Inicio Entrevistas Visionario Emilia Díaz Vega: “Lo que soy se lo debo a mis pacientes;...

Emilia Díaz Vega: “Lo que soy se lo debo a mis pacientes; si no fuera por ellos, EDV no existiera”

VISIONARIO.

Altruista.

Emilia Díaz Vega

“Lo que soy se lo debo a mis pacientes; si no fuera por ellos, EDV no existiera”

entrevista Nathalie Hernández foto Silverio Vidal
Su oficina no es nada convencional. Lejos de ser un espacio con finos muebles y climatizado, son las instalaciones de un establo, su lugar de labores: las del Centro Ecuestre Palmarejo.
Es allí donde la joven sicóloga y equinoterapeuta, Emilia Díaz Vega, junto con sus colaboradores (seres impensables, pero increíbles, los caballos), recibe a sus pacientes, para a ritmo de cabalgatas, con la equitación terapéutica: trabajar diversos aspectos emocionales, físicos, cognitivos y sicológicos.
Antes de embarcase en el universo de la sicología clínica, al finalizar el bachillerato, Emilia emprendió un viaje por Asia, para encontrarse consigo misma, recorriendo Camboya, Tailandia y Vietnam.
En este último lugar descubrió su propósito de vida. Pese a no tener ninguna conexión con Vietnam, fue allí donde se percató de que su misión en la vida es servir, al ser tocada por las dificultades sociales, físicas y más que nada emocionales, secuelas de la guerra. Así nació su interés por el voluntariado, por el querer y regalarse a los demás, a raíz de lo cual, decide cursar la que sería la carrera de su vida.
Cursaba su segundo año de licenciatura, cuando descubrió la equinoterapia gracias a una experiencia personal. “En un momento de mi vida atravesé dificultades, las que trabajé con equitación terapéutica y de ahí inicié a investigar porque tuve una conexión con este método; sentía que había algo superior, inexplicable y milagroso.
Fue ahí cuando decidí navegar en estas aguas e ingresé a la Professional Association of Therapeutic Horsemanship International (PATH Intl.), e igualmente parte de mi formación la recibí en el VICTORY Therapy Center en Dallas, Texas y Hearts Therapeutic Equestrian Center, en California, durante dos años”, nos cuenta.
Luego de alcanzar la certificación como equinoterapeuta, las experiencias de Díaz han sido muchas. Al hablar de su primera terapia, explica evidentemente emocionada de los diversos sentimientos que experimentó en el momento, una mezcla de emociones juntas. “Al tener frente a mí a un niño de seis años que estaba dentro del espectro del autismo, y a una mamá con mucha fe”, recuerda.
A pesar de haber logrado resultados impresionantes en el campo de la equitación de terapia, Emilia Díaz Vega aspira a seguir ofreciendo la terapia con fines de rehabilitadores e indicada para personas diagnosticadas con parálisis cerebral, síndrome de down, déficit de atención, ansiedad generalizada, víctimas de abuso de cualquier índole o para aquellos que buscan conectarse consigo.
En ese sentido, la joven concluye: “Equinoterapia EDV (Emilia Díaz Vega), es algo que va a crecer, a llegar lejos, pues creo mucho en esto, el que considero no es un negocio, es mi proyecto de vida, es para siempre y la intención es ayudar”.