Inicio Entrevistas Por Dentro Roberto de la Garza

Roberto de la Garza

POR DENTRO.

Roberto de la Garza

entrevista: Natalia Nachón / fotos: Rulo Ramíre
¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de un automóvil? Sin dudarlo es viajando a casa de los abuelos, era un viaje por varias horas y siempre iba observando el camino y cómo manejaba mi papá.
¿Quién te introduce al mundo de los coches? Mi padre, seguramente, aunque lo de él no pasó de una afición. Si lo pienso, desde niño estuve rodeado de “cochecitos” y cuando salía algún deportivo nuevo le pedía a papá que me llevara a las agencias a verlos y subirme, claro que todavía ni manejaba. Es decir que creo que es algo que siempre estuvo en mí.
Se dice que la Fórmula 1 es el cliché de los sueños de todo piloto. ¿Ha sido alguna vez este también el suyo? Claro que a todo mundo que ha estado en contacto con el automovilismo le ha pasado por la mente en algún momento ser piloto de F1, pero sabemos que muy muy pocos en el mundo tienen esa fortuna. Es la máxima categoría dentro del automovilismo, aunque esto no significa que sea lo más puro que existe.
¿Cómo es la vida que se desarrolla en la pista? Muchos creen que llevamos una vida de “rockstars” y la verdad no es cierto. Cuando hay giras de capacitación o eventos que duran muchos días, y tienen lugar en varias ciudades, solo regresamos a casa para cambiar de maleta y tomar el próximo vuelo.
¿Qué es lo que más ama y lo que más odia de su profesión? No podría hablar de odiar algo de mi profesión, pero sí de sentirme frustrado en ocasiones, como cuando imparto un curso de coach driving y alguien saca mala calificación en el examen.
¿Cuál es la mayor diferencia entre conducir en pista y conducir en carretera? Los riesgos. En las calles o autopistas existen muchos factores externos que se pueden convertir en peligro, así que debes estar al pendiente de todo, más “la sorpresa”, pero en una pista, los riesgos son tan controlados como el ambiente. En caso de una carrera, pues, por supuesto, se está expuesto a la realidad de que todos los conductores van en su máxima y pues hay la posibilidad de impactos, pero cuando se trata de los talleres de manejo que imparto, lo más grave que puede suceder es que la persona a la que entrenas no te preste mucha atención y quizás termine por lastimar el coche con alguna estructura.
¿Se necesita entrenamiento físico para hace lo que haces? Por supuesto, estar en buena forma ayuda a tener buenas reacciones al manejar.
Además de autos, le apasionan las motos…
Sí, me gustan bastante las motos, así también les tengo el suficiente respeto y admiración a quienes tienen grandes habilidades para conducirlas y llevarlas a altas velocidades.
¿Qué es lo más valioso que le ha enseñado la velocidad? Lo frágil que es la vida.
¿Qué le diría a su “yo” de cinco años atrás y a su “yo” de 10 años a futuro? A mi “yo” de hace cinco le diría: “Nunca dejes de buscar lo que en realidad te apasiona en la vida”; y a mi “yo” dentro de 10 años sería: “Nunca te detengas, siempre se puede un poco más”.
ROBERTO DE LA GARZA es un reconocido Piloto Instructor mexicano que desde muy temprana edad supo que lo suyo estaba en los autos. Su profesión fusiona las habilidades propias de un piloto con el don de la enseñanza, impartiendo talleres de Coaching deportivo, “off road” (para autos 4×4) y cursos comerciales para dealers. Actualmente pertenece a la familia DTT, Driving Training Team, la empresa de capacitación vial más importante de México y Latinoamérica.
Twitter: @robertodlgarza1