Inicio Colaboradores Desde Mi Atanor Desde mi Atanor: Enamórate

Desde mi Atanor: Enamórate

DESDE MI ATANOR.

 

ENAMORARSE NO ES UN ESTADO PERMANENTE, su fecha de caducidad es diaria, de modo que cuando te enamores, renuévate, reinvéntate cada día. Si estás en una relación de reciprocidad, no temas entregarte, pues independientemente de su desenlace, será una experiencia necesaria para tu crecimiento. Libera el ego, impostor por excelencia, cuya habilidad atrae el miedo, el orgullo y actitudes inapropiadas que solo entorpecerán el curso de la relación, constituyendo un freno que impedirá nutrir el vínculo que se está gestando, obstaculizando lo que podría ser una entrega real, absoluta, un intercambio pleno y esperanzador de emociones y sentimientos, beneficioso para ambas partes.
Cuando te enamoras intensamente, no dejas de pensar e imaginar a esa persona; todo, absolutamente todo lo positivo se correlaciona; es como un acto de locura, tal como cita Nietzche, pero a la vez le da sanidad y significado a tu existencia, la llena de movimiento y color, sientes que tienes más vitalidad y osadía; cada paso, cada decisión cobra mayor sentido.
La aparente locura viene dada por el éxtasis de reconocerse cómo almas que vienen de otras vidas, cuya unión fue forjada mucho tiempo antes de nacer y hoy atraen el recuerdo de múltiples historias de amor vividas a través de diferentes existencias… el alma se hace consciente de ello… el corazón lo reconoce, por ello late con la fuerza de mil vidas.
Cuando vives esta experiencia, tan intensa que mueve todas las fibras de tu ser, es indicativo de que se trata de un vínculo conocido, solo estás recordando, solo se están volviendo a ver, en un ropaje y vehículo distinto, una repetición de lo que fue y no se completó. El reencuentro se produce nuevamente para sanar lo que quedó inconcluso o para tener la pertinencia de demostrar el amor que por alguna razón no fue expuesto o reconocido en el pasado. El universo te permite expresar lo que sientes, de modo que no te abstengas, ya que este puede ser el último acercamiento o la ocasión para establecer la unión. Recordemos que no estaremos toda la vida en este plano, por lo que hemos de aprovechar el hoy, el ahora, el instante, sobre todo si es tan enriquecedor.
CUANDO TE ENAMORES…
Enamórate de alguien que sea tu cómplice, tu amante, tu compañero de aventuras. Enamórate y has de tu relación una experiencia mágica.
• Enamórate de alguien que sume a tu felicidad.
• Enamórate de alguien que no te mienta.
• Enamórate sin perder tu identidad.
• Enamórate de quien te ame tal como eres.
• Enamórate de alguien que te haga vibrar.
• Enamórate de alguien que con sus abrazos te propicie bienestar.
• Enamórate de alguien libre, que desde su libertad comparta su mundo contigo.
• Enamórate de la vida, del amor, de lo que haces, de un proyecto, actividad o trabajo, pero sobre todo, enamórate de ti mismo, ámate, valórate, sé compasivo, amable, tolerante y de igual manera atraerás el amor a tu vida… tu Yo proyectado en el otro.
Paz y bien, amor infinito.

EDITORIAL.

Terapeuta Holística Existencial
Master Reiki y Energía Universal, Terapia Craneosacral, Iriología, Apiterapia, Cromoterapia, Psico Bio Energía, Terapia de Quelación, Regresiones, Progresiones, Musicoterapia, Digitopuntura, Reflexología, Tui Na, EFT, Shiatsu, Ayurveda.
Healing-garden.org, [email protected]
Vive la aventura de enamorarte con toda pasión cada día, hasta que tu interior se encienda y se te ponga la piel de gallina.
Definitivamente, para que experimentes la vida con sentido, has de enamorarte profunda e intensamente.
“Siempre hay algo de locura en el amor, pero también siempre hay algo de razón en la locura”. Nietzsche.