Inicio Ritmo Personal Para Sibaritas Cuello Blanco: Donde el arte se siente, se disfruta y se come.

Cuello Blanco: Donde el arte se siente, se disfruta y se come.

PARA SIBARITAS.

El arte se siente, se disfruta y se come

En Cuello Blanco

texto Redacción Ritmo Social fotos Julio César Peña y Fuente externa
Enclavado en la calle 19 de Marzo, se encuentra un lugar donde se vive y respira el arte en varias de sus vertientes. Hablamos de Cuello Blanco, en donde se conjuga el arte culinario, fotográfico, plásticas, entre otras formas de este.
Cuello Blanco, además de ser un restaurante, es una galería de arte y bar, donde se puede saborear en adición a sus platos, la cultura, a través de las imágenes que cubren sus paredes (obras y fotografías), y las piezas que habitan en sus estanterías. Las mismas son renovadas cada 30 o 45 días, puesto a que están disponibles para quienes gusten llevarlas a casa.

El menú de este lugar es indiscutiblemente tentador e igual que su concepto, es algo inusual, poco común. Sus platos de estilo alemán y comida tailandesa, insignia del establecimiento, invitan al comensal a embarcarse en un viaje de sabores por aquellas tierras de exquisita culinaria. De igual modo, se pueden encontrar opciones de la gastronomía local fusionada con la internacional, así como platos de consumo global.

¿Con qué marido mi plato?

Respuesta para esta interrogante hay 69, divididas entre 42 cócteles elaborados exclusivamente para Cuello Blanco y 27 etiquetas de vino, además de bebidas tradicionales.
Cada plato de Cuello Blanco es realmente exquisito, pero su atractiva ambientación nos hace volver a referirla. Su diseño fusionado entre lo industrial y lo vintage, integrando el green con follaje natural, hacen de este lugar uno de estilo casual, que apuesta por la comodidad del visitante.

Dentro de las peculiaridades de Cuello Blanco, está su personal. Un equipo dotado de diversos talentos los cuales explotan ante la vista de los comensales en cualquier momento.