Inicio Ritmo Personal Espacios ¡La catedral de San Basilio, espera por ti!

¡La catedral de San Basilio, espera por ti!

Catedral de San Basilio, Moscú, Rusia.

Cualquier excusa que decidas utilizar para visitar la catedral de San Basilio es válida. Moscú, conocida como una de las ciudades que nunca duerme, por su gran  vida nocturna, esconde tesoros fascinantes, que debes conocer.

Colorido y majestuosidad 

Cualquier persona pudiera confundir, sin ningún tipo de mala intención, este sagrado edificio con un lugar de diversiones o en donde se vende algún tipo de comida colorida y dulce. La razón por la que esta confusión puede ocurrir, se debe a los vivos colores que visten el exterior de la catedral de San Basilio.

Esta obra arquitectónica causa curiosidad de conocerla, desde el momento en que ves una fotografía. Edificio semejante no se construirá jamas, así cuenta la famosa leyenda que trata de explicar como nació esta creación. Además de eso la interesante historia cuenta que Iván el Terrible (máxima autoridad en aquel entonces y quien ordenó la construcción de dicho edificio), dejo ciego la arquitecto para que no pudiera copiar en lo más mínimo esta obra. Una joya irrepetible.

Nueve capillas son las que componen la catedral de San Basilio, todas son de suma importancia para los feligreses que visitan fielmente aquel centro espiritual, ya que cada una guarda un significado especial. Cada capilla simboliza a diferentes santos, que tienen su día festivo en el calendario ruso. Para el rey Iván el Terrible bautizar estas capillas con estos nombres, fue una forma de agradecimiento a estas figuras espirituales, por sus batallas ganadas en su momento de poderío.

 

Los visitantes de la Plaza Roja en Moscú, además de poder visitar la catedral de San Basilio, pueden caminar con libertad, disfrutar de aire fresco, y notar la linda combinación que existe entre el cielo los colores de tan bella creación artística con casi 500 años de historia.

El año esta finalizando, debes de poner en tu agenda de viajes del año próximo, como destino Moscú, Rusia y por supuesto, adentrarte en la catedral de San Basilio.