Inicio Ritmo Personal Bitacora “El país de las orquídeas”

“El país de las orquídeas”

Ecuador

BITÁCORA.

Ecuador

Si antes este país tenía mucho que ofrecer con las atractivas y tranquilas aguas de sus playas y otros recursos naturales con los que cuenta (que son ideales para adentrarse a unas aventuras inolvidables), ahora con mucha más razón sería interesante darse cita a hurgar un poco por sus alrededores. Cuando de orquídeas se habla, es necesario mencionar a Ecuador. Sí, Ecuador, el país que por el Decreto Ejecutivo 172 se convirtió, en el año 2013, en el país de las orquídeas.

Siendo esta planta una de las más exóticas del mundo, por sus atributos curativos y ornamentales, en este país cuentan con cuatro del total de cinco subfamilias que se pueden encontrar en el mundo. Asimismo, de allá son endémicas alrededor de 1,714 especies, contando con la flor más pequeñas de las orquídeas que alcanza una dimensión de 2,1 milímetros.

Esta “joya de la naturaleza” como también se le llama, se puede encontrar a lo largo y ancho del país, el cual es uno de los más biodiversos del mundo y también es el cuarto país más pequeño del subcontinente, con un área de 283,561.6 km. El reconocimiento de “el país de las orquídeas” es la denominación ganada por los esfuerzos realizados por las autoridades del país en busca de promover la importancia de la biodiversidad con la que cuentan en toda su extensión geográfica, también considerado como una fuente de conocimientos científicos.

Desde la promulgación de este decreto, diferentes entidades han estado interesadas por lograr la consolidación del turismo de naturaleza y ecoturismo en el Ecuador, y la apreciación de la flora. Haciendo énfasis en las localidades y comunidades cercanas a los hábitats de las especies, se han enfocado, desde la implementación de este proyecto, en el desarrollo del biocomercio de orquídeas, fomentando  el buen vivir y la armonía con la naturaleza.

La lista de las diversas  actividades que se pueden llevar a cabo  para dejar atrás los momentos de estrés se puede tornar larga, teniendo a disposición el libre albedrío de elegir cómo y dónde quieres pasar el día. Desde un grandioso pasadía en la playa hasta disfrutar de los deportes extremos que se permiten realizar en las montañas.