Inicio Ritmo Personal Ritmo Del Arte La protagonista de sus propias obras

La protagonista de sus propias obras

Cindy Sherman

RITMO DEL ARTE.

Cindy Sherman

fotos Fuente externa

Siempre tuvo como interés principal expresar algo más allá de lo que se puede percibir a simple vista. En busca de ese punto, inició explotando su inclinación por el arte por medio de la pintura hasta que se dio cuenta que esta forma de hacer arte no la llenaba, y era más de lo mismo. Llegó afirmar, refiriéndose a la pintura que: “No había nada más que decir. Estaba meticulosamente copiando otro arte y entonces me di cuenta de que solo podía usar la cámara y desarrollar mis ideas con ella”.

En una década donde el machismo imperante era una de las principales característica de la sociedad, se atrevió, con su primera presentación artística (1977 – 1980), la cual nombró Untitled Film Stills, a encarnar diferentes mujeres; desde una prostituta, ama de casa, drogadicta, despechada, hasta una bailarina, trabajo que le valió la curiosidad de muchos.

Cada una de estas imágenes llevan una historia que se descubre con solo entregar especial atención al ser observadas, y es la expresión y la preparación de la que se apodera para encarnar diferentes estereotipos femeninos los que han sido la clave para hacerse conocer como lo ha hecho en los más de 40 años que lleva en el mundo del arte. La cámara se ha convertido, en sus manos, en un arma que sirve para plasmar, más que fotografías, un arte muy inusual.

Aunque es ella quien encarna cada uno de los personajes que se hacen para sus presentaciones, la intención no es dejar esa percepción en el público; por eso, a la hora de llevar una exposición, se convierte en cualquier cosa, pero deja de ser, definitivamente, Cindy Sherman, haciéndose llamar como “la mujer de las mil identidades”.