Inicio Whispers Esta es la razón por la cual Meghan y Harry eligieron el...

Esta es la razón por la cual Meghan y Harry eligieron el verde esmeralda para su adiós

El vestido de Meghan

Ayer fue el último acto de Meghan Markle y Harry, como miembros de la familia real británica con todas sus obligaciones y deberes incluidos. Una despedida antes de iniciar su nueva vida en Canadá alejados de las férreas correas de los protocolos de la monarquía. El lugar: la Abadía de Westminster, en Londres, donde se ha celebrado la tradicional misa por el Servicio de la Commonwealth donde la reina Isabel II ejercía de anftriona.

Para su último look, Meghan eligió un vestido midi satinado de manga francesa, cuerpo ceñido con cuello redondo, falda lápiz y detalle de capa sobre un hombro, de Emilia Wickstead. Meghan completó el look con un tocado de rejilla a juego de William Chambers, bolso de Gabriella Hearst (que ya ha llevado anteriormente) y salones de punta nude de efecto acharolado de Aquazzura.

El vestido de Meghan y el detalle en el traje de Harry

El vestido pertenece a la colección Otoño / Invierno 2020 de la marca  que dotaba a las mujeres de un carácter más teatral, inspirándose en el armario de Dolores del Río, la carismática segunda mujer de Cedric Gibbons, el director de arte irlandés-estadounidense que trabajó en la industria del cine durante los años 1930-1950.

El detalle que no ha pasado desapercibido y que más ha llamado la atención ha sido la combinación de su tono verde con el forro de la chaqueta de Harry, el cual quedo a la vista de todos, gracias a un soplo de viento.

La elección del verde no ha sido casual. De la misma manera que el rosa millenial ha quedado asociado a la generación de jóvenes que despertaron una nueva ola de feminismo, el verde es el nuevo código de vestimenta transformado en símbolo de protesta y representa la perspectiva esperanzadora y optimista de los adolescentes activistas de la Generación Z, algo muy necesario al pensar en el futuro.

Verde es además un poderoso significado en Latinoamérica: el pañuelo verde, un accesorio que las feministas adoptaron en 2003 Argentina y que desde entonces, mujeres de Chile, Francia, Colombia, Argentina, Brasil y México han adoptado este accesorio como símbolo del derecho a la legalización del aborto. Asido en el cuello, en la muñeca o como un complemento más, funciona como altavoz silencioso y colectivo: la actriz Yalitza Aparicio es uno de los rostros más conocidos en llevarlo. El verde es, también, un color que se integra bien otra conversación muy actual en Occidente: se trata una gama cromática neutra en términos de género. Ante los tradicionales azul niño o al rosa niña este tono expresa una realidad menos tipificada y más inclusiva.