Inicio Entrevistas -Portada- Andrea Bocelli: “Estoy orgulloso de llevar la música y la cultura de...

Andrea Bocelli: “Estoy orgulloso de llevar la música y la cultura de mi tierra por el mundo”

EN PORTADA.

Poeta Musical.

Andrea Bocelli

“Estoy orgulloso de llevar la música y la cultura de mi tierra por el mundo”

La evocante y paradisíaca Punta Cana recibirá nuevamente a este cantante lírico,  considerado como uno de los más destacados de la historia, al presentarse este próximo 24 de febrero para engalanar el mes del amor con los imponentes éxitos que conforman su carrera musical.

entrevista Milagros De Jesús fotos Vera Anderson, Mondadori Portfolio y Contributor

El garbo caracteriza su potente voz, pero sobre todo, es aquella sensualidad que impregna en sus canciones, la que hace de sus interpretaciones un mágico viaje por los sonidos que nos invocan a sumergirnos en el mundo del amor, y por qué no, hasta del desamor. Su desvivir por la música lo ha llevado a presentarse en escenarios de gran fama internacional, lo que lo ha hecho merecedor de importantes reconocimientos a nivel mundial, no solo por su arte, sino también por su labor altruista que no conoce de fronteras en beneficio de las personas más vulnerables. Este maestro del romanticismo y de la ópera se ha consolidado como uno de los cantautores más prominentes de la industria musical, al registrarse más de 70 millones de discos vendidos en todo el mundo, por lo que Ritmo Social rinde tributo a esta estrella de la música clásica.
RS: Transportándonos al pasado… ¿Cómo usted considera que fueron sus inicios en la música?
AB: La música es parte de mi vida desde temprana edad; siempre ha sido mi pan de cada día, una necesidad, una forma de dar ligereza a la vida. Mi madre cuenta que cuando estaba en la cuna, en cuanto escuchaba una pieza de ópera, dejaba de llorar… Cuando era niño siempre cantaba. A los siete años, escuché las voces de los grandes intérpretes líricos a través del tocadiscos y aprendí las arias de las obras de Puccini, Verdi, Giordano, Mascagni, y luego traté de imitar las interpretaciones.
RS: ¿Cómo logró adentrarse en el mundo artístico?
AB: Tanto lío, muchas puertas cerradas y esperanzas desilusionadas, hasta alrededor de los 35 años de edad, llegué al punto de estar casi resignado a continuar la música, pero solo por pasión y no por trabajo, para vivir pensé hacer uso de  mi título en jurisprudencia. Luego, gracias al Festival Sanremo, pudo escucharme la audiencia televisiva. El resto, creo, es una historia conocida.
RS: Veintiséis años de carrera artística, ¿cómo describiría su estancia en la música?
AB: Una aventura extraordinaria, un gran privilegio por el que no dejo de estar agradecido a la vida y a las personas que continúan otorgándome su benevolencia… Un cuento de hadas con un final feliz que cuenta la historia de un chico de campo, que fantaseó con  ofrecer su voz a todos aquellos que buscan un momento de paz y alegría en la música.

RS: ¿Qué disfruta más: cantar o componer canciones?
AB: De alguna manera, incluso cuando canto una canción que no he escrito es porque me gusta tanto, que me enamoro de ella y la profundizo hasta que sea mía… Entonces, al final del día, no hay diferencia; tanto la interpretación como la composición requieren un acto creativo.
RS: ¿Qué recuerdos le trae la canción: Vivo per lei, en español: Vivo por ella, de su álbum Romanza?
AB: Es una canción a la que estoy muy apegado, es una de las piedras angulares de mi carrera en el pop. Evocador, pegadizo, con un texto lleno de sugerencias; la canción se ha convertido a su manera en un clásico, logrando emocionar, entrar en el corazón de la gente… En la ópera como en el pop, no me canso, nunca me aburro, Vivo por ella, siempre la canto con porte y con gran placer.
RS: ¿Cuál considera usted que ha sido el álbum de su autoría con el que más se identifica hasta ahora?
AB: En el mundo pop, Romanza es el que ha tenido más peso en mi carrera… Ha sido el trampolín de mi carrera internacional, y ha tenido el resultado de que es el álbum más vendido de todos los tiempos por un artista italiano. Para mí Romanza es, sin embargo, y sobre todo el compendio de mi historia personal y artística, una parte de mi corazón que, gracias al milagro de la música, pude compartir con el mundo.

“¡Estoy feliz!, mi esposa y yo tenemos recuerdos extraordinarios relacionados con su país. También recuerdo la calidez con que me recibió el público dominicano y, en general, la afabilidad de quienes viven en esa tierra besada por el sol y el mar”.

RS: Su repertorio musical consta de muchas colaboraciones, ¿ha estudiado la posibilidad de colaborar con un artista dominicano?
AB: Me parece una hipótesis muy estimulante. ¿Por qué no?

 

RS: ¿Qué es lo que siente al momento de subir a un escenario?
AB: A pesar de un cuarto de siglo de experiencia, cuando estoy en el centro de atención siempre tengo que lidiar con cierta aprensión. Soy tan natural… Entonces pasa, pero al comienzo de cada concierto escucho esta sutil descarga eléctrica, cuanto más pasan los años, más aumentan las expectativas del público, así que vivo el peso de la responsabilidad de estar siempre a la altura. Solo unas pocas notas, porque todo se disuelve, en el placer de hacer música y compartir tanta belleza con el público.
RS: La industria de la música ha evolucionado con el devenir de los tiempos, ¿cómo usted la percibe  actualmente, ya que nuevos géneros han surgido?
AB: Depende… No todo probablemente sobrevivirá con el tiempo, como de hecho siempre ha sucedido. Soy consciente de cómo la tecnología de la música ha progresado enormemente en las últimas décadas y qué tan potencialmente; si se usa bien, puede ayudar a la creatividad y la producción artística. El período en el que vivimos podría quizás definirse como una transición: después de deconstruir muchas reglas y abandonar tantos géneros, el hombre probablemente todavía se esfuerce por encontrar formas nuevas y creíbles de expresión. Ciertamente, la música clásica (y en todo caso “buena música”, porque incluso el pop tiene sus obras maestras) resistirá, como la historia nos ha demostrado ampliamente.
RS: ¿Qué es lo que más ama de su país natal, Italia?
AB: Lo podría resumir en la “civilización de la belleza”: la densidad de las obras maestras arquitectónicas, pictóricas y musicales, mantenidas dentro de las fronteras italianas, no deja de conmoverme y hacerme sentir orgulloso. Italia tiene una historia extraordinaria, excelencias en todos los campos, un número asombroso de tesoros por explotar, espléndidas tradiciones y una cultura alimentaria y vitivinícola ampliamente arraigada … Me enorgullece ser italiano, creo que tuve la suerte de haber nacido y crecer en el país donde nació la ópera, y por lo tanto, estoy orgulloso de llevar la música y la cultura de mi tierra al mundo.

RS: ¿Qué significa para usted el amor?
AB: Como siempre digo, creo que el amor es el motor del mundo. No es una frase efectiva, es viceversa, una verdad que todos podemos ver todos los días. Sin amor,  la existencia no tendría sentido… Y la música tampoco tendría sentido, porque la misma es amor, y ofrecerla o recibirla es como un regalo.

Los amantes de su música disfrutarán de un espectáculo sinigual, donde Bocelli estará acompañado de una orquesta sinfónica, integrada por más de 60 músicos.

RS: ¿Cuáles son las cosas que usted más valora de un ser humano?
AB: Bondad,  sinceridad, honestidad e intelectualidad.
RS: ¿Cuál cree usted que es el mayor reconocimiento que se le puede dar a un artista?
AB: Recuerdo que al final de un concierto, un hombre me dijo: “Te escuché y encontré la fe”… En otra ocasión, una mujer me escribió: “Gracias a tu música recuperé mi confianza en la vida”.  Aquí, este es el mayor reconocimiento, absolutamente que podría desear… Porque da sentido a una carrera y a una existencia.
RS: Ha sido reconocido en diferentes escenarios internacionales tanto por su carrera artística como por su labor humanitaria, ¿alguna vez imaginó que mediante su arte podría ayudar a personas necesitadas?
AB: Declaro que la fundación que lleva mi nombre fue capaz de hacer mucho en los últimos años, tengo muy poco mérito; es gracias a todas las personas de buena voluntad que han depositado su confianza en mí personalmente, y en la calidad y seriedad filantrópica de los proyectos llevados a cabo por la Fundación Andrea Bocelli, si pudiéramos, juntos, dar nuestra modesta contribución para mejorar el mundo en el que vivimos, pero creo que todos los artistas deben ser plenamente conscientes de su papel en la sociedad, ya que el arte y la cultura pueden contribuir de manera fundamental al desarrollo y la paz en el mundo.

“La música es parte de mi vida desde temprana edad; siempre ha sido mi pan de cada día, una necesidad, una forma de dar Ligereza a la vida”.

RS: Este será su tercer concierto en el país, ¿cómo se siente al saber que tocará nuevamente suelo dominicano?
AB: ¡Estoy feliz!, mi esposa y yo tenemos recuerdos extraordinarios relacionados con su país. También recuerdo la calidez con que me recibió el público dominicano y, en general, la afabilidad de quienes viven en esa tierra besada por el sol y el mar.
RS: ¿Cuáles son sus expectativas con esta presentación y qué pueden esperar los dominicanos de ella?
AB: Espero no decepcionar las expectativas y ofrecer una vez más a los amigos dominicanos un momento de serenidad y celebración.

RS: Su trayecto en la música ha estado caracterizado por muchos éxitos… ¿Qué siente que le falta por lograr en esta vida?
AB: No podría pedir más de lo que tengo. Estoy en deuda con la vida, no a crédito. Por supuesto, espero disfrutar el nacimiento y crecimiento de los hijos de mis hijos, y espero también poder cantar nuevamente, hasta que el buen Dios quiera, pero no tengo planes para el futuro, me concentro en el presente, en el privilegio de vivir cada nuevo día.

 

CONFESIONES ÍNTIMAS

UNA HORA DEL DÍA: Cada amanecer.
UNA CIUDAD: Perdonaré el parroquialismo, pero elijo a Florencia, la capital de la región donde nací, Toscana.
UN PLATO: Pasta con salsa de tomate o sazonada con una llovizna de aceite de oliva extra virgen.
UNA FRASE: Malo no, no temas, pero también: la unidad es la fuerza… o  de nuevo, querer es poder.
A DIOS LE PIDO: Poder preservar y aumentar el regalo de la fe todos los días.
SU FAMILIA: Es la prioridad absoluta. Cada familia es el ladrillo principal de la sociedad.
EL ÉXITO ES: Gratificante, pero no es un valor. Y es peligroso, porque si entra en contacto con la realidad, puede desencadenar desastres, puede arruinar a un individuo.
AL MUNDO LE FALTA: Creo que el mundo actual es mucho menos brutal que el de ayer. Cuando la población era más pequeña y, sin embargo, la vida era mucho más cruel que hoy, entonces, soy optimista; dicho eso, creo que todos deben hacer su parte, siguiendo su propia conciencia.