Inicio Entrevistas Reportajes Barbra Streisand: una madre inquebrantable a pesar de su dura niñez

Barbra Streisand: una madre inquebrantable a pesar de su dura niñez

Barbra Streisand

Es lamentable saber, que no todos los niños han disfrutado del cariño de sus padres. Que infancia tan amarga la de aquellos que nunca fueron sorprendidos, con un tierno abrazo en las mañanas o un lindo mensaje de felicitación por algún logro obtenido.

La cantante Barbra Streisand fue una de esas niñas incomprendidas, que no sabía en los brazos de quién, estaba el cariño que le correspondía recibir. Pero al parecer su padre nunca la dejó sola, aunque falleció cuando ella era una bebé, pudo cuidarla… Ser su ángel de la guarda.

Barbra Streisand heredó su potente voz de su madre, Diana, la cual fue cantante soprano. Aunque esta no incentivo el talento de su hija, ni le mostró apoyo, el destino de la intérprete de “Woman in Love”, ya estaba escrito. Ella sería una estrella, con una gran historia que contar al mundo.

«Creo que a veces hay padres que realmente no se quieren a sí mismos ni tampoco les gusta su descendencia. Mi madre tenía buenas intenciones. Ella me amaba lo mejor que podía. Tenía sueños propios y quería ser cantante» expresó Barbra Streisand, al Daily Mail en el año 2014, según el periódico El País.

«Sí. Y eso fue algo asombroso de descubrir. Nunca me alabó a la cara, pero tengo la sensación de que sí lo hizo ante otras personas. No le gustaba el contacto físico. Nunca me abrazó o me dijo palabras como “te quiero”», agregó la artista, cuando fue cuestionada acerca de que si su madre, sentía celos de ella.

Pero el tiempo pasó y Barbra alcanzó el estrellato gracias a su indiscutible talento en el teatro, música y cine. Entregarse al arte, fue su salvación.

Jason Gould y su madre Barbra Streisand.

Con la llegada de la maternidad a su vida, ella demostró que el nacimiento de su hijo, era una oportunidad maravillosa para darle un final feliz a su historia.

Su único descendiente, Jason Gould, también cantante, pudo comprobar lo valiente y fuerte que era su madre. A ella le tocó enfrentare al mundo junto a él, cuando este confesó que era homosexual.

Barbra Streisand descubrió a ese ser, al cual regalarle eternamente, los besos que nunca recibió.