Inicio Ritmo Personal El Chef es La mente creativa detrás de los deleites de la reina Isabel II

La mente creativa detrás de los deleites de la reina Isabel II

Mark Flanagan

El Chef Es…

Mark Flanagan

texto: Petra Minaya / fotos: Nick Ansell y David Parker

Él es el encargado de elaborar las exquisitos platillos que degusta la reina Isabel II en la mesa real. Por mucho tiempo, Mark Flanagan ha tenido en sus manos la gran responsabilidad de idear el menú que, dos veces por semana, revisa la monarca para elegir lo que se comerá en el palacio de su majestad.

Lo que le ha permitido permanecer durante toda una década como la cabeza del equipo culinario de la familia real británica, es el ingenio y lo inusual que caracteriza sus creaciones, ya que resultan ser deliciosas, tanto para las comidas que se sirven en el palacete, como también para los eventos especiales que se realizan, como lo fue en la pasada boda de los duques de Sussex, el príncipe Harry y Meghan Markle.

En este, Flanagan tuvo el correcto dominio para dirigir un personal de 30 expertos de la cocina para que todo saliera como se esperaba: a la perfección. Aunque cocinar para esta personalidad puede ser sinónimo de gran reto, cuando la soberana no tiene ningún tipo de visita, la única tarea que tiene el equipo es agasajar más que a su paladar.

Aunque este chef es una figura muy popular en los medios de comunicación británicos, él no ha tomado la confianza de dar riendas sueltas para develar algún dato referente a los gustos que mantiene los integrantes de la familia real, en cuanto a comida se refiere.

Sin embargo, ha afirmado que la reina ‘‘come para sobrevivir’’, por lo que, la cebolla, el ajo y la paprika (pimentón), están totalmente anulados de los platos de la dama; la comida sencilla es una de las preferidas, lo que da respuesta al por qué el Lenguado de Dover es uno de los platos más frecuentes en su cocina.

Mark Flanagan es el apoderado de los alimentos en el castillo de Windsor, Sandringham, Balmoral y Buckingham. No obstante, este cargo no le queda grande debido a que su trayectoria lo hace merecedor de reconocimientos a su profesión.

Él mismo ha laborado como cocinero en lugares como Oxford, Australia, Ámsterdam y Londres, donde ha sabido impregnar su sello distintivo dentro del arte gastronómico. Sin duda alguna, este destacado creativo culinario tiene en sus manos el compromiso de dejar volar su imaginación a la hora de crear las exquisiteces que deleitan los paladares de los miembros de la realeza británica.