Inicio Columnistas Art De Vivre 7300 días en la colección de Juan Manuel Portela Bisonó

7300 días en la colección de Juan Manuel Portela Bisonó

El arte del coleccionismo

Art de Vivre.

Foto: Fuente externa
Foto: Fuente externa

Una de las mejores lecciones de vida que un padre o madre puede impartirle a sus hijos es la apreciación del arte, pues en este se pueden valorar toda la complejidad del ser humano en sus diferentes facetas. Para Juan Manuel Portela Bisonó, el arte es uno de los más fuertes legados que recibió de su madre, Gachy Bisonó de Portela. La exposición de la colección se presentó en las Salas de Exposiciones Temporales del Centro León en Santiago, donde doscientas trece obras de 51 artistas dominicanos se reunieron bajo el título “7,300 días en la colección de Juan Manuel Portela Bisonó”.

Los cinco ámbitos de la exhibición reúne obras de reconocidos artistas, entre los que se encuentran: Domingo Liz, Paul Giudicelli, Ada Balcácer, Orlando Menicucci, Soucy de Pellerano, Daniel Henríquez, Celeste Woss y Gil, George Hausdorf, Guillo Pérez, Clara Ledesma, Jorge Noceda, Leopoldo Pérez (Lepe), Eugenio Fernández Granell, Nadal Walcott y el propio Portela Bisonó, en una exposición emblemática. Conversamos con Juan Manuel Portela Bisonó, en una agradable mañana, en el Centro León, donde tuvimos la oportunidad de realizar un recorrido con el coleccionista santiaguero, cuya pasión por las obras que comprenden su colección es palpable, y su hijo Juan Ramón Portela.

Foto: fuente externa
Foto: fuente externa

La colección es un reflejo de la personalidad del coleccionista, una mezcla de obras intrínsecamente dominicanas: eclécticas y tradicionales, coloridas y monocromáticas, dibujos y pinturas. Algunas obras tienden a lo abstracto, otras a lo caricaturesco (como es el caso de las abundantes piezas de Domingo Liz), pero todas son representación de la dominicanidad en sus diferentes facetas y de la increíble capacidad creativa que tenemos como pueblo.

¿Tiene experiencia como artista?

Dibujo desde los ocho años de edad; desde entonces, asistí a cursos básicos de dibujo y pintura.

¿Qué tiempo lleva coleccionando?

7,300 días, que equivalen a 20 años recolectando obras. El coleccionismo se vive día a día, por eso el

título de la exposición 7,300 días.

¿Por qué colecciona?

Por la sensibilidad que siento por el arte dominicano. Sensibilidad que surgió desde pequeño viendo obras de arte en mi hogar.

¿Para que colecciona?

Para sentirme que estoy reconociendo, protegiendo, defendiendo, preservando y reguardando el importante tesoro cultural como es el arte dominicano; si no existieran los coleccionistas, tampoco existieran obras preservadas.

¿Cómo define la acción de coleccionar?

Es reunir un conjunto de obras a través del tiempo por la cual se siente afición, en mi caso la afición es por obras de arte dominicanas.

¿Qué significa para Juan Portela su colección?

Significa una parte muy importante de mi vida. Es parte de mi existencia porque, además de que me place y entretiene, me llena de orgullo el saber que estoy aportando un granito de arena para el reconocimiento de nuestros valiosos artistas nacionales.

¿Cuáles son las condiciones que debe tener una obra para formar parte de la colección?

En ese sentido, soy muy estricto, riguroso y selectivo a la hora de entrar una obra a la colección. Para lograr esa difícil tarea, suelo dar los siguientes pasos:

a) Dejarme asesorar de personas que son expertos y conocen bien las obras de un artista en específico.

b) Investigar la procedencia de la obra.

c) Estar totalmente seguro de que la obra sea original.

d) Espero con paciencia hasta lograr una obra emblemática del artista en cuestión.

e) Trato de que la próxima obra a adquirir sea de mejor calidad y más importante que la anterior, así se fortalece la colección.

f) Finalmente, que la obra sea de mi gusto, para poder convivir con ella.

¿Quién fue Domingo Liz para Juan Manuel Portela Bisonó?

Don Domingo fue un amigo muy especial. Siempre lo visité en su casa, a la orilla del río Ozama, donde no solo hablábamos de arte, también compartíamos distintas experiencias de la vida cotidiana. Sus consejos eran y siguen siendo una cura para mí. Sus obras son de alta calidad, divertidas y únicas, capaces de coexistir en cualquier colección de arte a nivel mundial. Es uno de los más importantes artistas que posee la colección. Domingo fue un gran maestro del arte y uno de los mejores artistas de la República Dominicana.

¿Qué opinión le merece la obra de Paul Giudicelli?

Me atraen las obras abstractas y, en especial, la abstracción de Paul Giudicelli. Me da la libertad y oportunidad de interpretar lo que sea, pero a la vez sugiere miles de cosas. Está muy bien ejecutada por lo espontáneo, fluido y atrevido en el tratamiento de la materia. Es una obra sin frontera, ejecutada en un idioma universal. En mi opinión, pudiera estar exhibiéndose en los museos más importantes del mundo al lado de cualquier artista famoso.

¿Cuál fue la influencia de su madre, en su afición de coleccionismo?

A la hora de elegir una obra, mi madre y yo nos convertíamos en una sola persona. Ella fue la curadora por excelencia de la colección, no por haber estudiado arte, sino por su enorme capacidad de transmitir amor. El arte es amor; sin amor, el arte no existiera.


Editorial

Soy una fiel partidaria de la celebración del Día de las Madres. Todos los años, cuando se acerca este festejo, escucho los murmullos de aquellos que insisten que es una fiesta comercial o que dicen que todos los días deben ser el Día de las Madres. En mi caso, tengo la buena suerte de encontrarme rodeada de madres espectaculares, comenzando por mi mamá y mi abuela. Esto me hace querer ser mejor hija, mejor nieta y mejor persona, por lo que considero el Día de las Madres un recordatorio de esta intención. En el caso de esta edición, comparto con ustedes un poco sobre la experiencia que tuve entrevistando a Juan Manuel Portela Bisonó, en Santiago, eligiendo esta entrevista para nuestra edición de madres por la profunda afinidad que este coleccionista santiaguero compartió con su madre, Gachy Bisonó de Portela, y que busca transmitir a sus hijos.