Inicio Entrevistas Internacional Gianni Bulgari

Gianni Bulgari

INTERNACIONAL.

Extravagante.

Él es creador de lujosas prendas codiciadas por las féminas de todas las esferas sociales.

textos Milagros De Jesús  fotos Fuente externa
Las joyas tienen un significado muy especial para cada mujer que las utiliza, ya sea como un accesorio para complementar su vestuario o simplemente como una forma de acentuar su belleza. Asimismo, estas representan un símbolo de femineidad y poseen una capacidad de aportar elegancia y seguridad a quienes la portan.

La pasión por la joyería corre por sus venas, ya que forma parte de la prestigiosa familia italiana Bulgari. Él es un afamado joyero, quien tuvo a su cargo dirigir el negocio familiar por casi dos décadas; pero antes de sumergirse en el mundo de la joyería, se graduó de Derecho y por un tiempo mantuvo un estilo de vida de playboy, que incluyó un período como piloto de carreras. Además, ha sido incluido en el Salón de la Fama de la Lista Internacional de Mejor Vestidos. Al inicio de 1970, Gianni tuvo como objetivo principal la internacionalización de la empresa, abriendo tiendas en ciudades como: Nueva York, Ginebra, Montecarlo y París, cosechando así muchos éxitos en esos lugares.

“Hacer joyas grandes no es muy difícil si tienes piedras grandes, pero hacer joyas accesibles, que todos quieran comprar, es más desafiante, Implica diseño industrial, así como mucha cultura. Hay mucha mediocridad, incluso en joyas costosas”.

Pero no todo fue color de rosa para él, debido a que en el 1975 se convirtió en noticia a nivel internacional y no por sus joyas precisamente, sino que fue víctima de un secuestro por parte de unos hombres encapuchados, quienes le dispararon en uno de sus brazos y, para liberarlo, exigían en ese entonces 16 millones de dólares, pero al mes siguiente tuvieron que dejarlo libre y recibir únicamente dos millones. En 1985 volvió a estar en la palestra pública al renunciar como CEO de la compañía de la familia; y en el 1987 se desligó completamente de la firma, vendiendo a sus hermanos las acciones que poseía, las cuales representaban un tercio en esa industria.

Después de su dimisión no se quedó rezagado, y fundó su compañía de relojes de lujo GB-Enigma en Neuchâtel, Suiza. En 2002, comenzó a centrarse a tiempo completo en el desarrollo de la marca, logrando abrir su primera tienda en Roma en 2005 y otra en Ginebra en 2006. Pero no fue hasta el 2011 que pudo lanzar su primera colección de joyas finas, llamando la atención de personas famosas.

“Las joyas que usa una persona deberían ser una declaración de su capacidad de elección, no de su riqueza”.

Su trabajo le permitió codearse con gente famosa, como pasó con la legendaria actriz Elizabeth Taylor. En principio, se les vinculaba en amoríos, pero lo cierto es que él nunca se dejó llevar por los encantos de ella, aunque esta mostraba gran interés por el célebre artista de las joyas.