Inicio Whispers La Favorita: Un trono para tres reinas

La Favorita: Un trono para tres reinas

La Favorita

La favorita de Yorgos Lanthimos (‘Canino’), con 10 nominaciones al Óscar, habla de amor y poder, pero su forma de narrar, montar y dirigir a los actores es harina de otro costal.

La reina Ana (Olivia Colman) ocupa el trono en medio de una guerra contra Francia con la ayuda de su amiga cercana Lady Sarah (Rachel Weisz). Pero la llegada de la joven criada Abigail (Emma Stone), dinamitará el statu quo palaciego.

Ana de Gran Bretaña (Londres, 1665), la última monarca de la dinastía Estuardo, estuvo embarazada en 18 ocasiones. Pero ninguno de sus hijos vivió más de 11 años. Sufrió varios abortos, algunos de sus bebés nacieron ya muertos y otros sobrevivieron solo algunos años. Esta tragedia difícilmente soportable para ningún ser humano alteró la salud mental de la monarca, con problemas de bulimia, anorexia, sobrepeso y algunas crónicas de la época señalan que gota, debido a una dieta descontrolada con la que intentaba aplacar su desgarro interior.

En su necesidad de amor, atención y compañía, la Reina, que subió al trono con 37 años, estableció una relación obsesiva con Sarah Churchill, Duquesa de Marlborough y madre de 7 hijos, que se convirtió también en su consejera política. La naturaleza real de la relación entre Sarah y la reina Ana no está documentada históricamente. No se sabe con exactitud si llegó alguna vez al plano sexual, pero sí vivieron una historia de amor, dependencia y despecho que marcó sus vidas para siempre.

La película La Favorita es un retrato de una dependiencia emocional que Lanthimos, un realizador experto en la sicología humana, traza con tanto acierto como incomodidad y descarno. La relación entre Ana y Sarah se rompió definitivamente por la aparición de un tercer elemento que dinamitó la viciada dinámica de su relación.