Inicio Ritmo Personal Espacios Un jardín exótico de color azul

Un jardín exótico de color azul

jardín Majorelle

ESPACIOS. 

El Jardin Majorelle

¿Sueñas con estar en un paraíso entre cactus, palmeras, plantas de jardín y acuáticas, rodeado del sonido de las aves y, posiblemente, una brisa fresca? Podrás hacerlo realidad visitando el jardin Majorelle, en Marruecos. En 1922, inspirado en luces, colores, olores, ruido y la arquitectura de Marruecos, el artista francés Jacques Majorelle compró una finca y le pidió al arquitecto Paul Sinoir que construyera en ella una villa estilo Art Deco, donde viviría y, a la vez, tendría su propio taller de arte.

Majorelle adornó su jardín con plantas importadas desde los países que había visitado hasta la fecha: cactus, yuccas, nenúfares, nympheas, jazmines, bougainvilleas, palmeras, cocoteros, bananeros y bambúes, son algunas de ellas.

Quince años más tarde, en 1937, también creó su propio color, el “azul Majorelle”, con este pintó las paredes de su vivienda y luego, de todo el jardín. Diez años más tarde, en 1947, lo abrió al público hasta 1962, cuando regresó a su natal Francia debido a un accidente automovilístico y donde, tiempo después, falleció. Desde ese momento, el jardín quedó abandonado hasta el 1980, cuando Yves Saint Laurent lo adquirió, lo remodeló y le agregó plantas que duplicaron la cantidad existente de 150 a 300.

El taller que pertenecía a Jacques Majorelle se convirtió en un museo de arte islámico donde se expone una colección de diversas piezas como joyas, armas, textiles, alfombras, cerámicas, con la intención de que turistas puedan conocer un poco más sobre la cultura marroquí. Actualmente, el jardín es cuidado por unos 20 jardineros y es una de las atracciones más importantes de todo Marruecos.

Además de apreciar la diversidad de plantas y el hermoso azul, los visitantes pueden disfrutar de un rico café en sus instalaciones, así como de una librería, una galería de pósteres y una boutique, estas últimas en honor a Yves Saint Laurent, el diseñador de moda y empresario francés de origen argelino, conocido por ser el propulsor de incorporar el esmoquin al vestuario femenino y el primero en lanzar una colección con esta pieza. Diseñó decorados y vestuarios para filmes y obras teatrales como Cyrano de Bergerac y La Pantera Rosa, colaborando con varios actores y actrices como Roland Petit y Claude Régy.