Inicio Entrevistas Visionario Ernesto Jerez

Ernesto Jerez

VISIONARIO.

Perseverante.

Ernesto Jerez

texto Petra Minaya foto Cortesía ESPN
Desde pequeño reflejó su pasión por el deporte. Aunque solo se dedicó a la práctica del beisbol y el básquetbol por un breve lapso, con el pasar de los años encontró la forma de estar cerca de lo que le gustaba, convirtiéndose en narrador.
Oriundo de Santiago de los Caballeros, veinte años después de trabajo continuo, por su entera dedicación en el ejercicio de sus funciones, fue galardonado con un premio Emmy. “Fue algo que me llenó de satisfacción porque sentí que yo entraba a ser parte de ese grupo de personalidades que tanto le han dado a esta profesión”.
“Díganle que no a esa pelota”, “A lo profundo”, “Solo conectando” son frases distintivas de Ernesto Jerez, quien ha hecho su nombre internacional a base de trabajo, esfuerzo y dedicación.
Su voz ha trascendido fronteras desde 1997, cuando se convirtió en la voz oficial de las Grandes Ligas; ha narrado todos los juegos de las Series Mundiales y Juegos de Estrellas.
A pesar de la gran trayectoria en el mundo de la narración, el amor por su oficio no lo deja detenerse. Este año tiene en sus manos una agenda que lo mantendrá totalmente ocupado, teniendo como uno de sus objetivos principales escribir un libro referente a lo que, por tantos años, le ha dedicado su vida, donde dejará plasmadas algunas de las tantas anécdotas que le ha tocado vivir a lo largo de su carrera. “Hay varias cosas que quiero retomar este año, pero lo principal es comenzar a escribir un libro para que las personas que piensan dedicarse a esta profesión tengan referencia de que con preparación y disciplina se puede llegar lejos”.
Sin embargo, todas las ocupaciones que arropan a este gran personaje no son excusas para dejar en el olvido a la tierra que lo vio nacer. Cuenta que lo que más extraña de su ciudad natal es su familia, la comida, los amigos, los lugares donde se reunía con ellos y esa forma característica de los santiagueros. Por eso, cada vez que puede, saca el tiempo para visitar a su querido pueblo.