Inicio Entrevistas Internacional Ignacio Arzuaga

Ignacio Arzuaga

INTERNACIONAL.

Enfocado.

Ignacio Arzuaga

Su amor por el vino es de herencia. hoy día es gerente del negocio familiar: bodegas Arzuaga y Navarro, una de las más importantes de España y que en la actualidad se encuentra presente en más de 60 países, incluyendo República Dominicana.
Entrevista: Milagros De Jesús / Fotos: Julio César Peña

Tímido al ser cuestionado sobre cómo se definiría a sí mismo, entre una breve, pero acentuada sonrisa, nos dijo que no quisiera caer en el egocentrismo al contestar nuestra pregunta, pero accedió diciéndonos que es una persona simple, que ama la tierra donde nació, y que podría vivir en cualquier parte del mundo, pero lo hace en el mismo lugar donde se encuentra localizada su bodega, debido a que le gusta el campo, la gastronomía, compartir con sus amigos y hacer deportes al aire libre, por lo que expresa, además, que es un privilegio hacerlo en torno a sus viñedos.

“Las personas que estamos inmersas en el mundo del vino, amamos mucho nuestro trabajo porque quien trabaja en esta área, nunca se olvida de sus productos, ya que en un compartir con amigos y familiares siempre hay vino”.

“Lo que más me apasiona de mi trabajo es que me reconozcan,  poder entrar a un restaurante en República Dominicana y ver una botella de vino de mi bodega en la mesa de una persona que no me conoce para nada y ver que está consumiendo mi producto, pues eso me enorgullece bastante, pero asimismo, ir a una feria y que la gente me felicite por hacer mi trabajo, para mí no hay cosa más bonita que esa”, narra. Sin embargo, cuenta que le ha resultado un poco difícil encontrar el balance ideal para conllevar su relación familiar, estando al mando del negocio familiar, por lo que asegura que a pesar de que su puesto demanda mucho tiempo, trata de buscar el espacio preciso que le brinde esa libertad de compartir con sus hijas, al igual que con su actual pareja. 
 
Al describir la filosofía de elaboración de sus productos, procura siempre que se hagan de dos formas: primero, que sea artesanal y segundo, lo más natural posible, porque desde sus inicios han trabajado a mano, y en el caso de la fermentación pues utilizan la esencia en sí que constituye la uva, o sea que no usan elementos externos, y luego para completar el proceso, pues tratan de que sean bien gastronómicos para que se puedan disfrutar amenamente con la comida.
Cuando hablamos de cuál es ese toque especial que le impregnan a sus vinos, afirma que la fórmula de hacerlos, todo el mundo la conoce; al final, lo que los distingue de otros es la tipicidad que se da gracias al terreno y espacio natural que poseen y su fino proceso de elaboración. Por tal razón, es que los productos Arzuaga tienen una personalidad propia.

Considera que las expectativas de los que han tenido la oportunidad de  probarlos se han cumplido, debido a que sus productos tienen buena aceptación, ya que están hechos pensando siempre en el gusto del consumidor.
“En la actualidad, nosotros estamos haciendo un vino blanco, un rosado y ocho tipos de vinos tintos, y cada uno está destinado para diferentes ocasiones, ya sea para las tapas, para tomar todos los días y para maridar con la comida”.

Novedad.

Hace algunas semanas el señor Arzuaga estuvo de visita en República Dominicana, donde formó parte de la celebración de la octava versión de la Gran Cata de El Catador, y en el que sus vinos integraban el centenar de productos más importantes del mundo.