Inicio Ritmo Personal Bitacora Caravaca de la Cruz: Una ciudad de fe

Caravaca de la Cruz: Una ciudad de fe

BITÁCORA.

Una ciudad de fe

Caravaca de la Cruz

51916_9

texto Antonio Dopacio fotos Fuente externa
La ciudad murciana de Caravaca de la Cruz es una de las cinco urbes privilegiadas que tiene el marchamo de Santa, junto con Jerusalén, Roma, Santa Toribio de  Liébana y Santiago de Compostela.
Protegida por su cruz de doble brazo, Caravaca de la Cruz es cabecera de la amplia comarca del noroeste de la Comunidad de Murcia, situada a 625 metros sobre el nivel del mar, con una extensión de 859,51 km2 y más de 26.000 habitantes, a unos 400 kilómetros al sureste de Madrid.
Como lo indica su nombre, si por algo es famosa la localidad, es por su curiosa cruz oriental, procedente de Jerusalén, auténtica reliquia medieval y patriarcal, que está custodiada en la localidad y que tiene una narración milagrosa de su presencia en el enclave caravaqueño.
Otra de sus peculiaridades de la zona es el festejo de los Caballos del Vino, único en el mundo y candidato a Patrimonio Inmaterial por la Unesco, donde los  corceles se hacen dueños de las calles de la ciudad con sus mantos bordados en seda y oro, y realizan una espectacular carrera en la Cuesta del Castillo.
La celebración del Año Jubilar también es característica de esta ciudad santa y la Semana Santa puede ser una etapa magnífica para peregrinar hasta ella y conocer los grandes valores religiosos, históricos, culturales, científicos y gastronómicos que atesora.
Precisamente, a tenor de ello, se promociona el Camino de la Cruz o Camino del Levante, proyecto estratégico que persigue propiciar la peregrinación a pie o en bicicleta a la ciudad.
El Año Jubilar, como decía Juan Pablo II en la carta apostólica Tertio Millennio Adveniente, es un año de gracia, año de perdón de los pecados, año de reconciliación entre los adversarios, año de múltiples conversiones.
La tradición de los años jubilares está ligada a la concesión de indulgencias de un modo más generoso. Este año Caravaca de la Cruz lo festeja bajo el lema: “¡Descubre tu camino!”.