Inicio Ritmo Personal Espacios Una escapada de cinco estrellas

Una escapada de cinco estrellas

la casa del presidente en ávila

La Casa del Presidente en Ávila

La muralla de Ávila, que rodea el casco antiguo de la ciudad, sirve de telón a una de las escenas hoteleras más idílicas de Madrid. Imagínense hospedarse en un lugar que presenció parte de los hechos más importantes de la historia política española, interesante, ¿No? Pues les contamos que pueden vivir los placeres que disfruta un primer mandatario con todo el confort debido. ¿Sería posible? Por supuesto.

La Casa del presidente, en Ávila, un hotel boutique de cinco estrellas que incita a realizar un espléndido escape, para gozar de la suntuosidad de la naturaleza, aún inmerso en la metrópoli. Su nombre se debe a que fue la antigua residencia de verano del gobernante de España, Adolfo Suárez, uno de los más respetados a finales del siglo XX.

Residencia de momentos memorables 

Cada espacio de este hostal es una oda al carácter pacifista y humanista del primer presidente de la democracia de esa nación, que lo convirtió en una de las figuras claves de la transición española, proceso que culminó la dictadura de Francisco Franco. Igualmente, rememora un escenario de diplomacia en el que se vieron desfilar importantes figuras del ámbito gubernamental, empresarial y social.

Aquí se vive un ambiente cálido y acogedor, protagonizado por una estela de elegancia y lujo sin estridencias. Su mobiliario lo integran sillones chéster, muebles antiguos teñidos de negro antracita, conjugados con la sobriedad impregnada en los rincones, donde se destila un aroma amaderado de Bulgari.

La bienvenida a esta hermosa posada te la da el viejo despacho de Suárez, que ahora es la recepción, y en sus alrededores hay unos salones con chimeneas, ideales para la lectura de un buen libro, siendo mejor si se acompaña con un exquisito vino.

Un total de 10 habitaciones, dos Deluxe, cinco Junior Suites y tres Suites, invitan a un pleno descanso, desde donde se avista la impetuosidad de la Madre Naturaleza que alberga la Sierra de Gredos. Asimismo, ostenta una piscina exterior destinada a un rico chapuzón, mientras se toma el sol.

Pero la gastronomía no se queda atrás, ya que ofrecen un menú variado que enlaza lo gourmet con la cocina audaz, imperando los productos frescos de la región. Sin dudas, una experiencia única en el corazón de Ávila.