Inicio Entrevistas -Portada- Luis Miguel Gallego Basteri

Luis Miguel Gallego Basteri

Luis Miguel

Imponente.

“Un artista que trasciende generaciones”

Único cantante latino de su generación, que no pasó al mercado anglosajón
durante la explosión latina en la década de 1990.

fotos Gerardo Mora, Steven Lawton y Xavi Torrent.

Poseedor de un talento innegable y de un estilo que ha permanecido inherente a pesar de los cambios en la industria de la música. De sonrisa cautivadora y voz celestial, donde confluyen los extraordinarios compases de los instrumentos y de una técnica impecable que ha logrado desarrollar a lo largo de su carrera sobre los escenarios. Luis Miguel es uno de los artistas más grandes en la historia musical de América Latina, un ídolo que ha marcado distintas generaciones con diversas gamas de estilos musicales, manteniendo y enalteciendo el idioma que le llevó al éxito.

‘Es una carrera muy difícil, muy sacrificada. He perdido muchas cosas en el camino. es un sueño que empezó cuando tenía 10 años’.

Su carisma y personalidad son dos de las cualidades que destacan en este artista, que desde los diez años mostró sus dotes de cantante, talento heredado de su padre, el también cantante y compositor español Luisito Rey, quién gozó de popularidad y fama en los años 1970 y quien escribió canciones que fueron interpretadas por artistas de la talla de Charles Aznavour e Yves Montand. Es precisamente esta capacidad musical que le permitió descubrir a temprana edad las cualidades artísticas de Luis Miguel, abandonando su carrera para iniciar un camino de aciertos y desaciertos en la búsqueda de impulsar la carrera del pequeño Micky.

De la mano de su padre y acompañándolo en la guitarra, el pequeño de 11 años logró cautivar la audiencia de un programa de variedades en la Ciudad de Juárez, interpretando con majestuosidad la famosa canción La Malagueña. Este sería solo el inicio de una trayectoria que, más tarde, le llevaría a cantar junto a una de las figuras de la música popular más importante del siglo XX: Frank Sinatra.

Su debut como cantante en la boda de la hija del presidente de México, José López Portillo, daría paso a su primer contrato discográfico en un álbum que empezaría a despertar el romance entre sus seguidoras, con el primer sencillo titulado 1+1=2 Enamorados. Pero en este despertar a una carrera que ha estado plasmada de logros artísticos no todo ha sido felicidad; la desaparición de su madre, en 1986, la actriz y modelo italiana Marcela Basteri, sería uno de los sucesos más amargos que marcarían su vida, un sinsabor que estuvo plagado de versiones lúgubres que encaminarían al adolescente a mantenerse en lo adelante hermético y celoso de su vida privada.

El Sol de México, como es conocido por todos, ha sido el protagonista de una vida de telenovela que transcurrió entre España, Estados Unidos, México, Argentina y Venezuela, de la Isla del Encanto que le recibió en su nacimiento, pero de un sol mexicano que le abrazó y le dio la fama a nivel internacional.

Alejandro y Sergio son dos nombres importantes en su vida y que forman parte de ese tema familiar del cual al artista le gusta poco conversar. Ellos son los hermanos menores del Sol y han estado juntos de manera intermitente, aunque la relación con Alejandro, por ser solo tres años menor, siempre ha sido más cercana, a diferencia de Sergio, 14 años menor que el artista.

La pasión por la música y el respeto por el público le fueron inculcado desde niño, permitiendo que se desarrollará como uno de los cantantes más importantes de habla hispana, pero impidiéndole a la vez disfrutar de las cosas más simples que forman parte de la niñez; un adolescente que obtuvo su primer Grammy con tan solo 15 años, después de grabar el tema Me gusta tal como eres junto a la cantante inglesa Sheena Easton.

“Hay canciones que no pasan de moda y se quedan con nosotros, como estas
canciones se quedan conmigo”.

La popularidad en el mundo de la música le abrió las puertas al cine, aunque este nunca fue su norte, pero las cuales protagonizó impulsado por su padre. Se trata de Ya nunca más y le seguirían Mamá, mamá y Fiebre de amor.

Cátedra del buen vestir, el uso del traje, por lo general en un black and white, es un look que se ha vuelto inconfundible en su sello como artista y el cual es parte del género bolero con el que se identifica, aunque también ha incursionado en otros géneros como la música pop, baladas románticas, tango y mariachi. Su carrera es, sin lugar a dudas, una incesante progresión de éxitos, y es que, el Sol de México se ha convertido en un gran misterio que reside detrás de una legendaria voz.

Es imposible obviar cómo el cantante de éxitos como No sé tú, segundo sencillo que se desprende de Romance octavo álbum del cantante mexicano y el cual fue un verdadero éxito que logró vender más de siete millones de copias en todo el mundo y por el cual ganó varios reconocimientos, incluyendo una nominación al Grammy por mejor álbum pop latino, lleva en su ADN la capacidad de resurgir ante las adversidades profesionales que se le han presentado, cualidad que el cantautor Armando Manzanero atribuye a la calidad vocal y la buena elección que Luismi realiza al momento de escoger sus canciones.

El Sol de México ha vendido más de cien millones de discos y se ha presentado en los escenarios más importantes, desde el conocido monstruo de la Quinta Vergara como se conoce el lugar donde se realiza el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar y donde Luis Miguel se presentó por primera vez con tan solo 15 años, hasta ser el primer artista latino en llenar el Madison Square Garden en Nueva York. A lo largo de su carrera ha obtenido 285 discos de platino, que lo convierten en un fenómeno de la música.

“Hay canciones que no pasan de moda y se quedan con nosotros, como estas canciones se quedan conmigo”, expresó Luis Miguel tras cumplir el sueño de conocer al maestro del género romántico, Armando Manzanero y con quien sellaría la sociedad artística que le daría forma, dos años después, al disco Romance, un trabajo que se convirtió en un fenómeno de ventas y marcó un giro en la carrera del cantante.

El álbum Romance le dio nuevos aires al bolero, como también se lo dieron a su personalidad los incontables romances en que se ha visto envuelto el astro de México. Ha sido relacionado con infinidad de mujeres. Entre sus amores se encuentran: Lucía Méndez, Daisy Fuentes, Stephanie Salas, con quien procreó a Michelle Salas y a quien reconoció como su hija, años más tarde; Kate del Castillo, Myrka Dellanos, Mariah Carey, Aracely Arámbula, con quien procreó a Miguel y a Daniel, entre otras mujeres del espectáculo.

Con millones de álbumes vendidos en el mundo, el artista que siempre se ha negado a hablar sobre su vida privada, hizo historia al convertirse, en el 2018, en uno de los primeros en vida que cuenta con su propia bioserie, con historia autorizada. En esta serie, el cantante (que es parte de la producción) se ha animado a develar detalles de su vida privada que siempre han causado curiosidad: sus inicios en la música, la relación con su padre, la búsqueda de su madre, algunas de sus relaciones sentimentales más importantes.

Es mucho lo que se ha comentado al respecto, pero él siempre ha guardado silencio. Lo que sí es cierto es que una vez más Luis Miguel ha resurgido, tal si fuera un ave fénix, para deleitarnos con su calidad vocal y demostrarnos con esta nueva gira que inició en febrero del 2018 para promocionar su disco México por siempre, que su carisma continúa intacto, así como la seguridad única que ha demostrado en el escenario en sus más de 37 años de trayectoria.

“Cuando un hombre piensa que su último momento puede ser en cualquier instante, empieza a ser un hombre”.

CONFESIONES
ÍNTIMAS

Una Prenda: Relojes
UNA CIUDAD: Veracruz
La felicidad es: Por momentos
Estilo: Conservador
Una cualidad: Meticuloso
Lugar preferido: El escenario
Disfruta: La soledad
Algo que no sabes: Es tímido
Comida: Cortes de carne y pescado a la talla.
Cocina: Camarones a la parrilla.
Aroma: Vainilla
Un Vino: Concha y Toro
Un Color: Blanco o negro
No puede faltar en sus conciertos: Vasos con agua, toallas y flores blancas.
Un Té: Negro o verde de la marca Throat Coat