Inicio Ritmo Personal Bitacora Expedición al Polo Sur: Donde el final de la Tierra se une con...

Expedición al Polo Sur: Donde el final de la Tierra se une con el inicio del cielo

BITÁCORA.

Expedición al Polo Sur

Donde el final de la Tierra se une con el inicio del cielo

Recorrer el final de la Tierra fue una aventura que nos llevó a conocer en esquíes 111 kilómetros desde el Paralelo 89 Sur, hasta el punto más antártico de nuestro planeta. Les aseguro que capturamos la esencia de una verdadera exploración polar. La idea de organizar esta expedición a los glaciales antárticos nació en las cálidas playas de Punta Cana, en República Dominicana; Abbas Jafarian, iraní y Juan Pablo Montejo, colombiano, fueron mis compañeros de viaje.

Nuestra Expedición “Ski South Pole 2017” inició en Punta Arenas, el pueblo más al sur de la Patagonia chilena. Aquí nos embarcamos en un vuelo chárter operado por Antarctic Logistic Expeditions (ALE), se trata de un carguero ruso Ilyushin-76 que después de cuatro horas y media aterriza en una pista de hielo en una base de operaciones de ALE ubicada en el Union Glacier Camp, en el oeste de la Antártida, a una distancia de 1130 kilómetros del Polo Sur.
Nuestro guía fue Sebastián, con quien estuvimos alistando las carpas, los trineos, el equipo de cocina y la comida que nos llevaríamos a la travesía. En el momento que el avión despegó nos dimos cuenta que lo único que nos rodeaba era un inmenso océano congelado, donde el hielo y las nubes se mezclan en un mismo horizonte.

La rutina diaria consistía en: despertar a las 7 a. m., prender hornillas para derretir nieve y preparar desayuno, recoger objetos personales y empacar los trineos, desarmar carpas, a las 9 a. m. iniciar travesía con los esquíes, con paradas de cinco minutos cada hora para hidratar y comer algo, 5-6 p. m. armar campamento, desempacar trineos, derretir nieve para preparar cena, cargar baterías de equipos de filmación, transmitir bitácora, dormir.

El éxito de una expedición de este tipo al Polo Sur, está en la planificación de dos aspectos fundamentales: el entrenamiento y el equipo técnico. El adiestramiento específico debe iniciarse seis meses antes de la expedición, y durante los últimos tres meses, es cuando hay que intensificar gradualmente las rutinas, alternando las actividades seis días a la semana.  

La selección del equipo personal es también fundamental, ya que hay que privilegiar ropa térmica que permita la transpiración sin congelarse, a través de diferentes capas que se van alternando durante la travesía. No se puede descuidar ningún detalle, en la Antártida no hay forma de comprar nada.