Inicio Entrevistas -Portada- Guiomar Álvarez de Toledo

Guiomar Álvarez de Toledo

guiomar

LEGADO.

“El arte es terapéutico, me calma y me da felicidad”

Su paso por esta tierra bendita de primacías le tenía un gran reencuentro emocional con su sangre y raíces, y la oportunidad maravillosa de dejar un legado a las próximas generaciones. En la iglesia de Santa Bárbara de los Hombres de la Mar, el universo le reserva la perpetuidad de sus trazos, a esta descendiente de la primera virreina del Nuevo Mundo y esposa del actual embajador de España, Alejandro Abellán.

fotos Robert Vásquez maquillaje Avis Vásquez Make Up dirección creativa Patricia Álvarez Du-Breil locación Iglesia de Santa Bárbara de los Hombres de la Mar agradecimientos Juan Gilberto Núñez

Esta mujer, que llegó a estas tierras como esposa del embajador de España, Alejandro Abellán, ha sabido como nadie ganarse su espacio entre todos los dominicanos.
Su calidez, mirada franca y su preocupación y compromiso social nos robó el corazón desde que pisó nuestras primacías; y, a través de su arte, trazos y paletas de colores, descubrimos una artista hecha, llena de memorias de niñez, que nos deja un pedazo de su alma, de sus viajes y de su bitácora de vida.

Guiomar Álvarez de Toledo es un regalo para este país, un privilegio de gran sensibilidad estar frente a la descendiente de la primera virreina del Nuevo Mundo, doña María de Toledo y Alba. Así de misteriosos son los destinos que se entrelazan con un propósito cimero, donde España cobra vida y fuerza a través de sus acciones y donde, en su sonrisa, podemos intentar descubrir posibles rasgos de quien fuese la eterna defensora de nuestros indígenas.

La vida y los designios de Dios han querido que su paso por esta tierra no fuese fortuito, sino que dejase un legado de arte y amor a estas y próximas generaciones en señal de agradecimiento y de recordación permanente de su linaje.

La iglesia de Santa Bárbara de los Hombres de la Mar fue la iglesia escogida por la providencia para que su arte fuese eterno, como así de emotivo y lleno de hermosos colores serán los recuerdos que desde ya deja plasmado en nuestros corazones.

Ritmo Social: ¿Quién es y cómo se definiría usted?
Guiomar Álvarez de Toledo: Soy una persona que deseo ver otras cosas, de superarme a mí misma, de enfrentarme a nuevos retos. República Dominicana me ha dado la oportunidad de iniciar una nueva etapa llena de ilusión y nuevas oportunidades y visiones.
Siempre he sido una mujer independiente y eso me ha hecho ser una persona más libre. Creo que el no tener que darle cuentas a nadie ha hecho que pueda arriesgarme más. Cuando no tienes que demostrar nada, sino que ya estás contenta con lo que eres, hace que florezcan las mejores cosas. Además, he tenido la suerte de estar siempre respaldada por un marido y unas hijas maravillosas, sobre todo cuando aterrizamos en República Dominicana, donde tuve que volver a empezar desde cero.

RS: ¿En qué momento de su vida supo que el arte sería su inseparable compañero?
GÁT: Para mí, el arte es terapéutico, me calma, me da felicidad. Desde que tenía cuatro años, siempre me gustó jugar más con la pintura que con los juguetes. Supongo que es porque cuando éramos pequeños en casa, veíamos a mi madre pintar. Cuando mi madre murió, fue un gran golpe para mis hermanos y para mí. Fue a esa edad, con 13 años, cuando supe realmente que quería dedicarme al arte; es mi forma de expresarme.

RS: ¿Qué le inspira en su cotidianidad y cómo define sus trazos?
GÁT: La inspiración viene de mi vida, mis viajes, los libros que leo, mi estado de ánimo y últimamente del cielo dominicano y sus colores tan intensos. Mis temas preferidos son los animales y los niños, porque me gusta la mirada y la emoción que transmiten, en lo que últimamente reflejo al niño dominicano. Me gusta hacer a la gente pensar y puedan leer al modelo que pinto. Me gusta innovar y mezclar materiales, de distintas técnicas que ya existen, mezclándolas de forma diferente y creando algo nuevo.

Para mí, es importante utilizar materiales de primera calidad. Cualquier material empleado de manera inadecuada sobre las telas produce, a la larga, efectos insospechados y la obra podría deteriorarse con facilidad y convertirse en algo efímero. Me preocupa mucho. Nunca escatimo en emplear los mejores materiales y, de esta manera, obtener resultados óptimos en cada obra.

RS: ¿Desde cuándo vive en República Dominicana?
GÁT: Desde hace dos años, pero a mis amigos de aquí siento que es como si les conociera de siempre.

“Cuando no tienes que demostrar nada, sino que ya estás contenta con lo que eres, hace que florezcan las mejores cosas. Además, he tenido la suerte de estar siempre respaldada por un marido y unas hijas maravillosas”.

RS: ¿Qué le trae al país y valora de los dominicanos?
GÁT: Lo que más valoro de República Dominicana es que el calor y hospitalidad de los dominicanos haya hecho que me sienta como en casa desde el primer momento en el que llegué. Este destino ha sido, sin duda, un gran regalo.

RS: Usted fue seleccionada para perpetuar su legado pictórico en una de las iglesias más emblemáticas del país, que es Santa Bárbara. ¿Cómo se siente?
GÁT: Si me hubieran dicho hace unos años que iba a pintar la primera iglesia construida en las Américas, no me lo hubiese creído. Sin duda, ha sido un trabajo muy grato poder colaborar con Eduardo Selman, Rosanna Rivera y Juan Gilberto Núñez, ya que me dieron toda la libertad a la hora de pintar y solo puedo darles las gracias por incluirme en este proyecto. Poder pintar una de las capillas de la iglesia de Santa Bárbara es un orgullo y un honor para mí. Sin duda, este proyecto ha hecho que me autoexigiera más para intentar dejar el mejor legado posible en República Dominicana. Es una forma de celebrar la humanidad y ojalá, cuando la gente vean la capilla, puedan sentir la carga emocional que hay detrás de estos murales.

RS: Usted tiene una conexión personal con un personaje histórico de la época del virreinato de los Colón en la isla. ¿Qué se siente vivir en Santo Domingo y llevar la sangre de doña María de Toledo y Alba?
GÁT: Inevitablemente, hace que me sienta más identificada emocionalmente con la República Dominicana. El mundo en que hoy vivimos sería sencillamente incomprensible sin una referencia a lo que ocurrió en la República Dominicana hace ahora más de 500 años.

RS: ¿Cómo suelen iniciar sus días?
GÁT: Por las mañanas, cuando me levanto, lo que más me apetece es ponerme a pintar. Lo primero que hago es nadar en la piscina; es la manera de activarme y empezar el día con energía. Después, me encanta un buen desayuno, para mí es uno de los mejores momentos del día y, a continuación, ya me pongo a pintar mientras escucho las noticias. Pinto de lunes a viernes de 10 de la mañana a 7 de la tarde con 1 hora para comer, es la única forma de llegar a tiempo con los encargos y exposiciones que tengo previstas.

“Poder pintar una de las capillas de la iglesia de Santa Bárbara es un
orgullo y un honor para mí. Sin duda, este proyecto ha hecho que me autoexigiera más para intentar dejar el mejor legado posible en República
Dominicana”.

UNA VIDA
SOBRE LAS ARTES

Educación. Máster con el maestro Antonio López; Máster con el maestro Muñoz Vera;
Círculo de Bellas Artes, Estudio del Dibujo del Cuerpo Humano y Máster en Talleres del Prado en Madrid, España. Licenciatura en Bellas Artes en la Escuela Rohk Bruselas, Bélgica; y Estudio de la Pintura en Estrasburgo, Francia.

Exposiciones individuales recientes. Galería Principal Altos de Chavón en
2019, Palacio de Bellas Artes Santo Domingo en 2018, Casa de Subastas Fernando Durán,
Colegio de Veterinarios de Madrid, España y
Villalba y Valcárcel Sotogrande en Cádiz, España en 2017. Museo de Cáceres en Extremadura, España; y Galería Herraíz en Madrid, España en 2016. Plaza de Toros Las Ventas, en Madrid, España y Hotel de Extremadura en Cáceres, España en 2015 y
Hotel Marítimo de Sotogrande en 2014.

RS: ¿Qué valora y cuáles rasgos encuentra símiles con los españoles?
GÁT: En mi opinión, creo que los dominicanos y españoles somos muy similares. Creo que ambos le damos mucha importancia a que la familia se mantenga unida y cuidar y mantener a nuestros amigos. También creo que mantenemos unos principios éticos y valores humanos muy similares que, para mí, son la base de todo. Por último, diría que ambos países tienen una personalidad alegre, a ambos nos gusta salir mucho y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

RS: ¿Cuáles proyectos tiene en carpeta para exponer este año? 
GÁT: Mi próximo proyecto es exponer en la galería de arte de Altos Chavón en Casa de Campo durante este mes de abril, cuyas ventas serán destinadas, en parte, a la fundación Heart Care Dominicana.
En mayo, realizaré otra exposición en el MIREX junto con una escultora dominicana, que admiro mucho: Amaya Salazar.

Aunque un proyecto que me hace especial ilusión es poder colaborar con la fundación MIR y poder participar, por medio del arte, en resolver un problema social. Es una forma de intentar conseguir que el arte se perciba, de cierta manera, más sostenible y como una solución a una parte de la sociedad. Creo que poder mejorar el clima social a través del arte nos llena de orgullo a todos aquellos que pertenecemos a esta profesión. Por ello, en mi opinión, es un tema importante y al que hay que dedicarle atención. También tengo previsto una exposición en octubre en la Casa de España de Santiago de los Caballeros, con temas taurinos.

RS: ¿Qué es lo que más le atemoriza?
GÁT: El miedo no es una opción. No importa lo que pase en la vida. Creo que uno no debe comportarse como una víctima.

RS: ¿Qué significado tiene en su arte el blanco y el negro?
GÁT: Me gusta que dos colores clásicos se distorsionen; no es una idea atrevida, sino conceptual. Se trata de observar lo que ya conoces desde un punto de vista completamente novedoso.

RS: Usted, desde ya, está dejando un legado hermoso en este país.
¿Cómo le gustaría le recordásemos los dominicanos?
GÁT: Mi objetivo es conseguir que se fortalezcan los lazos entre España y República Dominicana y que ambos, juntos de la mano, sean considerados un ejemplo y un referente en acción social y empresarial. Creo que es un objetivo muy alcanzable porque cuando uno piensa por qué ambos países juntos no pueden serlo, uno no encuentra ninguna razón, solo basta con querer.

“Mi próximo proyecto es exponer en la galería de arte de Altos Chavón, en Casa de Campo, durante este mes de abril, cuyas ventas serán destinadas, en parte, a la fundación Heart Care Dominicana”.

CONFESIONES
íNTIMAS

Apodo: En España mis amigos, hermanos y primos me llaman Guio y mis sobrinos tía Guio.
Un color: El rojo. Para mí, simboliza pasión, energía y buena suerte. Es un color que transmite fuerza.
Una canción: Cantares, poema de Antonio Machado, cantado por Joan Manual Serrat.
Una ciudad: Madrid, es la ciudad donde crecí y donde están mis amigos de la infancia.
Un libro de cabecera. El Quijote.
A Dios, usted le pide cada día… Amor, como decía Mahatma Gandhi “Donde hay amor hay vida”.
La República Dominicana es… el Paraíso terrenal.
A usted le atrae… los ojos, la mirada de las personas… son el reflejo del alma.
Usted condena… que le pasara algo a mis hijas.
Un lugar para reflexionar… el mejor sitio sería caminando a las orillas del mar.
Frase de batalla… “La mayor felicidad en este mundo se encuentra trabajando”.

“Mi objetivo  es conseguir que se fortalezcan los lazos entre España y República Dominicana y que ambos, juntos de la mano, sean considerados un ejemplo y un referente en acción social y empresarial”.