Inicio Entrevistas -Portada- Estrellas que engrandecen nuestro ritmo.

Estrellas que engrandecen nuestro ritmo.

José Antonio Molina Y Milly Quezada

Grandiosos 

José Antonio Molina Y Milly Quezada

Un interesante dúo que da lo mejor cuando de nuestro merengue y de música clásica se trata. El próximo 30 de noviembre, en la Plaza España, durante la gran Gala de Navidad que ofrecen Listín Diario, la Alcaldía del Distrito Nacional, junto con otras empresas e instituciones, ellos demostrarán el porqué de esta afirmación.

fotos Sahira y Gerber estilismo Eddy Gómez y Giovanna Vásquez Podestá vestuario Michelle Reynoso (vestido de portada creado exclusivamente para la ocasión), y Tapiruj joyería Luna de Crystal peluquería Elvira Sepúlveda maquillaje Jhonaly Make Up Studio asistente de maquillaje Avis Vásquez locación y agradecimientos Casa Alegre y El Catador

Estar consciente de que se ha logrado éxito en lo que se hace y mantener la esencia de lo que se es, ahí radica la verdadera grandeza, en ser humildes a pesar de lo alto que se pueda estar. Es posible que se haya dicho esto millones de veces, pero no me canso de escucharlo, tampoco de repetirlo. Por el contrario, cada vez que personas tan admirables y talentosas como nuestra “Reina del Merengue”, Milly Quezada y el gran maestro José Antonio Molina, me reconfirman ese pensar; mayor es mi ánimo para continuar expresándolo. Con su accionar, ellos nos han dejado claro que no hace falta, ni es necesario minimizar a los demás para ser o sentirnos grandes.

En esta amena conversación que sostuvimos con ambas estrellas, pudimos constatar que ellos profesan esa ideología y virtud, más con el ejemplo que con las palabras, porque se trata de acciones. Le invito, querido lector, a sentir la grandeza de la cual hacemos referencia, en las palabras de estas dos distinguidas personalidades de nuestro país, quienes han respondido con el corazón a cada interrogante nuestra. ¡Disfrútela!

“Cuando siento la sensación de haber escrito yo mismo la obra que acabo de interpretar, sé muy dentro de mí que será un concierto verdaderamente memorable”.

 

RS: La mayoría entiende que la música en la vida de alguien asociado a este pilar del arte, lo representa todo para esa persona, pero ¿podría el maestro decirnos qué representa la música en su vida? ¿Qué significa para él?

José Antonio Molina: La música es la razón y esencia de mi existencia. Ser músico trasciende al privilegio de nacer con talento o vocación artística; es una actitud ante la vida. Un vínculo y compromiso innegociable con la excelencia.

RS: ¿Cuál es su mejor momento para componer o escuchar música?

JAM: Mis horas más fértiles y productivas, creativamente hablando, son las primeras horas del amanecer. Escuchar música muy adentrada la noche.

RS: Usted viene de una familia de artistas, pero no siempre seguimos los pasos profesionales de nuestros padres. ¿Cuándo se percata de que quería seguirles, que quería ser músico, director?

JAM: Nunca escogí seguir los pasos de mis padres. La música ha sido un regalo de Dios tan orgánico y visceral como la vida misma. De hecho, no puedo recordar cuándo comenzó una o la otra. Desde que tengo uso de razón han coexistido en mi ser para ir construyendo, paso a paso, el hombre y el músico que soy hoy. Sin una, no tiene razón de ser la otra.

RS: ¿Qué siente Molina cuando, desde el podio, revuelve su batuta? ¿Qué representa ese momento?

JAM: Al subirme al pódium a dirigir, siento en mi alma que se dio el milagro. Siento a un duende revolotear y dar volteretas dentro de mi corazón. De ese trance… solo aterrizo a la realidad con la última nota de la obra que esté dirigiendo. Solo cuando siento la sensación de haber escrito yo mismo la obra que acabo de interpretar, sé muy dentro de mí que será un concierto verdaderamente memorable e irrepetible.

RS: El momento de mayor felicidad para usted… ¿cuál es?

JAM: Mi filosofía de vida siempre ha sido que la felicidad, en términos absolutos, es una verdadera utopía; se puede ser feliz cada día de nuestras vidas, cuando nos vamos a la cama cada noche con el alma limpia y la conciencia tranquila.

RS: ¿Qué sería la humildad en las palabras del maestro?

JAM: La humildad es la verdadera fortaleza de los hombres y mujeres que nacieron realmente grandes. De niño aprendí que los hombres son más altos cuando están de rodillas ante Dios.

RS: ¿Qué significan Papa Molina y Josefina Miniño en su carrera?

JAM: Papa y Josefina. Para describir el significado de mis padres, tengo que hacerlo necesariamente desde un sentimiento de celebración y júbilo por ser el fruto de un hermoso maridaje entre la música y la danza. La humildad y la grandeza siempre han caracterizado sus vidas, su legado e intachable impronta artística. Como músico, he tenido el inmenso privilegio de estudiar, reestudiar y coexistir toda mi vida profesional con las obras de los más grandes compositores del repertorio sinfónico universal, desde Bach hasta Bartok.

Sin embargo, no ha habido ni habrá otro músico más importante en mi vida que mi adorado padre, el maestro Papa Molina. De igual manera, celebro y doy gracias a Dios por haber llegado a este mundo en un lienzo danzante, lleno de gracia y carisma, el vientre de mi madre Josefina Miniño, una mujer inmensa e irrepetible, quien como madre virtuosa, con sus enseñanzas, me enriquece y me transforma cada día de mi vida y me invita a no desmayar en mi constante travesía hacia la conquista de la excelencia.

RS: Usted ama la música clásica, aún viniendo de un hogar que aboga por el arte popular. ¿Esta es la razón por la cual le vemos disfrutar tanto y entregarse en cuerpo y alma al dirigir un merengue sinfónico?

JAM: Así es. La música popular es un insumo endémico en mi formación como músico, es parte de mi ADN. Nací en un nido exquisito de música y danza popular. Y para mí ha sido una de mis grandes bendiciones como músico clásico. Esa sinergia entre la versatilidad y espontaneidad que trae de manera intrínseca la música popular y la rigurosidad de una sólida formación académica como artista clásico han hecho de mí, el músico que siempre soñé ser.

RS: ¿Qué significa la Navidad para usted?

JAM: La Navidad es la celebración de celebraciones. Al conmemorar la llegada del Mesías, nace en mí el Rey de Reyes en cada Navidad, y así cada año se fortalece más y más mi fe inquebrantable por nuestro Señor Jesucristo. Época de reflexión, de cosechar todo lo sembrado durante el año, y solo entonces, suelto a volar esa águila imperial que siempre ha habitado en mí, cargada de propósitos, sueños y proyectos para el año venidero.

RS: Para la familia Listín Diario es un gran honor acompañarse por segunda ocasión de una eminencia como el maestro José Antonio Molina, en su segunda Gala de Navidad. ¿Qué significa para usted ser parte de un evento que derrocha alegría y cultura para la sociedad dominicana?

JAM: No tengo palabras para describir el altísimo honor y sentimiento de gratitud a la familia Listín Diario por entender que soy el músico idóneo sobre el cual descansa la responsabilidad artística y musical de este evento, que se ha convertido ya en una hermosa tradición donde miles de dominicanos esperan, año tras año, ese concierto como regalo de Navidad en las mismas entrañas de nuestra Ciudad Colonial.

RS: En esta ocasión estará bajo su batuta la reina del merengue. ¿Qué espera lograr de esta dirección y encuentro entre Milly Quezada y la Orquesta Sinfónica Nacional?

JAM: Hacer música sinfónica popular al más alto nivel junto a la reina del merengue Milly Quezada es más que un inmenso privilegio, es el mejor testimonio del músico 360 que siempre quise ser, un músico sin barreras de géneros ni de tendencias musicales, solo un fiel militante de la música exquisita, hecha con criterio y apego innegociable a la excelencia. Les traigo una Milly Quezada que el mundo aún no conoce la noche del 30 de noviembre de este año.

RS: Usted ha obtenido éxitos a lo largo de su carrera, pero ¿cuál ha sido para usted el mayor logro?

JAM: Definitivamente haber colaborado con uno de los más grandes tenores de todos los tiempos, Luciano Pavarotti, mereciendo de él la distinción de ser su principal arreglista y director de los conciertos en Módena, Italia, “Pavarotti and Friends” por casi una década.

RS: Además de la música clásica, ¿de cuáles ritmos disfruta el maestro?

JAM: Amo el jazz con pasión y soy el más grande fanático de nuestra música folklórica.

Por eso, más de un 80 % de mis composiciones sinfónicas están inspiradas o sedimentadas en nuestros ritmos autóctonos.

RS: ¿Cuál es la pieza o concierto musical que más le deleita?

JAM: La obra que más amo, la cual tiene un sitial privilegiado en mi repertorio y en mi corazón es la Sinfonía No. 6 de Tchaikovsky (La Patética).

RS: ¿Alguna anécdota que nos quiera compartir de su trayectoria profesional?

JAM: La más reciente fue dirigiendo aquí en el país. En medio del clímax de una gran sinfonía, en uno de esos gestos típicos en mí, se me rompió el frac en la espalda, todo el público se dio cuenta y me lo comentan hasta el día de hoy. Parece que ese mes le había dado muy duro a los hierros y me puse muy roca(risas).

RS: ¿Cuáles son esas cosas de las que Molina más disfruta?

JAM: Definitivamente mi familia. Mi esposa Carolina, mis hijos Adrian, Alex y Arianna, mi nieta Camila que me tiene simplemente derretido a sus pies cuando logro conquistarle a llenarme de vida con una sonrisa, robarle un beso en sus buchitos y me permite navegar en los profundos océanos que encuentro en sus pupilas cuando la miro fijamente a los ojos, solo entonces en ese instante me siento el ser más bendecido del planeta. Compartir con mis padres en nuestra casa y disfrutar de las cosas más cotidianas y sencillas de la vida. Solo en compañía de ellos me siento blindado y totalmente invulnerable.

RS: ¿De qué manera cree usted que la música clásica puede calar en aquellos estratos en los que no ha logrado penetrar?

JAM: Siempre he sido un abanderado de que la música clásica no fue concebida por los grandes maestros para el consumo de una élite. No es un privilegio de un sector de la sociedad, sino un derecho que tienen todos los ciudadanos de nuestro país.

En ese sentido, hemos hecho de este un tema neurálgico en nuestra gestión al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional; hemos traído miles de jóvenes de escuelas públicas y colegios a participar de nuestros conciertos educativos en el primer cuatrimestre de cada año, pues nadie puede amar de lo que no conoce.

A partir de diciembre de este año, Dios mediante, estaremos haciendo conciertos en los barrios de la capital y en el interior, de manera especial en aquellos sectores populares más vulnerables. Creo firmemente en el poder que tiene la música como herramienta sociocultural para sanear, enriquecer y transformar nuestra sociedad, de manera especial a las jóvenes generaciones.

CONFESIONES

ÍNTIMAS

Una pieza… Novena sinfonía de Beethoven

Un cantante… Luciano Pavarotti

Un músico… Papa Molina

Bailar…  Josefina Miniño

Un instrumento…  El piano

Un libro…  La Biblia

Un plato… Arroz con camarones

Una ciudad… Nueva York

Un lugar… Mi hogar

Un país… República Dominicana

Frase de vida o batalla… “Cuando siembras semillas de amor eres tú quien floreces”

Le inspira… La gente y el amor por la gente. Amo la gente más aún que la música misma. Por eso celebro cada día haber nacido  músico, es la manera más directa y hermosa de impactar, conectar y transformar a la gente.

Artista o director orquestal… Leonard Bernstein.

“La navidad nos recompensa  porque nos brinda la oportunidad de poner alegría en los corazones de los dominicanos”.

 

RS: Ya es Navidad, tiempo en que Juanita siempre llega a alegrar las fiestas de los dominicanos. ¿Qué representa esta época para Milly Quezada?

Milly Quezada ¡Oh! Me parece que igual que a toda la clase artística de música popular dominicana, es una temporada de mucho ajetreo que felizmente nos recompensa porque nos brinda esa oportunidad de poner la alegría en los corazones de las familias dominicanas. No me deja de sorprender como “Juanita” sigue firme luego de haberla grabado hace más de tres décadas, y es la “campanita” que anuncia que entramos en estos días festivos irresistibles. Es una gloriosa bendición que Dios me ha regalado y que no dejo de agradecer todos los días de mi vida.

RS: ¿En dónde está y hacia dónde va Milly Quezada, tanto como persona como profesional?

MQ: Vivo una etapa que catalogo como “abuelitis” aguda… gozándome a todo dar a Mia de 11, Mariah de 8 y a mi “llaverito” de 18 meses Ella Jayne. ¡Que deleite tan hermoso es ser abuela! Como profesional, estoy en mi mejor etapa porque este 2018 ha sido muy productivo. He participado en dos películas, “Hermanos R.D.” de Archie López y “Juanita” de Leticia Tonos que saldrá a la luz diciembre 27, en el país.

Igualmente hemos ido produciendo lo que será mi producción #34 con colaboraciones tales como Anthony Santos, Gilberto Santa Rosa, Maridalia Hernández, Fefita la Grande y el tema que actualmente goza de un millón de “views” en YouTube titulado “De colores” junto a Vladimir Dotel de “Ilegales”. También incluyo un tema compuesto por mi hijo Anthony Vásquez, titulado “Que lluevan corazones” en arreglo de Janina Rosado, y el tema de la película “Juanita”, que he compuesto con arreglo musical de Dionis Fernández titulado “Juanita no come cuento”. Esperanzada en sacar esta producción hecha en dominicana con autores y arreglistas dominicanos, para inicios del 2019, el disco hará un homenaje a la eterna Casandra Damirón quien cumpliría 100 años a la salida del disco. Todo esto sumado a una agenda de actividades dentro y fuera del país que, a mucha honra, desempeño como embajadora de nuestra mejor expresión musical que es el merengue!

“No encuentro las palabras para describir mi emoción y mi agradecimiento por tan gloriosa invitación, como la de participar de esta gran gala de navidad que lleva alegría al pueblo dominicano”.

RS: Siempre hemos visto a una Mily Quezada alegre, sonriente y fuerte. ¿Ha dejado esto de ser así en algún momento?

MQ: Con la longevidad vivimos lo bueno y lo malo de la vida y a mí me ha tocado vivir ambas. La jovialidad y energía de los 70 y 80 junto a la orquesta “Milly, Jocelyn y los vecinos” es notoria en todos esos videos de esa época dorada del merengue donde solíamos estelarizar el “Show del Mediodía” en Navidad. Yaqui Núñez del Risco nos impulsó a esa popularidad emblemática y “sudábamos” energía pura. Mis hijos: Miguel, Anthony y Rafael puntualizan la diferencia en las fotos y videos de Antonio con este tiempo donde estoy más madura y naturalmente que les confío, como decía mi madre, doña Australia Quezada Vda. Borbón: “¡Los años no duelen, pero pesan!” (risas).

La alegría ha sido mi lema a lo largo de toda mi carrera artística, pero esa ingenuidad y convicción de que éramos eternos en nuestra primera etapa ha dado paso a una más pausada y reflexiva actitud de vida personal y musical. He conocido de cerca grandes logros y también grandes pérdidas que moldean mi personalidad y mi carácter.

RS: ¿Cuántas coronas ha recibido la reina del merengue y cuál considera la más importante?

MQ: Creo que cada premio, cada reconocimiento a lo largo de mi carrera tiene un incalculable valor porque coronan muchos sacrificios y dedicación al arte popular musical y, por ende, a la República Dominicana. Desde aquellos premios “Dorados” hasta los Latin Grammy” de este tiempo, acentúan y reconfirman nuestro aporte musical al país y al mundo. Siempre catalogué a mis tres hijos como “mi mejor merengue” , pero ¡ay de ellos! al regalarme estos tres tesoritos de nietas porque en ellas encuentro unas coronas que me alegran la vida y me dejan ver un amor incondicional inapreciable, que catalogo como la máxima corona.

RS: ¿De qué forma cantar merengue ha impactado o cambiado su vida?

MQ: El más importante impacto del merengue a mi vida fue descubrirlo como mi mejor medicina. En 1997 me reencontré con mi música, haciéndole un disco homenaje a mi fenecido esposo, Rafael Vásquez (1951-1996) “Hasta siempre”, producido por la disquera Sony Music con Henry Jiménez y mi hermano y director Rafael Quezada. Me sorprendió que durante su grabación, y en los “performances” subsiguientes, cantar merengue, bailarlo y brindar mi corazón en el escenario resultó ser mi mejor medicina para “revivir” y retomar esta carrera musical.

El público me esperaba y ya no volví atrás. Aquellos días de tristeza y luto se tradujeron en una misión de alegría para mí y para mi país que, a 20 años de retorno de la mano de Pedro Núñez del Risco como mánager, vamos cosechando éxitos, premiaciones y realizando grandes eventos! Alguien debiera escribir un libro inspiracional que se titule “Merenguito para el alma! (Risas).

RS: ¿Qué siente la reina cuando llega a los escenarios y ve a un público, por lo regula eufórico, que espera con ansias cantar y bailar junto con ella?

MQ: La anticipación de subir al escenario trae consigo nervios propios de esa adrenalina que empieza a producirse justo antes de entrar en acción. ¡Esas “maripositas” nunca dejan de aletear! Pero una vez suenan las primeras notas de tu repertorio, todo se disipa y entra en acción la más deliciosa dinámica entre el público y tú. Yo voy absorbiendo cada risa, cada aplauso cada “corillo” que se forma a lo largo de mi participación… me lo vivo y es justamente eso lo que recarga mis pilas artísticas y se convierte en mi inspiración para seguir adelante.

RS: Para la familia Listín Diario es un gran honor que una gloria de nuestra ritmo nos acompañe en la Gala de Navidad para deleitar a la sociedad dominicana con buena música. ¿Qué significa para esto para la reina?

MQ: ¡Uff! Que no encuentro las palabras para describirles mi emoción y mi agradecimiento por tan gloriosa invitación. Una distinción sin límites; un voto de confianza al desarrollo de esta carrera que me ha brindado tantos momentos hermosos. El maestro José Antonio Molina, junto a la Sinfónica Nacional acompañándome en los más emblemáticos temas de mi repertorio… hasta ayer era como que “pedir demasiado”. Era una petición ambiciosa.

Hoy esta invitación hace realidad un sueño. Es tanto así, que inmediatamente le comunique la noticia a mi hermana y a mi mejor amiga. Y rápido les dije a mi hermana, hoy pastora Jocelyn Arias y a Inés Figueroa en Puerto Rico que las quiero sentada gozándose conmigo esta indescriptible experiencia musical. Mi deseo hubiese sido que toda mi familia estuviera en primera fila, pero hay compromisos y obligaciones que les impiden estar. Será una velada con muchos matices emocionales, muchas memorias que subirán a flor de piel y que prometo será para todos los presentes una noche inolvidable.

RS: ¿Qué expectativas tiene usted de estar bajo la dirección del maestro Molina y acompañada de la Orquesta Sinfónica Nacional?

MQ: Al maestro José Antonio Molina nos une una mutua admiración y amo a su familia, doña Josefina Miniño y su esposo don Papa Molina. Estoy emocionada hasta lo último, y cuando el maestro me ve hiperventilando, me tranquiliza con su singular sonrisa y me dice “todo será espectacular”.

Es que no hubiera imaginado jamás una experiencia sinfónica como lo que se está preparando para Navidad. Serán temas tradicionales norteamericanos que deleitaron mi niñez en los Estados Unidos, así como los temas emblemáticos navideños que alegran mi país en cada una de mis presentaciones, pero con un acompañamiento magistral de los más excelentes músicos de mi país. ¡No puedo pedir más! Una experiencia sublime que me ennoblece y me lleva a dar gracias a Dios por todo y por tanto.

RS: ¿Cuál es su momento de mayor felicidad?

MQ: Bueno, como dice el tema “Volvió Juanita” al principio: “¡Ahí vieneee!”. Serán las noches con la Sinfónica Nacional junto al maestro José Antonio Molina. En el orden personal, mi momento feliz llega con la risa jocosa de mi bebé nieta Ella Jayne, que aún no habla, pero que al verme llegar me dice “abilaaaah” cuando entro a la casa maletica en mano… como dicen los americanos: “priceless!” En buen dominicano: ¡eso no tiene precio!

CONFESIONES

ÍNTIMAS

Una pieza De vestir… Mi cama vestida en seda y mullidita para acurrucarme en invierno

Un cantante… Marcela Gándara (mexicana); Isabel Valdez (dominicana)

un músico… Mi hermano mayor Rafael Quezada, mi director y primera trompeta, arreglista de los grandes éxitos de mi carrera en el grupo Milly, Jocelyn y Los Vecinos como “Volvió Juanita”, “La Guacherna”, “Tengo” y un centenar de temas más del grupo

Bailar… Salsa. salsero favorito… Gilberto Santa Rosa y El Gran Combo de Puerto Rico

Un libro… Salmo 91, La Sombrilla de Protección de Dios de Peggy Joyce Ruth

Un plato… Linguine con Clam Sauce; sancocho empata!

Una ciudad… Roma, Italia

Un lugar… Las playas del Este de República Dominicana, ¡amo sus playas!

Un país… Israel, específicamente Jerusalén, que visité en este año caminando muchas rutas donde Cristo predicó e hizo milagros: ¡maravilloso!

Una Frase… “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipense 4:13.