Inicio Whispers El príncipe Harry y Meghan Markle mantendrán el nacimiento de su bebé...

El príncipe Harry y Meghan Markle mantendrán el nacimiento de su bebé “en privado”

Harry y Meghan

A través de un comunicado del Palacio de Buckingham, los duques de Sussex anunciaron que el nacimiento de su bebé se mantendrá en discreción, dejando claro que la prensa y sus seguidores no verán la famosa fotografía de Meghan saliendo del hospital con el recién nacido en brazos, costumbre por la que han pasado todas las mujeres que pertenecen a la monarquía británica.

“Sus Altezas Reales han tomado la decisión personal de mantener los planes alrededor de Harry

Meghan la llegada del bebe en privado. El duque y la duquesa ansían poder compartir noticias excitantes con todos una vez que hayan tenido la oportunidad de celebrar en privado a la nueva familia”, explica el comunicado.

De esta manera Harry y Meghan comienzan a crear su propio modelo alternativo de Royals. Recién mudados a Frogmore Cottage, el regalo de bodas de la reina con sus 10 habitaciones, 14 hectáreas y un lago, ellos tienen un proyecto diferente. Si no hay inconvenientes, el bebé nacerá en casa, en las cercanías del palacio de la reina en Windsor. De lo contrario, podrían elegir el hospital público de Frimley Park, al lado.

De ser esta la elección, Meghan estaría acompañada por una partera y, en caso de ser necesario, por los dos médicos de la Casa Real, especialistas en riesgo. La duquesa se suma de esta forma a una moda en Londres y en California que apoyan el parto natural. Aunque el embarazo se ha desarrollado normalmente, la ex actriz tiene 35 años y podría necesitar una anestesia epidural o correr el riesgo de un nacimiento prematuro. Se espera que su madre, especialista en yoga, se encuentre durante el parto.

“Esta es su opción favorita, pero depende de como evolucionen las cosas”, dijo una fuente cercana a los RoyalsLas opciones para ayudar en este nacimiento natural y sin dolor son varias: un baño tibio, impulsos eléctricos para reducir el dolor, una piscina de partos especial o hipnosis, porque la californiana Meghan cree en terapias alternativas, como el príncipe Carlos y la reina.

Su antecesora en esta costumbre fue justamente la reina Isabel, que nació en la casa de sus abuelos en Mayfair, y luego tuvo a sus cuatro hijos en el palacio de Buckingham o en Clarence House, sin hospital de por medio.