Inicio Entrevistas -Portada- Carlos Vives

Carlos Vives

carlos vives

AUTENTICO

“Como el sol, como el mismo ciclo de la naturaleza, renacemos todos los días, nos reinventamos. el éxito es renovarse todos los días, sorprender”.

Su cultura musical fue su inspiración para ser un gran artista. El vallenato fue el género que eligió para enseñarle al mundo el baile tradicional de Colombia. Su éxito ha permitido que exponentes de otras categorías musicales demuestren interés en realizar colaboraciones. Carlos Vives ha sido declarado ‘Embajador oficial de la música colombiana’.

fotos John Parra, Ali Nasser, Kevin Winter y Victor Chávez

Colombia y todo el mundo lo ama. Conocido por fusionar la cumbia y el vallenato con el pop y el rock. Su genialidad y carisma lo definen. Descubrió que su éxito estaría en cantarle a las mujeres, en contar la cotidianidad de las calles y el amor sencillo. Nació en Santa Marta, Colombia. A la edad de 13 años se trasladó a Bogotá, en esta ciudad inició sus estudios de Publicidad en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Aunque empezó desde muy joven a hacer música, lo descontinuó cuando inició en el mundo de la actuación. Su atractivo físico permitió que formara parte de varias novelas, debutando en 1982 como ‘Julián’ en Tiempo sin huella. Además, se dio a conocer por ‘Guineo’ en el programa infantil Pequeños Gigantes de Colombia. Hoy es formalmente conocido como el embajador de la música colombiana en toda la tierra.

Carlos Vives es un hombre que se caracteriza por tener una enorme sonrisa, siempre comprometido con causas sociales y que lleva alegría con su música a todo el mundo. Se define como una persona que lo entrega todo, amigo leal y padre. Lucha por hacer feliz a sus hijos y esposa. Disfruta visitar el mar, observar y sentir la naturaleza y jugar al fútbol.

La música siempre ha formado parte de su vida; la recibió de todas partes. “Es una situación que tiene que ver con el tipo de ritmo y letras que escuchaban mis padres, familia y vecinos. Eso se fue quedando conmigo”, afirma Vives. La radio, las relaciones culturales de su familia, le permitían conocer otro tipo de melodía. “Me fui quedando con un pedacito de todo y de todo lo que conforma nuestra cultura. Colombia es un país muy diverso.

En mi juventud empecé a escribir esa historia, era aficionado al rock. Junto a mi hermano tocaba en fiestas y centros nocturnos”, cuenta el artista.

En cada una de sus canciones, hay un mensaje de alegría y amor. Su propósito no solo es llevar un mensaje de esperanza, quiere que se reconozca que el vallenato es la carta de presentación de Colombia. “Quiero hacer un mundo mejor a través de la música, porque entiendo que los niños y los jóvenes son un tesoro. Con la música se transmite amor por la tierra, amor nuestros ancestros; es una conexión con el mundo. Quiero amor y convivencia en la diversidad de la culturas”, manifestó. Para él es importante que los padres sean responsables, que tengan consciencia para formar a sus hijos con identidad y valores.

“Quiero hacer un mundo mejor a través de la música, porque entiendo que los niños y los jóvenes son un tesoro. con la música se transmite Amor por la tierra, por sus ancestros, por su música; es una conexión con el mundo”.

“Me formé en una familia melómana en la que la música llegaba de todas partes y era respetada. Recuerdo que la música llanera fue muy importante en mi casa. Siempre me sentí orgulloso de decir ‘esto es nuestro”, así respondió a la pregunta de por qué seguir haciendo vallenato. De sus padres aprendió a escuchar a René Heredia y Arnulfo Briceño. “Me erizaba la piel escuchar su música”, enfatizó. Indiscutiblemente sus canciones nos cuentan historias de amor y alegría, y respecto a la realidad de feminicidios que vivimos hoy en día, opinó de la siguiente forma: “La mujer es lo más importante en la vida de un hombre y por ende en la vida del planeta. No concibo que se tengan que hacer campañas para que se respeten sus vidas. Tener que hacer esto es muestra de un atraso increíble de la humanidad. Soy un romántico, vengo de una escuela romántica. Me educaron hacia la veneración, adoración y respeto a la mujer. Mi abuela era la encargada de autorizar y firmar los cheques que salían de casa, encargada oficial de tomar las decisiones importantes de nuestro hogar. En mi cultura la mujer gobernaba, quienes decidían qué hombre vivía en la comunidad”.

Confesó sentirse sorprendido por el nivel de lucha que se tiene en contra de esta situación. “A la mujer se le respeta porque es mujer, porque es la que manda”, agregó.
“El amor es una especie en peligro de extinción. A veces, las cosas que pasan en el mundo hacen que nos preguntemos: ¿Dónde está el amor? Pero sí existe y puede con todo. Tengo ejemplos en mi vida donde es imposible no pensar que el amor supera todos los obstáculos, aunque cada vez parece más difícil”, además entiende que el amor está cada vez más ausente en la vida cotidiana y que el romanticismo es capaz de superar cualquier obstáculo”.

Una de las canciones de su autoría es “Bailar contigo”, una de sus favoritas. Fue escrita para su esposa. Claudia Elena ama el vallenato y recuerda que siempre que escuchaban alguno le decía: ‘Me encantaría que alguien me cantara un tema así’. Entonces pensó que era la oportunidad perfecta para regalarle una canción. Le pareció increíble. En el 2018, después de 15 años de unión, decidieron darse el sí en un acto sagrado. Por ocho años permaneció alejado de la música y Claudia.

“Sí, no dejo de darme cuenta de que hay canciones muy malas y que esas canciones son precisamente las que tienen más oportunidades que las de otros artistas que tienen mensajes más amorosos y con mayor calidad”.

Claudia Elena le insistió para que volviera a hacer lo que le apasionaba.

Si le preguntas a Vives sobre su inspiración, te responderá lo siguiente: “Recuerdo que le enseñaba mis canciones a un amigo de mi padre que era médico y también músico, y siempre me decía: ‘Todavía tienes que sufrir más para que las canciones te salgan mejor’. Ahora, cada momento de mi vida me puede dar ideas para escribir temas. Por el estilo y por mi historia, siempre ha sido Colombia ese lugar que me inspira. Santa Marta, mi ciudad natal. Barranquilla, Cartagena, incluso Bogotá. Pero también hay lugares en España que adoro y que me conectan con mi tierra, con mi identidad y siempre me inspiran a escribir nuevas canciones”. Su musa son las situaciones diarias, el amor y la mujer. Su familia es su fuente para dar y recibir cariño. Para él, los momentos en familia, al lado del piano, sentarse a ver la televisión, compartir juntos, son los más felices de su vida. “Nada sustituye el calor familiar, ese cariño que recibo de mis hijos, para quienes soy simplemente un padre, con todo lo que ese rol representa, más allá de las giras de conciertos o los estrenos musicales. Los amo”, manifiesta el artista.

“Volví a nacer”, uno de sus éxitos, narra la necesidad que tiene el artista de querer disfrutar más de las cosas simples que entiende a veces se olvidan por perseguir otras que no siempre traen felicidad. “Es una canción alegre, con un mensaje positivo y que habla un poco de cómo se nos va la vida corriendo contra el tiempo detrás de la fama y del dinero. Y nos olvidamos de vivir esas cosas sencillas, de tener tiempo de sentarnos a ver la vida pasar y volver a esos lugares donde fuimos felices”, explicó el intérprete.

La industria de la música ha evolucionado con el devenir de los tiempos y Carlos Vives ha logrado mantenerse en el gusto del público con los mismos géneros con los que marcó sus inicios. “La palabra ‘amigos’ funciona muy bien porque lo que nos unió es que somos amigos”, admitió. Dice tener una amistad con Fonseca de muchos años, desde muy pequeño lo apoyó; con Fanny, Michele Teló, Wisin & Daddy Yankee. Por último, reconoció que hoy existen canciones muy perversas y líricas muy pobres. “Sí, no dejo de darme cuenta de que hay canciones muy malas, precisamente las que tienen más oportunidades. La culpa no es solo de los artistas, sino de la apertura que le dan los medios a estas canciones”.