Inicio Entrevistas Internacional Jo Endoro

Jo Endoro

Jo Endoro

La perfección de un escultor para la posteridad

fotos Fabrizio Ruffo

Sus esculturas, al igual que sus pinturas, representan la evocación más sublime del arte. La claridad, la pureza de su obra y el equilibrio forman parte esencial del trabajo de este artista neoclásico, que se ha inspirado en uno de los más grandes escultores europeos: Antonio Canova, a quien considera maestro y musa de cada una de sus piezas.

El talento artístico de sus manos y su pensamiento es la más clara representación de sus ideas, la cual logra plasmar con gran habilidad a través de cada una de sus pinturas, haciendo evidente su amor por la naturaleza. Y es que la técnica que utiliza de trabajar con materiales reciclados, marcan tan solo el inicio de un proceso totalmente distinto al que conocemos en una pintura clásica.

Su estilo, inspirado en la antigua Grecia, nos envuelve a cada paso que damos mientras conocemos su atelier; los cuadros y las esculturas talladas totalmente a mano y con una técnica única, donde se extrae el aire para conservar, a través del tiempo, su extraordinaria obra, nos muestran un trabajo totalmente innovador. Una pasión que vio la luz cuando apenas era un niño y se descubrió, observando en la tienda de su padre, los materiales que proveían a los artistas y cómo estos le obsequiaban el arte a su padre.

De sus talentosas manos dio vida a numerosas esculturas, todas inspiradas en personajes griegos, primero utilizando moldes y luego trabajando en mármol. Posteriormente, en la adolescencia, nacería su inquietud por la pintura y por la utilización de materiales reusables como la madera.

Esta libre expresión de pensamiento se conjuga con su amor por el arte, ese que se expresa en un proceso excepcional donde el artista y la obra se convierten en el centro de todo y cuya finalidad va más allá de la venta de la obra. El mundo era observado por él en sus años de niñez cual si fuera película antigua: blanco y negro, y es posible que desde esa percepción y quizás aún sin descubrirlo, Jo Endoro se encaminará a desarrollar este arte neoclásico que utiliza como material principal el mármol. La energía positiva de nuestro país, conjugado con el favorable clima de Casa de Campo, le envolvió y se ha vuelto sede para acoger las creaciones de este amable caballero proveniente de Italia.


El mármol blanco estatuario de Carrara es el material que da vida a su obra, un componente autóctono, extraído de las canteras de los Alpes Apuanos en Carrara, Italia. Es precisamente la sutileza de este material, junto al talento del artista, que delinean un suave difuminado que se entremezcla con la nitidez del blanco y nos permiten apreciar un perfecto acabado y una textura natural en cada una de las esculturas de Jo Endoro, sin dudas, un delicado trabajo que transmuta el arte y define en su obra la personalidad y versatilidad del artista.


Se confiesa una persona introvertida y familiar, que busca, como único reconocimiento, que su obra sea distinguida, ya sea por la forma o por la técnica que utiliza, pero que al observar una de sus esculturas o sus pinturas uno reconozca a Jo Endoro. Y es que el arte, para él, es valor y cultura.