta que termina.

RS: En el escenario vemos a un hombre con talento, que vive lo que hace, que canta con sentimiento y es muy gracioso, pero ¿quién es Marco Antonio Muñiz Rivera, el padre, amigo, hermano e hijo?

MA: Cuando no estoy trabajando estoy con mis hijos, los llevo a la escuela, les hago el desayuno. Me gusta pintar, volar mis simuladores de avión. Soy muy tranquilo. Mi vida se pone interesante cinco minutos antes del escenario.

RS: ¿Cuándo empieza a escribirse la historia de la música en su vida y qué es para usted?

MA: En mi infancia era tartamudo y cantar me salía bien, quizás por eso me refugié en la música. Cuando cantaba se me quitaba. Le tengo respeto al arte, la música me dio mi forma de expresarme cuando no podía hablar. La música me cambió para siempre, lo hice por necesidad, no por ser famoso. Es mi pasión, uno de mis grandes amores. Inicié a los 3 años de edad. Mi primera presentación fue con mi padre a los 5. Terminé protegiendo mi arte, lo que Dios me dio, por eso cada disco, cada letra, lo hago con todo mi amor, porque le devuelvo lo que me da todos los días. Recuerdo que mi padre me llamaba al escenario a cantar con él y en una ocasión casi me retiro, las personas lloraban de la emoción al verme cantar y yo tan pequeño no lo entendía, le decía a mi padre que no quería que las personas lloraran.

“Voy a sentarme a hacer una canción que pueda cantar durante 20 años y contar cómo fue el proceso. Me preocupo por que las personas sigan cantando mis canciones. Simplemente dame un micrófono y cantaré y contaré una historia”.

RS: Con casi 30 años de actividad en la música, ¿cómo ha sido la evolución de ese pequeño soñador que ahora es un gigante en los escenarios?

MA: Yo me enamoré y vivo enamorado de lo que hago. Me enamoro de unas mil canciones diez veces. Yo hice que formara parte de mi vida. Las canciones empiezan a devorar tu mundo, tus días y te vuelves loco. Sueñas con eso, te despiertas con eso, vives con eso. Me he casado con mi carrera, con mi música. Amarla ha sido mi evolución.

RS: La vida, los errores, las experiencias ajenas suelen ser fuente de inspiración para componer canciones, dice que es un hombre muy tranquilo, entonces, ¿cómo se inspira Marc Anthony?

MA: En ocasiones me he sentido inseguro de lo que estoy haciendo. No es solo cantar, soy un intérprete. Cuando grabo una canción pienso lo siguiente: No todos los días te dan una oportunidad de cambiar el resto de tu vida. Voy a sentarme a hacer una canción que pueda cantar durante 20 años y contar cómo fue el proceso. Me he inspirado en situaciones muy tristes de mi vida, pero también en cambios. Lo que asusta es creer lo que no existe. Como músico aprecio sentarme en una habitación y decir: “Dios dame una idea”. Me preocupo por que en 30 años las personas sigan cantando mis canciones. Simplemente dame un micrófono y cantaré y contaré una historia.

RS: ¿Por qué salsa y qué le ha permitido no cambiar de género musical?

MA: Nunca pensé que grabaría canciones en español. Nací y crecí en New York. En mi casa siempre se escuchó música latina, merengue, salsa y bolero; entendía que era música para mis padres. La música que me gustaba era el hip hop, freestyle, motown y disco. Recuerdo que iba con una amiga en un coche y me dijo que le prestara atención a una canción que iba a colocar, su nombre era ‘Hasta que te conocí’. Las letras de la canción me cambiaron para siempre, vi luces, me transporté. Fue justo en ese momento cuando decidí que tenía que cantar en español. Me bajé del vehículo, llamé a mi manager y le dije: “Acabo de escuchar una canción de Juan Gabriel, se llama ‘Hasta que te conocí’, la tengo que grabar”. Me dijo que ya estaba grabada y mi respuesta fue que podíamos hacerla en otro género; dos semanas después estaba grabando mi primer CD en español y en salsa. No sabía nada de salsa. Pero lo decidí y así fue. Recibí críticas porque no conocía nada. Fue Dios, y aquí estoy casi treinta años después.

RS: ¿Qué sacrifica para hacer música?

MA: Estar con mi familia, con mis hijos.

RS: ¿Fue rechazado alguna vez por sus ideologías o por tener ascendencia latina?

MA: En mi juventud no. Hace unos años me tocó cantar en el AllStarsGame uno de los himnos más importantes: ‘GodBlessAmerica’. Algunas personas comentaron que estaban disgustadas porque alguien de un país extranjero cantó ‘el himno’. Fue chistoso porque las letras de esta canción fueron escritas por un judío. Fue mucha ignorancia, ser puertorriqueño es ser americano. No me avergüenzo de mis orígenes, de mis padres. Estoy orgulloso no solo por ser americano, también de mis raíces y mi cultura.

RS: ¿A quién admira?

MA: A mi padres, su esfuerzo y dedicación lo demuestran todo. Sé que ellos también están orgullosos de mí. Artísticamente,  Juan Gabriel es mi ídolo. Él tuvo que ver con quién soy como artista. Su gusto, su sensibilidad, su interpretación, la pasión; canciones sencillas y complicadas a la vez, el don que tenía era increíble. Juan Gabriel fue un maestro de la interpretación. Grabé muchas de sus canciones.

RS: Verlo y escucharlo cantar transmite alegría. ¿Qué mantiene a Marc Anthony vivo, feliz y con energía?

MA: La música me mantiene vivo. Es como una ola hermosa, se escucha raro pero estoy flotando sobre un océano que está debajo de mí. La pasión por lo que hago me mantiene vivo. La gente quiere oír las notas con las que viven sus vidas, eso me hace vivir, me pone nervioso. Se trata de ser auténtico, de hacer lo tuyo, si te mantienes fiel a eso podrás ser feliz el resto de tu vida.

“Se trata de ser auténtico, de hacer lo tuyo, si te mantienes fiel a eso podrás ser feliz el resto de tu vida”.

RS: ‘OPUS’ es su última producción. ¿De dónde surge el nombre y cómo fue el proceso de su elaboración?

MA: Estuve durante seis años coleccionando canciones; un día no podía contener una nota más dentro de mí, estaba a punto de explotar. Ese fue el impulso, necesitaba ir al estudio. Decidí grabar el mismo día de aniversario del fallecimiento de mi madre.  Se llama OPUS por ser un disco enfatizado en su relevancia como una obra maestra sólida dentro de mi carrera artística. OPUS le ofrece tremenda nota a los fanáticos, a los que les gusta sudar en la pista de baile, combinado con inspiradoras y apasionadas letras sobre el amor y sus consecuencias.

RS: ¿Qué entiende le ha aportado personalmente su carrera artística a su vida?

MA: La música me ha dado amor, respeto; por la música puedo contar historias. Me ha dado intensidad, seguridad. La música me quitó los miedos, era tartamudo, ella me sanó. La música me ha dado mucho y por eso la venero. Es una historia de amor que dura para siempre.

RS: ¿Cuál es el criterio para seleccionar las canciones que van de dentro de un álbum de Marc Anthony?

MA: Lo primero es que soy el protagonista de mis canciones, es decir, en un concierto canto una canción y soy el intérprete, la siento, la vivo; se termina esa canción y actúo la próxima. Tengo que vivirla, sentirla para poder cantarla. Pero sí hay criterios: los acordes combinados con la melodía y la letra. Algo importante es yo sentir que tengo algún aporte como artista. No he vivido todo lo que canto, pero sí lo entiendo.