Inicio Columnistas Body And Soul Body and Soul l Raw Food: beneficios para tu salud

Body and Soul l Raw Food: beneficios para tu salud

Body and Soul.

Raw Food: beneficios para tu salud

 

Aunque existe desde hace siglos, el crudismo es un término poco conocido por los dominicanos. Raw Cuisine o cocina cruda es una dieta comprendida de alimentos cultivados orgánicamente, como frutas, semillas, vegetales y legumbres, donde ningún alimento es procesado.
Esto, como es obvio, reporta innumerables beneficios para la salud del cuerpo como el alto valor nutricional del alimento al no ser descompuesto por el fuego y las altas temperaturas de cocción, además de la fácil digestión y absorción de los mismos. Matilde Ramos es una chef dominicana con mas de 30 años de experiencia en el mundo culinario.

Graduada de la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu en Francia, ha recorrido el mundo durante su dilatada carrera que la ha llevado a una preparación constante y acumular ricas experiencias que hoy puede compartir con todos los que se acerquen a sus cursos o sucumban ante la variedad de productos que prepara. Ha sido profesora culinaria en Estados Unidos, y en el país trabajó  para la  (PUCMM) como coordinadora del departamento de Culinaria y Hotelería. 

A pesar de que su formación profesional no incluyó siempre los vegetales, de hecho recuerdo con una sonrisa, que en Francia, los vegetales fungen en sus platos como decoración, mas no como comida principal ni mucho menos protagonista.
Es entonces donde surge la pregunta:  ¿De dónde nace su pasión por lo no procesado y cómo encuentra en esta forma de vida, su deleite? Todo comenzó cuando en una etapa importante de su vida decide hacer cambios sustanciales a su forma de vivir, esto incluyó la alimentación.
Su sed y afán de conocer, de crear, de salir de lo convencional, la llevaron no solo a conocer, sino también a experimentar en carne propia las bondades de este tipo de cocina.  “Un buen día decidí que yo quería vivir una vida plena, llena de energía, y tengo que crecer no solo en lo físico, sino también en lo espiritual. Entro en el vegetarianismo. Es aquí que conozco el sistema Gerson.

Es un sistema que tiene muchos años en el país junto al doctor Félix Casas. Este sistema promueve la cura de enfermedades a base de alimentación cruda y terapia alternativas como la lavativa de café, tratamiento homeopático, tratamiento de ozono, acupuntura; con ello se trata cardiopatías, cáncer, diabetes entre otras enfermedades, dice, convencida de los efectos positivos que este tipo de tratamiento puede hacer en el organismo.

“Quiero informarle a las personas que hay otros tipos de alternativas no convencionales para la cura de sus enfermedades, que no es simplemente llenarse de veneno, como lo es la quimioterapia, que aunque te ayuda por un lado, pero por otro deteriora el organismo”, afirma.
Cocina cruda.  Lo que determina que una comida sea cruda es que debe tener una cocción de 115 grados Farenheit. Ramos dice que inmediatamente sometemos los alimentos a una cocción de 160 grados, que es lo que normalmente utilizamos, destruimos la composición natural de los alimentos. Las cadenas químicas que componen ese alimento determinado la rompe el fuego.

La cocina cruda es una cocina de 115 grados. Matilde ha preparado un evento culinario con el propósito de educar a los asistentes. Denominado “Raw Cuisine”, esta propuesta contará con diferentes charlas sobre cómo mejorar nuestra salud. La cita es el próximo miércoles 21 de febrero, en la Librería Oasis, en el primer nivel de la Plaza Mezzaluna.

EDITORIAL.

¿Te has preguntado alguna vez por qué cuando alguien se refiere a ti con algunos epítetos, generalmente despectivos, sientes como que si hablaran más bien de ellos mismos?  Si tu respuesta es sí, es muy probable que lo que adviertes es que esa persona se está proyectando en ti.
Muchas personas se valen de este mecanismo de defensa que conocemos como proyección, para evitar hacerse cargos de deseos, afectos y características propias, que no se quieren reconocer por ser consideradas inaceptables o no bien vistas, ya que reconocerlas rompería con la “buena imagen” que esa persona ha construido.
En resumidas cuentas, la persona ve y/o coloca en el otro lo que en realidad es ella misma. No es raro escuchar personas decir: “ustedes son unos vagos, no les gusta trabajar”. Otra muy popular, es: “A mí me tienen envidia, yo no sé qué es lo que pasa”. Ante estas sentencias, cualquier que las escuche y que no conozca ese sistema o dinámica relacional, le daría la razón a quien manifiesta semejante queja; sin embargo, es muy probable que esa persona, en estos casos, sea vaga o que sienta envidia de los demás.
Es por ello que no podemos tomar las cosas de manera personal. Hay que recordar que lo que viene de otro no es mío, es más bien, suyo y cómo esa persona esté por dentro. Recordemos que no hay personas malas, hay personas infelices, puesto que quien es feliz, no daña, no critica, no juzga, no tiene tiempo para hablar de los demás. Cada vez que te sorprendas hablando o señalando defectos en los demás, pregúntate qué tanto de eso hay en ti. Sería un excelente ejercicio para Cuaresma. ¡Adelante!