Inicio Ritmo Personal Espacios Una joya histórica en las aguas venecianas

Una joya histórica en las aguas venecianas

Hotel Aman Venice

ESPACIOS. 

Hotel Aman Venice

fotos Fuente externa

Italia es reconocida por el esplendor de su arte y cultura; al igual, es famosa por los numerosos monumentos que la integran y que se encuentran impregnados de una belleza e historia impresionante. Es un país que, sin duda alguna, deja enamorado a todo el que lo visita, en especial, a una de sus más hermosas y románticas ciudades: Venecia.

Recorrer en pequeñas embarcaciones sus diversos rincones, resulta ser una experiencia religiosa… En esta histórica urbe existe un lugar sumamente agradable que invoca a una íntegra relajación al estar inmerso en la magia imperante del siglo XIX. Un viaje en el tiempo es la frase exacta que define al hotel Aman Venice.

Para acceder a este lujoso y encantador hostal, que está conformado por cinco niveles, se debe ingresar a través del Gran Canal, por un muelle que va directo a la recepción, que posee altos y frescos techos, motivos en relieve, y una escalera que te lleva al siguiente piso. El salón principal dispone de ventanales que muestran privilegiadas vistas al canal, al igual que la sala amarilla y rouge, que destacan por sus colores.

Los huéspedes podrán descansar en habitaciones que son todas suites (en total son 24), las cuales están decoradas con refinados elementos retro, combinados con muebles modernos que aportan belleza y elegancia a cada espacio del lugar. Asimismo, los que asistan a este suntuoso palacio podrán disfrutar de la tranquilidad en momentos en que leen un libro en su opulenta biblioteca.

Al caer la noche, los invitados podrán degustar de un extenso menú de bebidas y aperitivos nocturnos que se sirven en su acogedor bar que cuenta con un salón de baile. Las paredes de este espacio están forradas con seda roja brillante y engalanada con una lámpara imperial. Si deseas gozar de una vida de lujo al más alto nivel, Aman Venice te espera.

Una de las familias burguesas más ricas de Venecia eran los Coccina, quienes construyeron, en 1550, este palacio en la mejor zona de la ciudad. El palacete fue diseñado por el arquitecto Giangiacomo de’Grigieste. En el siglo XIX, los hermanos Nicolo y Angelo Papadopoli Aldobrandini lo compraron, por lo que se llamó Palazzo Papadopoli. Ellos lo transformaron y su restauración se la encargaron a Michel-Ange Guggenheim, uno de los representantes del Neorrenacimiento y del Rococó. De esa renovación tan exquisita, se puede disfrutar aún hoy en muchos rincones del hotel Aman Venice.