Inicio Entrevistas Visionario Jay-Z se confiesa

Jay-Z se confiesa

VISIONARIO.

Polifacético.

Jay-Z

Se confiesa

texto Redacción Ritmo Social fotos Fuente externa
Él siempre ha dado de qué hablar. Ahora no es la excepción. En esta oportunidad ha abierto su corazón, ¡y de que manera! En primer lugar se disculpa con Beyoncé por haberla engañado, habla sobre la homosexualidad de su madre y denuncia las tensiones raciales. Todo esto en varios temas de su más reciente producción. El tema 4:44, que hace referencia a la hora en que lo escribió, mezcla visos de house y reggae, logrando un sonido contemporáneo y elegante, muy diferente al de sus álbumes anteriores, que eran mucho más pop. 4:44, el decimotercer álbum de estudio del rapero nacido bajo el nombre de Shawn Carter, fue lanzado exclusivamente en su propio servicio de música en streaming Tidal.
Lo que tiene a todos hablando de esta famosa pareja es el tema de la infidelidad cometida en contra de la cantante. Este disco, que tiene cierta atmósfera de gospel, el rapero recitó una larga disculpa para Beyoncé, que a su vez lo había criticado por sus andanzas en su disco “Lemonade” un año atrás. También deja entrever que los gemelos que tiene con Beyoncé fueron concebidos de forma natural.
En Smile, Jay-Z confirma los rumores de que su madre es lesbiana y explica cómo ella cedió a las drogas para hacer frente a la estigmatización.
También habla de una infancia difícil en su barrio neoyorquino de Brooklyn y de un padre ausente. La canción comienza con Stevie Wonder y termina con un poema de su madre, Gloria Carter. Como muchos raperos de su generación, el músico y su esposa Beyoncé, amigos del expresidente Barack Obama, participaron activamente en la campaña de la demócrata Hillary Clinton. Sus temas The Story of O.J. y Moonlight denuncian las tensiones raciales, diciendo que los estadounidenses negros siempre serán juzgados por el color de su piel.
Jay-Z hace alusiones a otros músicos como Kanye West, quien el año pasado lo insultó y apoyó a Donald Trump, y tiene también palabras duras para los herederos de la estrella del pop Prince, quien había firmado un contrato con Tidal justo antes de su muerte.